Emilio Saracho, último presidente del Banco Popular, antes de ser absorbido por el Banco de Santander.
Emilio Saracho, último presidente del Banco Popular, antes de ser absorbido por el Banco de Santander.

Durante décadas el Banco Popular ha sido el banco más rentable de España y de Europa. Su gestión ha sido prudente y austera, premiando la profesionalidad y tratando de sacar siempre lo mejor de cada empleado. La envidia del sistema financiero español que sólo se consolaba con que su tamaño era mediano.

Cuando el sistema financiero aplaudía a Mario Conde en su doctorado honoris causa, Popular guardaba un discreto silencio. Cuando sus colegas coqueteaban con la política, Vals se centraba en el negocio. Pero Vals murió. Y comenzaron los problemas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La gestión ordinaria sigue igual. Popular permanece ajeno a la locura del ladrillo. Pero en algún momento Ron se convence que o engorda o será engullido por un grande. Compra el Pastor y todo su ladrillo tóxico y se engancha al ladrillo en la parte final del ciclo. Dos errores solemnes que han provocado la caída.

¿Cómo solucionar el entuerto? Primera fase: esperar y ver. Me siento encima de mi ladrillo y espero que recupere su valor como en la anterior crisis inmobiliaria. No funciona. A partir de aquí, llega la Sareb. Y en lugar de reconocer la toxicidad sobre la que me asiento, practico la huida hacia adelante y no vendo al banco malo. Maquillo las cuentas y consigo pasar los test de estrés con nota. Albricias y pan de Madagascar…

“Se fuerza la salida de Ron ‘con la satisfacción del deber cumplido’ y se ficha a Saracho, un tiburón financiero alejado de la gestión ordinaria y prudente”

El mercado no se lo termina de creer y las autoridades financieras me obligan a reforzar mi capital, así que -de nuevo- huida hacia adelante, ampliación de capital y esperar que la tormenta escampe y que los valores se recuperen. Sigue sin ocurrir. Nueva ampliación de capital y nueva huida hacia adelante. Nuevo fallo. Con el permiso de Banco de España, troika y Banco Central Europeo.

Cuando la situación es insostenible, se fuerza la salida de Ron “con la satisfacción del deber cumplido” y se ficha a Saracho, un hombre de la JP Morgan, un tiburón financiero alejado de la gestión ordinaria y prudente. Popular es para Saracho un activo que hay que vender. ¿Cómo? Reconozco pérdidas superiores, rebajo el valor de la acción y facilito la venta.

BBVA habría hecho su oferta, pero no se habría materializado. Ergo no debía ser la estrategia de Saracho. El Confidencial publica que el banco está quebrado y que se está produciendo fuga de depósitos. No era cierto, pero la misma publicación logra convertir el rumor en noticia real, realísima. Especialmente entre las administraciones públicas.

“Si no era solvente, ¿por qué pasó los test de estrés con nota?, ¿por qué la CNMV y el gobierno seguían avalándolo?”

Entre tanto, la CNMV asegura la solvencia del banco y Guindos dice que el futuro del banco lo decidirán sus accionistas. Los mensajes no calman a los mercados. La desconfianza continúa, el valor sigue en caída libre y el banco se encuentra ante una crisis de liquidez grave. El BCE le da la puntilla y Ana Patricia Botín aparece como ‘caballero blanco’. Eso sí, a un euro.

¿Qué ha pasado?, ¿Dónde estaba la bolita?, ¿cómo un banco solvente pasa a ser intervenido por problemas de liquidez? Si no era solvente, ¿por qué pasó los test de estrés con nota?, ¿por qué la CNMV y el gobierno seguían avalándolo?, ¿quién es el responsable del desaguisado?

En mi opinión, el Popular se ha convertido en un Bankia2: se trató de solventar la crisis de solvencia maquillando las cuentas y engañando a particulares. Los responsables son los equipos gestores y los responsables de supervisión. Y por cierto, ¿para quién trabajaba Saracho?

El anzuelo del pescador

Varapalo Montoro. El TC resuelve por unanimidad la inconstitucionalidad de la amnistía fiscal. Ahora sí que será imposible repetir el enjuague. Y Montoro no dimite…

Mayday. La premier británica ha logrado el segundo Mayday. Tras el fiasco del referéndum del Brexit de Cameron, su sucesora ha conseguido empeorar la situación. Quiso reforzarse adelantando elecciones y ha logrado perder la mayoría absoluta por primera vez en 40 años.

Proteger a los funcionarios. Los funcionarios son servidores públicos al servicio del interés general. Si se saltan la ley, asumen las consecuencias. Aquí, en Cataluña y en Sebasotopol. ¿Por qué el gobierno trata de protegerles?, ¿de las consecuencias de incumplir la ley?

Comentarios

Comentarios

Compartir
Soy economista de profesión y periodista de vocación. Como decía José Ignacio Rivero, director del Diario de la Marina, decano de la prensa de Cuba (otros tiempos), "el periodismo es en lo externo una profesión y en lo interno un sacerdocio". Colaboro en diversos medios y soy editor de campañas de CitizenGO.