La mano que mece la Universidad Rey Juan Carlos

    Fue durante la larga etapa de Pedro González-Trevijano como rector cuando la Universidad Rey Juan Carlos concedió el ‘máster fantasma’ a Cristina Cifuentes y el también polémico máster a Pablo Casado.

    0
    Pedro González Trevijano era rector de la Universidad Rey Juan Carlos cuando Cristina Cifuentes dice que estudió un máster.
    Pedro González Trevijano era rector de la Universidad Rey Juan Carlos cuando Cristina Cifuentes dice que estudió un máster.

    Una mañana lluviosa de lunes en un lugar improbable ―el cementerio madrileño de La Paz― un amigo me cuenta una anécdota sobre el controvertido Caso Cifuentes que ha puesto en jaque al Partido Popular. Hace unos cinco años Pedro González-Trevijano, entonces rector de la Universidad Rey Juan Carlos, le preguntó a mi amigo cómo era posible que todavía no tuviera un máster de la UJRC.

    Al parecer, mi amigo ―un hombre conservador con una honrada carrera de ciencias― respondió medio en broma: “Con mi trabajo no puedo pasarme la vida yendo y viniendo de Vicálvaro”. El entonces rector de la UJRC le replicó: “¿Y quién dice que tengas que venir a la universidad? ¡No hace ninguna falta!”. Mi amigo recuerda estos días el asunto en petit comité con una sonrisa.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    El nombre de Pedro González-Trevijano saltó a los titulares en 2010, cuando se supo que su tercera etapa como rector de la Universidad Rey Juan Carlos era ilegal, porque los estatutos del centro limitan a dos el número de mandatos. González-Trevijano había llegado al rectorado de la URJC en mayo de 2002 y renovó el cargo en diciembre de 2005, logrando prolongar en 2009 su sinecura educativa durante otros cuatro años.

    En 2013 por fin abandonaría el rectorado, tras 11 años al frente de la universidad que ahora protagoniza decenas de artículos y columnas de opinión. Fue durante la larga etapa de Pedro González-Trevijano como rector (2002-2013) cuando la Universidad Rey Juan Carlos concedió el ‘máster fantasma’ a Cristina Cifuentes (2011-2012) y el también polémico máster a Pablo Casado (2008-2009).

    «Su red clientelar contribuyó a garantizarle una plaza en el TC a propuesta del PP, el principal favorecido de su prodigalidad»

    El catálogo de irregularidades atribuidas a González-Trevijano durante su liderato de la URJC parece interminable. Cuando se impuso como rector por tercera vez, su contrincante David Ríos Insua le impugnó por vía judicial una candidatura expresamente prohibida en los estatutos de la universidad. González-Trevijano contraatacó a Ríos Insua argumentando que el reglamento de la URJC se había aprobado en 2003, cuando él ya era rector, lo que impedía aplicarlo retroactivamente. Esta argucia le permitió sentar sus reales en la poltrona de la URJC durante casi 11 años.

    Salvador Perelló, profesor titular de la Facultad de Periodismo de la URJC e instigador del Caso Cifuentes ―rebautizado como ‘Mastergate’ tras la incorporación de Pablo Casado― también puso una querella al entonces rector Pedro González-Trevijano por montar “una tupida trama clientelar” y por auspiciar “numerosas contrataciones ilegales de profesores”.

    En 2014 se le acusó de haber distraído en su último cuatrienio al frente de la universidad 473.000 euros en supuestas “atenciones protocolarias y representativas”. En la web de la URJC hay una ‘Nota aclaratoria’ sobre el casi medio millón de euros que se justifican como ‘gastos del rectorado’ y se desglosan en partidas que disminuyen drásticamente, pasando de un disparatado gasto de 82.726, 24 euros en 2010 a 8.367,25 euros en 2013, cuando el polémico rector logró que le nombraran magistrado del Tribunal Constitucional. Huelga decir que su red clientelar contribuyó a garantizarle una plaza en el TC a propuesta del PP, el principal favorecido de su prodigalidad.

    Entre las beneficiarias destaca Margarita Cifuentes, hermana de Cristina Cifuentes, que pasó del departamento de administración de la URJC a engrosar su plantilla docente. La casi milagrosa operación se basó en una tesis dirigida por otro polémico rector de la URJC, Fernando Suárez ―sucesor de González-Trevijano en 2013―, que dio un Sobresaliente Cum Laude a la hermanísima Cifuentes por su ponencia titulada ‘El Imperial Alejandro’. En 2017 Suárez, acusado de plagio literal de cinco autores en libros y artículos firmados por él, se vio obligado a dimitir. ¿Y qué opina Pedro González-Trevijano del ‘Mastergate’? Recién nombrado académico de número de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España, el hiperactivo letrado apenas parece recordar la etapa en que su mano mecía la URJC. De hecho, asegura no tener noticia de que Cifuentes hubiera cursado un máster cuando él era rector.

    En la década de 1970 un avezado grupo de lobistas estadounidenses estrenó el concepto de ‘campaña negativa’, adornando una foto de Nixon con la escueta pregunta “¿Le comprarías a este hombre un coche de segunda mano?” Si la campaña se trasladara a nuestra España de 2018, la foto sería de la fachada de la Universidad Rey Juan Carlos y la pregunta sería: “¿Eres capaz de creerte algo de lo que dicen los dirigentes de esta universidad?”

    Comentarios

    Comentarios

    Periodista, escritora y traductora de inglés de literatura, ensayo y cine. Pasó su infancia entre París y Washington DC. Licenciada en Filología Inglesa, trabajó durante una década el sector cultural, en empresas como Microsoft Encarta y Warner Music. Tiene tres novelas publicadas. Ha traducido al español a clásicos como Dickens, Kipling, Wilde, Poe y Twain. Colabora desde hace décadas en prensa española y latinoamericana. Tras una década colaborando en revistas femeninas como Vogue, Gala y Telva, se inició como columnista en La Razón, labor que continuó en La Gaceta.