Imagen de las casilla de asignación tributaria opcional en el IRPF

Empoderar. ¡Cómo retumba este ‘palabro’ del nuevo tiempo (antes llamado neologismo)! Una onomatopeya muy bien elaborada. A diferencia del nombre euskérico impuesto por el PNV a la ciudad vizcaína de Orduña, que es Urduña, y que yo creo que se pronuncia como si se saliese de un largo período de estreñimiento.

Según sus creadores, este nuevo verbo significa dar poder a la gente retirándoselo a los que lo tenían antes, como el Estado, el Ibex 35, el machismo, el complejo militar-industrial, los ‘mass-media’ y otros monstruos, reales o inventados.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Un ejemplo de empoderamiento es la campaña de boicot contra la última película de Fernando Trueba. Otro son las mozas que arremeten con sus pechos al aire contra estatuas del presidente Trump.

“Cebrián está requetempoderado desde que en febrero de 1974 el Gobierno de Arias Navarro le nombró director de los servicios informativos de TVE”

No me sorprendería que, dentro de poco, la Real Academia introduzca el término ‘empoderar’ en el Diccionario con la aprobación del ilustre académico Juan Luis Cebrián, que está requetempoderado desde que en febrero de 1974 el Gobierno de Arias Navarro le nombró director de los servicios informativos de TVE y luego el listo de Manuel Fraga (¡qué inteligencia la de la derecha española!) le puso como director de El País.

El presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián
El presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián

Escoger el destino de tus impuestos

Los contribuyentes españoles disponemos de una herramienta de empoderamiento que usamos muy poco, y es la asignación de un 0,70% del IRPF a la Iglesia católica o unas asociaciones con “fines sociales”.

Una reciente sentencia del Tribunal Supremo ha rechazado la petición de un grupo de protestantes (FEDERE) de contar con una casilla similar a las anteriores, con el argumento de que es una decisión que corresponde al Estado.

A medida que uno crece y la realidad le envuelve, se va desprendiendo de ideas, tópicos y respuestas de argumentario para quedarse con lo fundamental. Y una de las conclusiones que he sacado a mis cincuenta años de vida es que SIEMPRE debemos desconfiar del poder y limitarlo.

“Gracias a las casillas del IRPF los ciudadanos ¡podemos obligar al Estado a cumplir una decisión nuestra!”

Los funcionarios y los políticos pueden obligarnos a conductas aberrantes y perjudiciales (vacunaciones contra la gripe A, asistencia a talleres sobre la transexualidad…) o subirnos el recibo de la electricidad para luchar contra el cambio climático.

Por este concepto de libertad, soy partidario de que haya más casillas en el IRPF: para los judíos, los protestantes, los sindicatos, los partidos políticos, la patronal… y hasta los masones. Cuantas más asociaciones (convenientemente inspeccionadas y auditadas, por supuesto, a fin de eliminar chiringuitos), mejor.

Gracias a las casillas del IRPF los ciudadanos podemos elegir el destino de un pequeño porcentaje de nuestros impuestos. ¡Podemos obligar al Estado a cumplir una decisión nuestra!

Anuncio promocional de la 'Casilla de la Igleisa' en la declaración de la renta
Anuncio promocional de la ‘Casilla de la Iglesia’ en la declaración de la renta

Eso nos permitiría, por un lado, encontrarnos con otras sorpresas como la gran mentira que son las cifras de afiliados de los partidos políticos: sólo 95.186 españoles se dedujeron en el IRPF del ejercicio 2015 cuotas a partidos políticos.

Y uno se pregunta: ¿dónde están los 800.000 militantes que el PP dice tener, los 130.000 del PSOE o los 30.000 del PNV? ¿Es que ni siquiera los que viven de los partidos pagan la cuota? ¿Y por qué los demás, que encima no contamos para los enchufes, hemos de pagar sus sedes y sus mítines?

Lo mismo pasaría con los masones, que todos los años dan la matraca de que este sistema de financiación es inconstitucional y perjudica los servicios públicos. ¡A ver cuánta gente escoge algún Oriente, grande, pequeño o mediano! ¡A ver a cuál es su representación!

“En lógico equilibrio, se suprimirían las subvenciones de cientos de millones que las Administraciones Públicas conceden graciosamente a una miríada de ONG”

Sin socios, pero con muchas subvenciones

Y por otro lado, y en lógico equilibrio, se suprimirían las subvenciones de cientos de millones que las Administraciones Públicas conceden graciosamente a una miríada de ONG, que no tienen nada de ‘no gubernamentales’, ya que viven de fondos públicos y en algunas se acomodan los políticos.

La ONG de Francisca Sauquillo, el Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad (MPDL), declaró unos ingresos en 2015 de casi 8,2 millones de euros. De ellos ¡el 92% provenía de organismos públicos! 6,2 millones (76,3%) de organismos públicos nacionales y 1,3 millones (16%) de organismos internacionales. Si no tienes socios o mecenas o patrocinadores que sostengan tus proyectos, ¿por qué te los hemos de pagar los demás?

Mercedes Ruiz-Giménez reclama subvenciones para defender “la madre tierra”, cuando en la Tierra hay ocho veces más árboles de los que se había calculado sin que las ONG apenas hayan contribuido a su número. ¿Hemos de pagarle nosotros sus dosis de bondad, sacrificio y buenas intenciones?

Por ahora sí, porque los políticos y los funcionarios disponen de un presupuesto para ONG (por la Declaración de la ONU) y lo asignan según sus antojos, amistades, simpatías, ideologías, compromisos…

“Estamos ante una forma de privatizar la ‘solidaridad’ y la ‘justicia’ que cuenta con el respaldo entusiasta de la izquierda”

Las ONG ‘privatizan’ la solidaridad

He encontrado una convocatoria de concesión de subvenciones de 2013 para (atento, amigo lector): “El desarrollo de programas de intervención integral en barrios con presencia significativa de poblacion inmigrante, cofinanciada por el Fondo Europeo para la Integración de Nacionales de Terceros Países”.

Y por algún motivo desconocido el BOE publicó una resolución de la Dirección General de Migraciones, del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que dirige Fátima Báñez, “por la que se acuerda la aplicación de la tramitación de urgencia al procedimiento administrativo iniciado”. ¿Qué urgencia había en tan apasionante procedimiento administrativo?

Estamos ante una forma de privatizar la ‘solidaridad’ y la ‘justicia’ que cuenta con el respaldo entusiasta de la izquierda. Varias ONG recurren a prácticas de márketing para sus captadores que de hacerlas Zara desencadenaría una catarata de tuits indignados contra el ‘explotador’ Amancio Ortega y un programa de denuncia de Jordi Évole.

¡Empoderaos del mundo, uníos!

Comentarios

Comentarios

Compartir
Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es 'Eternamente Franco' (Homo Legens).