Emily McCombs es una periodista feminista que se propone "matar a los hombres" /Facebook

El Huffington Post (ahora llamado HuffPost), un medio progresista en cuya edición española participa el Grupo PRISA, vuelve a ser motivo de polémica por las pulsiones de uno de sus colaboradores.

Según informa Justin Caruso en The Daily Caller, el pasado viernes 29 de diciembre Emily McCombs, periodista del Huffington Post, publicó un tuiteo con el siguiente texto: 

Captura del tuiteo de Emily Mccombs en el que expresa su deseo de matar hombres.
Captura del tuiteo de Emily Mccombs en el que expresa su deseo de matar hombres.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Ésta es la traducción:

Propósitos de Año Nuevo:
1. Cultivar amistades femeninas
2. Agruparse para matar a todos los hombres

Esta periodista, que en su biografía de Twitter se presenta como editora del HuffPost, tiene más de 21.000 seguidores en esa red social y su cuenta está verificada. A causa de las reacciones a este tuiteo, McCombs ha puesto un candado en su perfil de Twitter, de modo que sólo los seguidores aceptados por ella podrán leer sus comentarios. Pero para entonces en Twitter ya estaban circulando multitud de capturas de su polémica lista de deseos para el año que acaba de comenzar.

McCombs dice tener ‘pesadillas feministas’ sobre su hijo pequeño

En su página de autora del HuffPostMcCombs figura como directora editorial de padres de ese medio. Sus artículos suelen tratan sobre cuestiones familiares, y también aprovecha para exponer sus tesis feministas.

Ocasionalmente incluso saca a relucir su misandria, incluso para referirse al hijo que adoptó en 2014. En abril del año pasado escribió un artículo titulado “4 cosas tangibles que hago todos los días para criar a un hijo feminista”, en el que afirmaba lo siguiente: Como madre feminista de un niño de 5 años, me temo el día en que comience la parte del ‘hombre'”. Y a continuación explica que en sus “pesadillas feministas” puede imaginar un futuro en el que mi propia semilla hace que una mujer se sienta tan muda como lo hicieron los muchachos de mi escuela secundaria”.

Lo curioso es que uno de los consejos es proponer su vida como madre soltera. ¿Pensará que las madres casadas son malas madres?

“Lo aterrador no es que a un niño le disguste el color rosa, sino que alguien que desearía ‘matar a todos los hombres’ esté proponiendo pautas para adoctrinar a los hijos de los demás”

¿Si no te gustan los Power Rangers rosa y amarillo eres un violador?

Unos meses después, en noviembre, publicaba otro artículo titulado “No sé si puedo criar a un buen hombre”. En este artículo expone sin rodeos sus peores pensamientos sobre su propio hijo (según ella, ahora el niño tiene 6 años): Cuando me convertí en la madre de un hijo, pensé que había esquivado una bala. Todo lo que tenía que hacer, pensé, era asegurarme de que nunca violara a nadie, y estaría bien. En estos días, parece una orden bastante difícil.“.

Unos párrafos más abajo se refería a su anterior artículo, afirmando lo siguiente:

“Por supuesto, todos queremos criar hijos feministas. Hace unos meses escribí un artículo que detalla las formas en que intento hacer eso. Pero mis esfuerzos están comenzando a parecer granos de arena contra un constante golpe de la misoginia y la cultura de la violación”.

¿Y en qué se basa esta mujer para pensar que su hijo se va a convertir en un violador? Lo dice en otro párrafo: “a mi hijo le gustan los Power Rangers, “excepto el rosa y el amarillo”. Se burla también de la camisa rosa Wonder Woman que solía usar antes de comenzar la escuela y comenzó a recoger los estereotipos de género como un resfriado común”.

Power Rangers fue una serie asiática que triunfa en Europa desde los años 90.
Power Rangers fue una serie asiática que triunfa en Europa desde los años 90.

¿Si a un niño no le gustan Wonder Woman y los Power Rangers rosa y amarillo, eso lo convierte en un potencial violador? Es de locos. En su artículo, McCombs empezaba a buscar culpables por doquier: desde los deportes de la tele -“que todo el vecindario aplaude a través de nuestras paredes demasiado cerradas y mal aisladas”, afirma- hasta los dibujos animados de Peppa Pig.

Finalmente, confiesa que se está dando por vencida con el niño (recordemos que sólo tiene 6 añitos): Los niños nunca pertenecen completamente a sus padres. Empecé a perder el mío con el mundo de los hombres hace años”. 

Y a continuación explica su dificultad para encontrar referentes masculinos para su hijo que se ajusten a sus particulares miras ideológicas: “Cuando miro a los hombres adultos que conozco, no estoy segura de a quién se supone que debo animarle a emular. Incluso los hombres a los que amo y en quienes confío parecen estar atados en este asunto de género“.

Imagínate a feministas como McCombs adoctrinando a tus hijos

Un mes después, la autora de esas líneas afirma en Twitter que una de sus metas para este año es “matar a todos los hombres”. Me pregunto si los servicios sociales harán algo.

Imaginemos por un momento lo que pasaría si un padre cristiano hablase así en una red social. ¿Cuánto tardaría en perder la custodia de sus hijos? Recordemos que según una ley aprobada hace unos meses, Canadá puede retirar la custodia de sus hijos a los padres que se opongan a la ideología de género.

La misma ideología que promueve el odio a los hombres, presentándonos a todos como unos opresores e incluso como violadores y asesinos. Ya va siendo hora de alzar la voz: lo aterrador no es que a un niño le disguste el color rosa, sino que alguien que desearía “matar a todos los hombres” esté proponiendo pautas obligatorias para adoctrinar a los hijos de los demás.

* Publicado originalmente en Contando Estrelas.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nacido y residente en Vigo. Diseñador web y gráfico con 18 años de experiencia, aficionado a la fotografía y bloguero. Publica desde 2004 el blog "Contando Estrelas", en el que ha escrito más de 9.000 artículos sobre temas de actualidad, cultura, defensa y nuevas tecnologías. Participa desde hace muchos años en el movimiento cívico: es socio de HazteOir.org desde 2003, socio de Galicia Bilingüe desde sus inicios en 2007, miembro de la Red Liberal desde 2008 y colaborador de CitizenGO desde 2013. Admirador de J.R.R. Tolkien, su pseudónimo es una palabra en idioma quenya (la lengua élfica creada por el escritor británico) que significa "observador de estrellas”.