Algo se mueve en la ideología de género

    Se empiezan a escuchar voces que se alzan en petición de respeto, en demanda de auténtica libertad ante la imposición doctrinal estatal de la ideología de género. El documento vaticano 'Varón y mujér los creó', un teléfono de atención gratuita en Argentina, las campañas de HazteOir.org...

    0
    Imagen referencial LGTBI
    Imagen referencial LGTBI

    Hace años que llevo mostrando públicamente mi preocupación y oposición a la llamada ideología de género, a sus efectos y consecuencias. Oposición, preocupación de algunos que parecíamos unos lunáticos ante la aparente indiferencia, pasividad y asunción social a lo que imponía esta ideología, incluida su promoción legal, su incorporación al pensamiento común y políticamente correcto, en definitiva su admisión -cierta o supuesta- de la mayoría; es decir, algunos estábamos, todavía estamos, en una situación de orfandad en la que no se podía hacer nada más allá del testimonio crítico y personal en nuestra condición cuando no de críticos de meros chalados.

    Sin embargo, parece que, lentamente, algo se empieza a mover en este ámbito de imposición de la ideología de género de lo política y globalmente establecido. En este sentido merece ser destacado el documento vaticano ‘Varón y mujer los creó’ redactado por la Congregación para la Educación Católica, donde se inserta y aborda el tratamiento de la ideología de género en un ámbito tan importante y controvertido como es la educación, proponiendo una vía de dialogo sobre la cuestión del gender en la misma.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Por tanto, por encuadrar la cuestión, hay que considerar la importancia de este documento, pero siendo conscientes que siendo su alcance muy importante lo es limitado al área de la educación lo que significa no entrar en otras cuestiones que, también, son de interés y relevancia. Centrado en la educación se refiere a la afirmación de la identidad, la complementariedad entre hombre y mujer, el reconocimiento de lo natural y del derecho y responsabilidad de los padres en la educación de sus hijos entre otras cosas; pero quiere detenerme en lo que expone en algunas de sus afirmaciones, en particular: “Las teorías del gender indican un proceso de progresiva desnaturalización o alejamiento de la naturaleza hacia una opción total para la decisión del sujeto emocional. Con esta actitud, la identidad sexual y la familia se convierten en dimensiones de la ‘liquidez’ y la ‘fluidez’ postmodernas: fundadas solo sobre una mal entendida libertad del sentir y del queer, más que en la verdad del ser”.

    Para, a continuación, apelar a la antropología cristiana recurriendo a su raíz bíblica en el Libro del Génesis que da justamente título a este documento ‘Varón y Mujer los creó’, añadiendo lo que constituye una enmienda de totalidad a la ideología de género y sus postulados: Es necesario reiterar la raíz metafísica de la diferencia sexual: de hecho, hombre y mujer son las dos formas en que se expresa y realiza la realidad ontológica de la persona humana». Clara afirmación que evidencia que la diferencia sexual y su natural complementariedad son expresión -no así la genérica indiferenciación- de lo que somos las personas humanas.

    No obstante, nuestro reconocimiento a la importancia de este documento y de su autoría (con directa apelación y exposición en la forma de abordar esta cuestión en los colegios católicos) no quiero olvidarme de algunos otros indicios positivos que dan esperanza en este combate contra una ideología que destruye lo natural y lo objetivo sustituyéndolo por lo culturalmente autoconstruído y lo subjetivamente deseado. Entre ellos quiero poner en valor los testimonios de personas que han querido revertir su orientación sexual anterior y han encontrado ayuda, reconocimiento y recuperación de su identidad y dignidad humanas con la ayuda que les han prestado en la diócesis de Alcalá de Henares ese gran pastor que es Monseñor Reig Plá y su magnífico equipo, denunciados cuando no perseguidos por prestar la ayuda de quien la pedía y la precisaba que son quienes -pese a las críticas- reconocen, valoran y agradecen esa ayuda y así la expresan públicamente.

    Por otra parte, hace unos días he leído la noticia de que una asociación apartidista y apolítica argentina va a poner en marcha un teléfono de asistencia, información y orientación en relación problemas que se les puedan generar a los ciudadanos como consecuencia de la aplicación de la ideología de género, ciertamente no es una mala noticia. En España la hackeada y multada HazteOir.org ha solicitado ante el Juez -donde demanda la absolución de su sanción de 1.500 € impuesta por la Comunidad de Madrid por publicar el libro Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio…– que considere plantear una cuestión previa de inconstitucionalidad ante el TC sobre determinados artículos de la ley LGTBIfobica de Madrid, tanto por actuar sin competencia para ello como por quebrar principios constitucionales.

    Sería buena cosa que el Tribunal Constitucional entrará a analizarlos y declarar su inconstitucionalidad. No me detendré en esta importante cuestión, pero, en mi criterio, resulta plenamente inadmisible -entre otras muchas tachas de inconstitucionalidad- el hecho de que en todas las legislaciones autonómicas (a la espera de una ley estatal en la misma dirección) se prohíbe la llamada “reversión” de la orientación sexual que en ejercicio de su libertad pueda plantear cualquier persona y se sanciona gravemente a quien pueda acudir en su ayuda. En este punto, donde se demuestra que no es la libertad lo que promueven estas leyes, me remito a lo expuesto en mi artículo Del sexo al género, del deseo al derecho, de la libertad a la prohibición.

    Por su parte, la Asociación Género en Libertad se plantea el propósito de ofrecer a todos los colegios gabinetes especializados en educación afectivo-sexual desde postulados antropológicos acordes con la naturaleza, para ello se están organizando y esperemos consigan sus/nuestros objetivos.

    Entre estos indicios de lento pero progresivo cambio se encuentra igualmente la Plataforma por las Libertades y la Igualdad cuya asamblea ordinaria se celebrará la próxima semana y donde se va a producir el cese de esa buena presidenta y mujer valiente que es Lourdes Méndez, actualmente diputada por Vox, y la renovación de la presidencia y de parte de la junta directiva con la intención de darle un impulso ilusionado planteándose nuevos retos y objetivos. En este compromiso no tengo duda de la elección de un presidente capaz, honesto y comprometido que lidere esta nueva etapa.

    Tal vez no sean grandes pasos, pero ante el clamoroso silencio existente hasta hace poco tiempo, se empiezan a escuchar voces que se alzan en petición de respeto, en demanda de auténtica libertad y en defensa, entre otros, del fundamental derecho educativo de los padres ante la imposición doctrinal estatal. No lo olvidemos que las escaleras se suben peldaño tras peldaño, esperemos no tardar mucho en hacerlo hasta alcanzar leyes justas y de respeto de los derechos fundamentales de todas las personas.

    Comentarios

    Comentarios

    José Eugenio Azpiroz ha sido diputado nacional del PP por Guipúzcoa (1993-2015); portavoz y presidente de la comisión de Trabajo y Seguridad Social; portavoz en Juntas Generales de Guipúzcoa (1987-1996). Presidente del PP del País Vasco y de Guipúzcoa. En la actualidad sigue ejerciendo de abogado (desde 1979), es doctor en Derecho y profesor de Filosofía del Derecho en el Instituto de Estudios Bursátiles adscrito a la Universidad Complutense de Madrid.