Apoyo a Reig Pla / «Yo no quería la vida gay. Es un infierno»

    ¿Qué homofobia, si cuando "sales del armario" resulta que pasas a ser el héroe intocable y te prometen éxito, amor y sexo a tope? La vida gay es una mentira como la copa de un pino. Y el que diga lo contrario, o no ha estado allí, o miente para preservar la tiranía del pensamiento único.

    0
    Un hombre se quita la máscara LGTBI / Actuall
    Un hombre se quita la máscara LGTBI / Actuall

    Soy una de las personas a las que se acompaña en el COF de Alcalá de Henares, referido en su noticia como autor de cursos «ilegales y clandestinos» etc. Tengo 35 años y soy de España.

    Leo con consternación que se empeñan ustedes en sembrar la mentira, la duda y la discordia (entre otros, el detalle de que en la conversación grabada no se mencione qué dice el periodista resulta muy revelador).

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora

    La Proyección por el Mismo Sexo y todo lo manifestado por B.V. en relación con ella es lisa y llanamente cierto. Y lo sé de primera mano, porque se ajusta exactamente a mi caso concreto. Antes de que me comenzaran a ayudar en el COF, mi vida se reducía a la perspectiva de vivir encerrado dentro de mí y solo (y cómo dolía vivir así), anhelando que algún hombre mejor que yo se dignara quererme y mirarme, verme de verdad.

    No comprendía por qué me había tocado a mí, pero así era. Yo no quería la vida gay. Todo lo que he visto sobre ella es sórdido y falso, lleno de mentiras y de dolor. Todo. Y el que no lo quiera ver, es porque sencillamente no ha estado allí. Es un infierno. Literal y figuradamente.

    En el COF de Alcalá, y específicamente B.V., me ayudaron, me acompañaron, me acogieron y me enseñaron a madurar y a ser un hombre. Que es más de lo que imaginaba que yo iba a poder ser. Ni en mis más locos sueños pensé que mi vida pudiera ser como es ahora. Pasar de no aceptarme, no quererme, odiarme y darme asco, a encontrarme a gusto conmigo mismo, con mi forma de ser, de hablar. De no sentirme amado, a ser capaz de amar y sentirme amado.

    A mí nadie me ha obligado. Ni una sola vez. Nadie. Ni mis padres, ni mis hermanos, ni mis amigos ni B.V., ni el obispo. Nadie

    La crueldad a la que se condena a quienes queremos salir de ese infierno, si no se nos ayuda, es increíble. Es diabólica. Y ustedes son cómplices.

    Y lo más curioso de todo es que a mí nadie me ha obligado. Ni una sola vez. Nadie. Ni mis padres, ni mis hermanos, ni mis amigos ni B.V., ni el obispo. Nadie. Lo he hecho porque he querido yo. Cuando hablan de la «homofobia interiorizada» es una solemne calumnia. ¿Qué homofobia, si cuando «sales del armario» resulta que pasas a ser el héroe intocable y te prometen éxito, amor y sexo a tope? (la realidad es otra, claro, pero eso no te lo dicen. Ya lo descubres tú después).

    No existe ninguna ley que pueda impedirme madurar y crecer como persona. Pueden intentarlo, claro, y de hecho vamos por ese camino. Pero es como ponerle puertas al campo. Y ustedes lo saben, y saben que por mucho que lo intenten, no lo van a conseguir. Pero no se trata de la verdad sino de tener más visitas, ¿verdad?

    Monseñor Reig Plá y todo el equipo de personas que trabajan en el COF y el Obispado (y, específicamente, B.V.) son unos valientes y me causan profunda admiración y respeto por arriesgarlo todo por ayudarme a mí, y ayudar a todas las personas, hombres y mujeres, que como yo no quieren, no queremos, conformarnos con la «verdad oficial» de que la vida gay es estupenda y maravillosa.

    La vida gay es una mentira como la copa de un pino. Y el que diga lo contrario, o no ha estado allí, o miente para preservar la tiranía del pensamiento único.

    Por supuesto, sé que no van a contestar y naturalmente esto no lo publicarán [N. de la R.: en ElDiario.es]. Pero da igual. La verdad se abre camino, incluso a pesar de ustedes.
    Buenas tardes, y que Dios les bendiga, JH.

    * Testimonio recogido por Es posible la Esperanza en apoyo del obispo de Alcalá de Henares, monseñor Juan Antonio Reig Pla, que mantiene un servicio de acompañamiento a personas con Proyección hacia personas del Mismo Sexo (PMS).

    Comentarios

    Comentarios