Trabajadores de Walmart protestan por sus condiciones laborales en 2012.
Trabajadores de Walmart protestan por sus condiciones laborales en 2012.

Pasarse un rato en Google revisando hemerotecas da la satisfacción de encontrar palabras de las tropas de asalto del Imperio Progre que se las podemos servir recalentadas para que se las traguen.

Esta semana, el Partido Republicano de EEUU ha dado los premios del año 2017 a las ‘fake news’. El primero se lo ha llevado el economista progre y premio Nobel (sí, sí, como Obama y Gore son Nobel de la Paz) Paul Krugman, columnista del New York Times y de El País, por haber asegurado que el presidente Donald Trump hundiría la economía y que ésta jamás (“never”) se recuperaría.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El columnista de El País, Paul Krugman, un economista progre, aseguró que Trump destruiría la economía de Estados Unidos

Después del primer año completo de Trump, resulta que el paro está en mínimos, incluso entre la comunidad negra y los empleados menos cualificados, y los índices de la bolsa marcan un máximo detrás de otro. Algunos nunca pierden una ocasión de hacer el ridículo.

En abril de 2015, Krugman aplaudió las subidas de sueldo anunciadas por MacDonald’s y Walmart (la mayor empresa minorista de EEUU y el primer empleador privado del país), aunque las consideró pequeñas, y animó a la Administración de Obama a intervenir en el mercado laboral para aumentar el salario mínimo y, de esta manera, impulsar la recuperación económica.

¡Pues es lo que acaba de hacer su detestado Trump!

Aunque por medio de un mecanismo que a los progres les sulfura: la bajada de impuestos.

La reforma fiscal de Trump aprobada por el Congreso en diciembre está revolucionando la economía de Estados Unidos. Unas empresas suben salarios o dan bonos a sus empleados, otras repatrían la caja que tienen en el extranjero.

El paro en EEUU está en mínimos, incluso entre la comunidad negra y los empleados menos cualificados

Apple, la mayor empresa cotizada del mundo, anunció esta semana que pagará a la Hacienda federal alrededor de 38.000 millones de dólares en impuestos por los beneficios acumulados en el extranjero, que ascienden a más de 250.000 millones de dólares. Y también un plan de inversión para los próximos cinco años, con el que calcula dar empleo a 20.000 personas.

La ya mencionada Walmart, que desde hace años se le ha reprochado que paga unos salarios tan bajos a gran parte de sus empleados que éstos tienen que coger un segundo empleo o pedir subsidios, subirá a 11 dólares por hora su salario mínimo y dará un bonus a sus empleados que alcanzará los 1.000 dólares para los más veteranos.

Apple, Walmart y muchas más grandes empresas anuncian inversiones, repartos de dividendos y subidas de salarios, que crearán más empleo

Todo este dineral, tanto en inversiones y dividendos, como en aumento de salarios y creación de nuevos empleos, producirán más ingresos para Hacienda y más demanda para las fábricas de EEUU.

La guinda es que el banco de inversión Goldman Sachs, el mismo que prohibió a sus altos empleados donar dinero a la campaña de Trump, perderá unos 5.000 millones en el primer trimestre de 2018, debido al impuesto de repatriación de beneficios la reforma fiscal. Será el primer trimestre de este banco, uno de los responsables de la crisis financiera de 2008, en pérdidas desde hace seis años.

Y encima nieva en el sur, en Houston y Nueva Orleans, para poner de los nervios a los creyentes en el calentamiento-global-por causas-antropocéntricas.

Trump está creando empleo para los norteamericanos y devolviendo a las grandes empresas a su país, tal como prometió en la campaña electoral de 2016, por lo que en 2020 podría ser reelegido. La tendencia real la conoceremos con las elecciones de mitad de mandato del próximo 6 de noviembre, en que se renovará toda la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, más algunas gobernaturas estatales.

Las elecciones legislativas de noviembre indicarán si Trump tendrá la reelección al alcance de la mano

Las consecuencias para el Partido Demócrata y las oligarquías que lo controlan son terribles. ¿Qué programa van a presentar este año?, ¿multar a quien felicite a una embarazada por ser “madre”?, ¿desenterrar al general Lee?, ¿invitar a toda Centroamérica a asentarse en el país?

Al menos por unos años, los republicanos van a dejar de ser el partido de ‘los peces gordos de Wall Street’, que era el eslogan que empleaban Roosevelt y Truman en los años 30 y 40.

¿Y qué candidato opondrían a Trump? ¿La hija de los Clinton?, ¿la hija mayor de los Obama?, ¿Oprah, la amiga de Harvey Weinstein?, ¿un Kennedy que se arrastre por Aspen?

La presentadora norteamericana Oprah Winfrey posa en la entrega de los Globos de Oro 2018. /EFE
La presentadora norteamericana Oprah Winfrey posa en la entrega de los Globos de Oro 2018. /EFE

Voy a tener que dejar de celebrar las noticias que llegan de EEUU (las de verdad, no las del examen de salud mental de Trump), como las nevadas y la tasa de empleo, con gin-tonics porque un día me caeré redondo de la silla.

Oiga, ¿y por qué no nos bajan los impuestos a nosotros Mariano Rajoy, Cristóbal Montoro y los caciques de las autonomías? Estamos viendo que en Estados Unidos funciona.

Ah, claro, que aquí hay muchos chiringuitos que mantener y muchos enchufados a los que dar de comer jamón de Jabugo.

Pues luego que no se quejen las partitocracias si votamos populismo, trumpismo, o Berlusconi.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es Lecciones de España, en versión digital: http://www.editorialmanuscritos.com/Lecciones-de-Espana.