Imagen referencial de cerveza / Wikimedia
Imagen referencial de cerveza / Wikimedia

En una iglesia vasca, el párroco predicaba sobre los tormentos que en el Infierno esperaban a los pecadores. El cura los describió con tanta vehemencia que tenía conmovidos a los fieles, hasta que Santi se levantó del banco y dijo: “Oiga, señor cura, si hay que ir al Infierno, se va. Pero sin acojonar, ¿eh?”.

He aquí un ejemplo un poco basto para las clases de oratoria, de marketing y de propaganda política y comercial de que si te pasas con el mensaje, acabas perdiendo el efecto. Es lo que le está ocurriendo a los calentólogos. El último apocalipsis que nos anuncian es que la cerveza será más escasa y más cara.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Nuevo informe asustaviejas del ‘lobby’ del calentamiento global: para fin de siglo la cerveza será más escasa, más cara y se servirá más caliente

En Irlanda, donde se da el mayor consumo per cápita del mundo, el precio de la cerveza podría triplicarse. Y los países pobres que son grandes consumidores y a la vez grandes productores de cerveza, como Brasil, se quedarían sin ella, porque su cebada la comprarían los ricos, los belgas, los alemanes o los checos, para elaborar las suyas. ¡Otro expolio del Sur por el Norte capitalista y neocolonial!

Este lunes, la revista Nature publicó un informe según el cual el calentamiento global, que es innegable para los autores, causará sequías más abundantes, que reducirán las cosechas y la calidad del centeno, el cereal con el que se elabora la bebida alcohólica más popular del mundo. Según los datos recogidos por los científicos sobre olas de calor y sequías registradas desde 1981, cuando en otros países ha disminuido el suministro de cebada, ha subido el precio de la cerveza y ha bajado el consumo.

De acuerdo con los modelos matemáticos usados, las cosechas de cebada, que en su mayor parte se dedican a alimentar el ganado, podrían reducirse alrededor de un 17%. El precio de la cerveza a fin de siglo podía encarecerse en Irlanda entre un 43% y un 338% (en el peor) y el consumo se podría reducir en 40 litros por persona y año. En España, octavo consumidor mundial en la actualidad, también sufriría.

Unos modelos matemáticos pronostican más sequías y olas de calor, que harán bajar las cosechas de cebada y su calidad

Semejante noticia apareció inmediatamente en todos los telediarios, boletines de radio y periódicos. Quizás algún chalado del fin del mundo haya empezado a almacenar latas de cerveza en su búnker subterráneo, como en 1985 miles de estadounidenses acapararon latas de la Coca-Cola de siempre cuando los estúpidos directivos de esta empresa anunciaron el cambio de la fórmula y del sabor.

¿Qué será de Homer Simpson y del bar de Moe sin cerveza? ¿Tendrán que servir agua de coco a los bávaros en la Oktoberfest? No nos engañemos, amigo lector: ¿qué será de NOSOTROS? ¿Cómo soportaremos a los niños y a la señora sin una cerveza fría antes de regresar a casa?, ¿poca cerveza, más cara y, encima, caliente?, ¿tendremos que pasarnos al Cinzano para los aperitivos y a esos gintonics que con tanta verdura parecen gazpachos en vaso alto? ¿Qué será lo siguiente?, ¿eliminar el café? Así no merece la pena vivir, ¿a que está de acuerdo?

No se desespere, querido lector. Le voy a tranquilizar.

Es una conspiración.

Pero no de los fabricantes de coñac, anís y orujo para recuperar clientes.

Es una conspiración, pero no de los fabricantes de coñas, sino de los profesores ‘calentólogos’ para seguir cobrando subvenciones

El estudio de Nature está coordinado por las universidades de California Irvine (EEUU) y de East Anglia (Reino Unido). En ésta se encuentra un centro de investigación climática, cuyo director, el doctor David Viner, afirmó en 2001 que el calentamiento global era tan agudo y acelerado que “los niños no sabrán lo que es la nieve”.

Dos titulares de 2008 y 2018 en 'El Diario de León' relativos al calentamiento global.
Dos titulares de 2008 y 2018 en ‘El Diario de León’ relativos al calentamiento global.

Por tanto el informe tiene la misma fiabilidad que los pronóstico de Al Gore, riquísimo gracias al ‘acojonamiento climático’, sobre la desaparición del hielo del mar Árico. Los hizo en 2009, en una cumbre climática de la ONU, y afirmó que en cinco años no habría hielo en el verano ártico. Como Paul Ehrlich con sus previsiones sobre hambrunas provocadas por el crecimiento de la población, Gore se equivoca en todos y cada uno de sus pronósticos, pero el Poder sigue paseando a ambos para que prediquen la religión laica del globalismo.

En resumen, estamos ante otra ‘fake news’ para vender periódicos, subir la audiencia, cobrar subvenciones y asustar a la peña.

Lo que es más serio es que los progres ya empiezan a darle vueltas a un impuesto a la carne roja para reducir el número de vacas y, vinculado a éstas, los gases de efecto invernadero (o sea, los pedos) y la deforestación. Se lo contaré otro día.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es 'Eternamente Franco' (Homo Legens).