La vicepresidenta y ministra de Igualdad, Carmen Calvo / EFE.
La vicepresidenta y ministra de Igualdad, Carmen Calvo / EFE.

Estábamos acostumbrados a que el Gobierno del Partido Popular dirigido por altos funcionarios se dedicara únicamente a gestionar los asuntos públicos con mayor o menor fortuna, con escasa capacidad de comunicación y total ausencia de convicciones. Ahora la situación ha cambiado radicalmente. Ningún ejecutivo socialista en España ha renunciado a moldear las conciencias de los españolitos con su correspondiente ley orgánica de educación.

Con excepción de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) impulsada por el ministro de la era Rajoy José Ignacio Wert, desde 1978 todas las normas de ámbito nacional que regulan la enseñanza en Españas las han promovido el PSOE. Felipe González y su ministro de educación de los primeros años de la legislatura, José María Maravall, nos trajeron la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE). Con Rubalcaba al frente del departamento educativo de González se promulgó la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE). El inefable José Luis Rodríguez Zapatero (ZP) nos regaló la Ley Orgánica de Educación (LOE), cuyo diseño coordino la titular de la cartera de educación de los primeros años, María Jesús San Segundo, prematuramente fallecida.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

ya tenemos algunas pistas que nos dicen que el propósito de este Gobierno es ideológico y no parte de una voluntad firme de resolver los problemas que aquejan a los alumnos

La ministra de educación de los últimos gobiernos de José María Aznar, Pilar del Castillo, logró sacar adelante la Ley Orgánica de Calidad Educativa (LOCE), que no llegó a aplicarse. ¿Saben por qué? Porque la llegada de ZP al poder la frustró (les recomiendo esta reveladora entrevista a Pilar del Castillo en XLS Semanal). La primera decisión del Gobierno socialista de 2004 fue paralizar la LOCE. Previamente, la izquierda había denostado la norma educativa del PP en las calles sacando a ‘sindicatos’ de estudiantes y sindicatos de ‘liberados’, además del Servicio de Prensa y Propaganda del PSOE y sus colaboradores.

En los últimos meses, durante el mandato de Mariano Rajoy, se puso en marcha en la Comisión de Educación y Deporte del Congreso de Diputados un ‘Pacto de Estado Social y Político por la Educación’. ¿Saben quien ha fulminado ese intento de acordar una legislación educativa duradera? Exacto. Lo han adivinado. El PSOE y Podemos, de la mano, uno detrás de otro, optaron por abandonarlo.

Carmen Calvo aboga por la vuelta a la asignatura ‘Educación para la Ciudadanía’ como herramienta para inculcar feminismo

Pero no se preocupen. Ahora Pedro Sánchez ha llegado al poder y ha firmado varios cheques, no sabemos si alguno en blanco. Y ya tenemos algunas pistas que nos dicen que el propósito de este Gobierno es ideológico y no parte de un diagnóstico real y una voluntad firme de resolver los problemas que aquejan a los alumnos y, por tanto, a toda la sociedad y también, no lo olviden, a la economía española.

Tres son los indicios que nos señalan por dónde va a ir la enseñanza ideológica del nuevo ejecutivo, lo que podríamos llamar ‘mala educación’. El primero lleva fecha de 7 de mayo, a menos de un mes de la inesperada llegada al Gobierno del PSOE de Sánchez, la que es ahora su vicepresidenta, Carmen Calvo, abogaba en una entrevista en El Español por la vuelta a la asignatura ‘Educación para la Ciudadanía’ como herramienta para inculcar feminismo.

Concretamente, la veterana socialista recordaba que esta materia escolar era “fundamental” para su partido porque servía para trabajar los “valores igualitarios”. Y añadía: “La derecha no lo ve. Esa asignatura, o alguna parecida, tendrá que volver a estar para que los niños y niñas entiendan que la calidad de sus derechos pasa por entender, en términos muy precisos, los valores de igualdad en las relaciones personales. Hay que acabar con el estereotipo del amor romántico, que es machismo encubierto”.

El partido de pablo Iglesias “quiere que la alfabetización mediática se convierta en una asignatura obligatoria en Primaria, Secundaria y Bachillerato

El segundo indicio de la ‘hoja de ruta’ en la enseñanza lo hemos podido leer este domingo en El País (como no podía ser de otra manera, ya saben) en la entrevista concedida al independiente diario de la mañana por la ministra de Educación y Formación Profesional y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá. Dos frases muy significativas. La primera es el titular: “Crearemos una asignatura de valores cívicos y no será optativa”. La segunda frase: “Religión no puede tener valor académico y contar para la nota media. Y, desde luego, no puede tener una asignatura espejo como alternativa, porque eso significa que el derecho de unos se convierte en la obligación de otros. Los valores cívicos han de ser universales y, por lo tanto, todos los alumnos y alumnas han de cursarlos” .

Este martes nos hemos desayunado con la tercera pista. Y la ha dado OKDiario al desvelar un documento de Podemos, que, como es sabido, tiene una agenda oculta diseñada con el presidente del ejecutivo de la nación. Cuenta la noticia que el partido de Pablo Iglesias, flamante papá (¡felicidades Pablo!) “quiere que la alfabetización mediática se convierta en una asignatura obligatoria en los planes de estudio de Primaria-desde los seis años- Secundaria y Bachillerato. Así figura en el ‘Documento programático de cultura y comunicación’, la propuesta programática del partido en lo relativo a los medios de comunicación. La asignatura, impuesta en todos los niveles educativos, tiene como objetivo, según Podemos, crear una ciudadanía crítica y proactiva en su relación con el audiovisual y los medios de comunicación”.

Cuando el PSOE habla de ‘educar a la ciudadanía’ e imponer ‘valores cívicos’ obligatorios está hablando de decirle a su hijo en el cole cómo debe pensar y actuar

Pues ya lo saben. El fracaso escolar, la calidad de la enseñanza, la formación del profesorado… no parecen las prioridades de nuestros actuales dirigentes políticos. La clave está en los ‘valores cívicos’. Que no son, como ustedes, en su infinita bondad, podrían creer: buenas maneras, respeto por el prójimo, ceder el paso a los mayores, ir aseados, no gritar ni molestar… No, no. Cuando el PSOE habla de ‘educar a la ciudadanía’ e imponer ‘valores cívicos’ obligatorios está hablando de decirle a su hijo en el cole cómo debe pensar y actuar -incluso sexualmente, no olviden las ‘Leyes LGTBI’-, cómo tiene que relacionarse y cómo debe ser su familia. Y cuáles deben ser sus valores fundamentales en la vida. Sin discusión. Y sin religión, por supuesto.

Y eso no es todo, amigos. El Gobierno de la era ‘Sánchez’ no ha hecho más que empezar. Acaban de cumplir el mes y ya están pisando el acelerador. El problema ahora es si van a encontrar una sociedad anestesiada -el PP de Rajoy hizo todo lo posible por desactivar a la sociedad civil- o alguien les va a hacer frente. Nos jugamos el futuro… y la libertad.

Comentarios

Comentarios