El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel (2i) y Raúl Castro (i), primer secretario de Partido Comunista Cubano /EFE
El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel (2i) y Raúl Castro (i), primer secretario de Partido Comunista Cubano /EFE

Es la pregunta que nadie se atreve a hacer, quizás por exagerada o injusta. O para evitar que los autoelegidos defensores de la quinta esencia del autoelegido pueblo cubano arremetan contra tal observación.

Lo mismo se pudo haber dicho días antes de la caída del muro de Berlín o incluso ante la nutrida Plaza de Oriente en el funeral de Franco.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

No se puede catalogar a 11 millones de personas , o mejor dicho a 11 millones de catalogadores, pues como se suele decir “no los conozco a todos”.

Pero, libertad, más allá de lo que democráticamente engloba la palabra, incluye el concepto de responsabilidad. Y sobre todo, es un derecho para todos y bidireccional, por ejemplo, ser libre de poder mantenerse y también ser libre de no querer mantenerte.

Siempre aparece quien se sale del rebaño, el que pierde la libertad y hasta la vida en el intento

Más allá del símil del pájaro que se queda dentro la jaula abierta, está la realidad de muchos que, bajo el paraguas de “ No meterse en política” (falso porque en Cuba todo el mundo obligatoriamente hace política) y con lo que me envían de fuera, un viajecito que me consiguen y la periódica recarga del móvil pues, “¿pa que meterse en líos?” (Son palabras textuales).

Pero siempre aparece quien se sale del rebaño, el que pierde la libertad y hasta la vida en el intento. Y a remolque, los que, recordando aquella frase de que “contra Franco se vivía muy bien”, la actualizan en “contra Castro se viaja muy bien”.

Esos que viven del problema no pueden ser parte de la solución. Ni los que esperan una solución mesiánica, con un “mesías digital” (digital por ser designado a dedo), desde esa solución que vendrá del exterior o incluso ya hasta del espacio exterior, (en referencia al reciente meteorito).

Oswaldo Payá pidió al régimen cinco minutos, sólo cinco minutos en la Televisión Cubana para explicar el Proyecto Varela. El régimen no quiso correr ese riesgo, es más, no quiso correr más riesgos con su existencia y por eso lo asesinó.

Pero en el hipotético caso de que le hubiesen concedido ese espacio, quizás en ese momento más de un “Yordankalis” desde Cuba no le prestaría atención, ocupado en hablar con su prima “Grutulaidy” de Miami, para dictarle la lista de las tallas de ropa y el modelo de móvil del próximo paquete que le iba a enviar.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Carlos Payá Sardiñes es el portavoz en España del Movimiento Cristiano Liberación que lucha por la restauración de la democracia en Cuba. Su hermano Oswaldo, fundador del MCL fue asesinado en 2012 junto a Harold Cepeda en un accidente de tráfico provocado por el régimen comunista de los hermanos Castro.