Vox y Podemos: el doble rasero

    Un partido que hable con Vox es considerado como un putero sorprendido en un vergonzante affaire extramatrimonial. Para muchos políticos más vale perder una plaza que pedirle el voto a VOX, pero el presidente puede pedir los votos de partidos que propugnan el golpe de estado.

    0
    El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias y el presidente de Vox, Santiago Abascal.
    El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias y el presidente de Vox, Santiago Abascal.

    En la actual coyuntura de pactos postelectorales se ha puesto de manifiesto una vez más una de las taras más fastidiosas de nuestra cultura política: la intolerancia asimétrica. En el espectro de formaciones políticas nacionales hay tres partidos que podríamos denominar genéricamente tradicionales y moderados: un partido conservador-liberal (PP), un partido de centro-derecha y centro izquierda a la vez (Cs) y un partido de izquierdas (PSOE).

    A la derecha del PP hay un partido desinhibido de corte nacionalista español, VOX, probablemente más cercano a la primera AP de Fraga, que a una extrema derecha del tipo de Fuerza Nueva de Blas Piñar. A la izquierda del PSOE está Podemos -de denominación fluctuante-, un partido de agregación de movimientos antisistema de fisonomía nítidamente marxista.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Podemos decir que se trata de un abanico ideológico completo de partidos que han aceptado las reglas del juego parlamentario y constitucional. Sin embargo, gran parte de Cs, el PSOE y Podemos niegan la legitimidad democrática a VOX, apriorísticamente, sin sentir la necesidad de justificarlo. Es un veto “ontológico”, “por ser vos quien sois”. Y en consecuencia se les deja fuera de cualquier posibilidad de pacto o negociación. Se les considera tóxicos per se, un error de la naturaleza política, y se trata de atajar su efecto nocivo con el llamado cordón sanitario.

    Con ese mismo criterio -claramente ideológico, sin fundamento in re– habría que aplicar esas mismas medidas de cuarentena a Podemos, un partido que en su origen extraparlamentario buscaba una subversión del sistema al estilo de las dictaduras bolivarianas. Pero no. A ellos se les considera legitimados al cien por cien para establecer pactos, negociaciones e incluso gobiernos de coalición. Un partido que hable con Vox es considerado como un putero sorprendido en un vergonzante affaire extramatrimonial.

    Pero esta asimetría cargada de ciega hipocresía es vieja. Nunca se trató igual el delirio criminal nazi que el estalinista. No se ensalzó igual la Primavera de Praga que la revolución pacífica de Solidarnosc

    Por el contrario, el mismísimo presidente del Gobierno puede sentarse a negociar públicamente con los dirigentes de Podemos sin que se le pase a nadie por la cabeza que eso es igual de democrático o de antidemocrático que hacerlo con VOX. Para muchos políticos más vale perder una determinada plaza que pedirle el voto a VOX, pero sin embargo, el presidente puede pedir los votos no solo de Podemos, sino de partidos que propugnan el golpe de estado.

    Pero esta asimetría cargada de ciega hipocresía es vieja. Nunca se trató igual el delirio criminal nazi que el estalinista. No se ensalzó igual la Primavera de Praga que la revolución pacífica de Solidarnosc. Y en el plano cultural es más evidente si cabe. Un director de cine de izquierdas tiene infinitas veces más posibilidades de triunfar en un festival que uno de derechas. La Academia de cine española se ha sentido muchas veces con la autoridad moral de tomar posición política contra la derecha pasando por encima de aquellos de sus miembros que pensaban distinto. Y es así porque les inviste ese halo de legitimidad inventada que está por encima de la ilegitimidad -también imaginaria- de quienes piensan en clave no izquierdista.

    Es evidente que el marxismo, no sólo ha dominado culturalmente el siglo XX, sino que mantiene su hegemonía en el XXI. Aunque muchos han levantado acta de su defunción, como Francis Fukuyama, su espíritu ha arraigado con fuerza en la opinión pública y en el ámbito académico y cultural. Hasta la gente de derechas es marxista en muchas cosas sin saberlo. Grande Marx.

    Comentarios

    Comentarios

    Doctor en Humanidades por la Universidad CEU San Pablo y licenciado en Filosofía por la Universidad Pontificia Comillas. Profesor Adjunto de Narrativa Audiovisual en la Universidad CEU San Pablo. También es miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC), Director del Departamento de Cine de la Conferencia Episcopal Española y Presidente de Signis-España. Actualmente colabora en varios programas de la cadena COPE y en 13 TV dirige y presenta El cineclub de TRECE y Pantalla Grande. Dirige la revista digital de crítica de cine Pantalla 90. Crítico de cine de 'Alfa y Omega', 'El Debate de Hoy', 'Aceprensa' y 'Fila Siete'. Director de la colección de cine de Ediciones Encuentro. Autor de diversas monografías.