Vivas a Franco, multa. Vivas a Lenin, escaño y subvención

    Para las Cortes de Aragón hay dictadores buenos y malos, según de izquierdas o de derechas respectivamente. Pretenden reescribir la Historia, derogar la ley de aministía y amordazar la libertad de expresión.

    0
    Franco y Lenin
    Franco y Lenin

    La izquierda va elaborando en las comunidades autónomas un ordenamiento jurídico que limita cada vez las libertades públicas y establece una ‘policía del pensamiento’. ¿Y qué hacen el Gobierno nacional, la defensora del pueblo, los tribunales, el PP y Ciudadanos? Pues unirse a la campaña, para que no les llamen fachas.

    Franco es malo porque dio un golpe de Estado contra un Gobierno democrático. Pero Hugo Chávez, que dio otro golpe de Estado contra otro Gobierno democrático, y encima le salió mal, es bueno.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    José Antonio Primo de Rivera, que estaba en la cárcel cuando se produjo el alzamiento, es un golpista. Pero La Pasionaria, que con su boca de alcantarilla amenazaba de muerte a los diputados de la derecha en las Cortes y elogiaba a Stalin, es un modelo para la juventud.

    José Calvo Sotelo se merecía que lo asesinasen, porque era un facha, aunque no hubiese matado a nadie. Lluis Companys, que se sublevó contra la Constitución de 1931 y permitió el asesinato de más de 8.000 catalanes durante la guerra, es un mártir de Cataluña, la democracia y la república.

    Todo el régimen franquista es ilegítimo, pero las elecciones de 1936, cuyos resultados amañó el Frente Popular mediante la violencia y el pucherazo, fueron democráticas

    Los juicios militares de los años 40 deben anularse por vengativos; pero no se puede colocar una placa en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, donde hubo una cheka funcionando.

    ¿Y así queremos educar a la generación más preparada de la historia? Para evitarles dudas y crisis mentales, lo que se está haciendo es borrar la historia y los hechos que contradigan el relato elaborado por la izquierda sobre la República, la guerra, el Franquismo y la Transición.

    Como decía Jon Juaristi vivimos por obra y gracia de la izquierda en “una guerra civil interminable”

    Como decía hace unos días Jon Juaristi en ABC, vivimos por obra y gracia de la izquierda en “una guerra civil interminable”.

    Las Cortes de Aragón acaban de aprobar su ley de ‘memoria democrática’, que es un concepto más peligroso, más lábil y más cercano a nosotros en el tiempo que ‘memoria histórica’.

    Se persigue, por vía administrativa, los vítores a Franco y los cantos del Cara al Sol, pero no los vítores a Stalin, Fidel Castro, Lenin, Chávez o Mao ni los cantos de La Internacional ni las banderas tricolores ni rojas.

    Para la ley aragonesa hay dictadores malos y tiranos buenos. Depende de que sean o no de izquierdas. La ley del embudo ideológica.

    Y al que se atreva a disentir del discurso oficial y las órdenes administrativas, multa, multa y multa, hasta 150.000 euros.

    Por ahora, no te envían a un campo de trabajo, que, hay que decirlo antes de que sea delito, en España los creó, el Frente Popular mediante un decreto de diciembre de 1936.

    El primer campo abierto por el Frente Popular, el de Albatera (Alicante), luego lo usaron los franquistas; pero no se permite en su interior ningún recuerdo a los presos ‘facciosos’ que sufrieron o murieron en él… porque, seamos sinceros, se lo merecían.

    La ley aragonesa está copiada de la andaluza. En el artículo 33, la ley andaluza prevé la retirada de ayudas a personas jurídicas y físicas (por ejemplo, pensiones) por una resolución administrativa de la Junta.

    “la Administración de la Junta de Andalucía no subvencionará, bonificará o prestará ayudas públicas a aquellas personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, sancionadas por resolución administrativa firme por atentar, alentar o tolerar prácticas en contra de la Memoria Democrática de Andalucía, conforme a lo establecido en el título VI de esta ley”

    Es decir, unos funcionarios pueden abrir expediente a un señor por tener en el jardín de su casa una bandera de Falange, partido legal. Y, para eliminar esa ‘mancha’, el susodicho tendría que gastarse dinero en acudir primero a la Administración y luego en pleitear en los tribunales ordinarios.

    Mientras tanto, la Junta le podría quitar una pensión complementaria por dependencia o negar subvenciones para la reparación de su casa.

    Ada Colau ha honrado a un atracador de bancos con la excusa de que era antifranquista, Puig Antich, y al que todos los izquierdistas y catalanistas despreciaban

    Otro antecedente legal está en Ada Colau, que ha honrado a un atracador de bancos con la excusa de que era antifranquista, Salvador Puig Antich, y al que todos los izquierdistas y catalanistas despreciaban.

    La alcaldesa de Barcelona Ada Colau
    La alcaldesa de Barcelona Ada Colau / EFE

    El PSUC comunista había dado órdenes de que nadie apoyase al condenado ni a su familia: ni octavillas, ni pintadas, ni saltosAhora se ha convertido en un héroe, con su placita en Barcelona.

    La izquierda, tanto el PSOE como Podemos y sus tribus, está volcada en crear un relato del bien y del mal públicos (sencillito, ¿eh?, que estamos en la era de Gran Hermano) que la legitime y, de manera simétrica, denigre a la ‘derecha’, sean los dos o tres ministros de Franco que quedan vivos y, ay qué risa, Rajoy y Soraya.

    Y como las fosas no son suficientes se inventan, al modo argentino, el robo de al menos 300.000 niños. No hay pruebas de esto; varios funcionarios que han investigado el asunto aseguran que no hubo una trama organizada por el Estado, pero da igual. La izquierda necesita víctimas para su relato, y si no las encuentra se las inventa.

    Se puede aplicar el aforismo de Nicolás Gómez Dávila sustituyendo “prensa de izquierdas” por Boletín Oficial del Estado: “La prensa de izquierdas le fabrica a la izquierda los grandes hombres que la naturaleza y la historia no le fabrican”.

    Fueron Felipe González y Afonso Guerra, ¿’colaboradores’ de la dictadura?

    Pero en el entusiasmo puede yacer la semilla de problemas mayores. El Parlamento de Aragón reclama, además, la derogación de la Ley de Amnistía, que defendieron y aprobaron en 1977 en las Cortes que elaboraron la Constitución los socialistas, los comunistas y los nacionalistas vascos y catalanes.

    Esta subversión del derecho antes sólo la habían hecho los peronistas kirchneristas en Argentina.

    Si la Ley de Amnistía se derogara o anulara, ¿se juzgarían como colaboradores de la ‘dictadura’ a Felipe González, Alfonso Guerra, Jordi Pujol, Miquel Roca y Xabier Arzalluz, que fueron diputados en esas Cortes?, ¿y Juan Carlos I?

    ¿No se dan cuenta los socialistas de que el cuento de la Transición-Traición, elaborada hace años por los comunistas para explicar sus derrotas y aceptada a partir de 2000 por Rodríguez Zapatero, les convierte a ellos en traidores y cómplices de los ‘genocidas’? Bueno, el PSOE ya colaboró ampliamente con la Dictadura de Primo de Rivera.

    ¿No saben los socialistas que una vez que los bolcheviques conquistan el poder empiezan a eliminar a sus ‘compañeros de viaje’?

    El Gobierno del PP si quisiera podría paralizar estas leyes recurriendo al Constitucional ¿lo hará?

    Poco a poco, en España te pueden multar y destruir tu vida por ‘homófobo’ y por ‘franquista’. En los meses siguientes se irán añadiendo nuevos ‘conductas de odio’, porque la izquierda no se enfrenta a nadie que le discuta sus planes, por enloquecidos que sean.

    Todo este edificio de mentira y poder podría ser derrumbado con algo que le encanta al PP: los tribunales. Estas leyes autonómicas restringen derechos fundamentales, cuya regulación está limitada a leyes orgánicas nacionales. Bastaría con que la abogacía del Estado las recurriera al Tribunal Constitucional para paralizarlas y luego anularlas.

    ¿Lo harán en Moncloa o están ya de vacaciones…?, ¿o es que creen que esto no tiene ninguna importancia, ya que el PP no se molestó en derogar la ley de ‘memoria histórica’ en su legislatura con mayoría absoluta?

    Comentarios

    Comentarios

    Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es 'Eternamente Franco' (Homo Legens).