Carla Antonelli, transexual y representante en la Asamblea de Madrid por el Partido Socialista Obrero Español.
Carla Antonelli, transexual y representante en la Asamblea de Madrid por el Partido Socialista Obrero Español.

Sucedió el lunes 19 de marzo en la Asamblea de Madrid, en el barrio de Vallecas de la capital del Reino de España. Se celebraba una sesión de la Comisión de Políticas Sociales y Familia de la Asamblea de Madrid. El periodista Nicolás de Cárdenas lo ha contado en este diario con todo detalle.

En el orden del día de la sesión figuraba una pregunta formulada el pasado 7 de febrero por Vd., diputada socialista, y dirigida al Gobierno de la Comunidad de Madrid. La cuestión que su señoría había planteado era la siguiente: “¿Qué acciones tiene previsto tomar el Gobierno Regional en aplicación de la Ley 2/2016, de 29 de marzo, y la Ley 3/2016, de 22 de julio, ante el Congreso ‘Gender and Sex’, que se celebrará el 23 de febrero, organizado por Hazte Oír y que anuncian que incumplirá todas las Leyes LGTBI en vigor en España y que definen la transexualidad como un trastorno psicológico?”

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Por parte del ejecutivo de Cifuentes le contestó el Secretario General Técnico de la Consejería de Políticas Sociales y Familia, Manuel Galán, quien se limitó a recordar que “sólo se puede iniciar un procedimiento sancionador ante la evidencia del incumplimiento de los artículos de las citadas leyes”. Y, que, por tanto, adoptar medidas con carácter preventivo contra HazteOir.org y el I Congreso Internacional sobre Género, Sexo y Educación, #GenderAndSex, podría vulnerar el derecho a la libertad de expresión reconocido en el artículo 20 de la Constitución Española.

Señora Antonelli: ¿Va a Vd. a multar o encarcelar a la estadounidense, activista y lesbiana, Miriam Ben-Shalom por expresar en el congreso organizado por HazteOir.org sus sentimientos, temores e inquietudes? Tenga la bondad de responderme, por favor

Pero llegó Vd., doña Carla, y empezó su encendido discurso que puede verse y escucharse completo aquí. Y he deducido, señora diputada, que está Vd. disgustada, enfadada e incluso rabiosa porque la capital de España haya acogido el primer encuentro internacional de expertos para abordar las consecuencias de la ideología de género en las personas, en las sociedades y en las leyes. Le voy a ser sincera. A mí me ha molestado muchísimo también que una diputada insulte, en la sede de la soberanía popular, la Asamblea de Madrid, a la asociación civil HazteOir.org de la que formo parte. Y también que mienta acerca de ella.

Dígame, señora Antonelli, si va a exigir al Gobierno de Cristina Cifuentes que encarcele al señor Heyer por haber sufrido el calvario del acoso sexual, la manipulación de su identidad

Nos ha acusado, señora mía, de cosas gravísimas. Por ejemplo-son citas textuales- de “propagar la ideología del odio contra las personas transexuales”. Por si fuera poco, doña Carla, se ha quejado Vd. de que los ponentes de #GenderAndSex Conference hayan vejado, humillado e insultado a los transexuales entre los que se encuentra su señoría. Y, sin ruborizarse, ha proclamado que el congreso ha propagado “la ideología del odio hacia el colectivo trans, que es la causa directa de los suicidios y de las agresiones LGTBIfóbicas”.

Vayamos por partes, señora Delgado o Antonelli, como quiera ser nombrada, que eso es cosa suya. En el congreso internacional que Vd. califica con tanta dureza intervino una histórica activista del movimiento homosexual estadounidense, Miriam Ben-Shalom, cuya intervención completa puede ver en este enlace. En su conferencia, esta ex sargento que fue expulsada del Ejército tras reconocer su condición de lesbiana, afirmó que se sentiría “muy incómoda en un vestuario o una ducha con mujeres transgénero”. Y calificó las políticas y leyes que pretenden redefinir la ‘identidad de género’ de “regresivas” y basadas en “estereotipos obsoletos”. Otra frase memorable de Ben-Shalom que a lo mejor no es de su agrado, señora diputada, es esta: “Es una mentira destructiva decirle a un niño que nació con el cuerpo equivocado”. ¿Va a Vd. a multar o encarcelar a esta lesbiana por expresar en público sus sentimientos, temores e inquietudes? Tenga la bondad de responderme, por favor.

Los asistentes al I Congreso Internacional sobre Género, Sexo y Educación también tuvimos la oportunidad, doña Carla, de escuchar a otro estadounidense, Walt Heyer. Le aseguro que su testimonio, que quedó grabado en vídeo, no dejó indiferente a ninguno de los 250 asistentes al encuentro. Este varón sufrió abusos sexuales de pequeño por parte de un adulto que era, además, tío suyo. Además, su abuela le   vestía de niña cuando se quedaban a solas. Y Walt, que hoy es psicólogo, con 42 años y una vida hecha como profesional, esposo y padre, decidió someterse a una operación quirúrgica para ‘convertirse’ en mujer. Y vivió durante ocho años bajo la identidad de ‘Laura’. Sin embargo, se dio cuenta de que había cometido un error y recuperó su identidad masculina. En la actualidad Heyer está casado con una señora y se dedica a ayudar a transexuales que no están satisfechos con su supuesto ‘cambio’ de sexo. Resuenan todavía en mis oídos las estremecedoras palabras de Walt el pasado 23 de febrero en Madrid: “Hablo de esto porque sigo recibiendo cientos de cartas de gente de todo el mundo que le pasó lo mismo que a mi, y es una tragedia.¿Van a pagarles ahora para intentar ponerles otra vez lo que entonces les amputaron?”.

Debería saber, señora Antonelli, que la condición de utilidad pública no implica subvención alguna

Dígame, señora Antonelli, si va a exigir al Gobierno de Cristina Cifuentes que encarcele al señor Heyer por haber sufrido el calvario del acoso sexual, la manipulación de su identidad, la operación quirúrgica que le ha amputado sus genitales y el trago de ayudar a personas que, como él, padecen o han padecido las consecuencias de la ideología de género que trata de imponer su partido, al igual que otras formaciones políticas, a todos los niños españoles, desde Infantil a Bachillerato.

Mire, doña Carla. Puedo aceptar que a Vd. no le guste HazteOir.org y que se convierta en jueza por un día asegurando que promovemos el odio, acusación que ya han desestimado tres resoluciones judiciales. Incluso pasaré por alto una mentira que soltó Vd. en la sesión parlamentaria del 19 de marzo: que el Gobierno del Partido Popular financia a HazteOir.org porque es una asociación “declarada de utilidad pública”. Debería saber, señora Antonelli, que la condición de utilidad pública no implica subvención alguna. Y esta asociación no recibe ni un euro de ninguna institución pública, algo que no todas las ONG pueden afirmar, por cierto.

Por último, puedo comprender que a Vd., como a mí, los números no se le den bien. Porque dijo su señoría en su discurso en la Comisión de Políticas Sociales y de Familia que HazteOir.org ha difundido 100.000 folletos homofóbicos y transfóbicos en los colegios de la Comunidad de Madrid. Y se ha quejado de que Cifuentes sólo se nos haya multado con 1.500 euros cuando debía habernos sancionado por lo menos con 45.000 euros. Supongo que se refiere Vd. al conocido como #ElLIbroProhibido’ que denuncia que los políticos, como su señoría, han decidido introducir activistas LGTBI en las aulas para adoctrinar sexualmente a los menores. No se enrede con las cifras, señoría. En Madrid no hay 100.000 colegios. Y además, ese libro se ha distribuido por toda la geografía nacional de forma gratuita. En total, 332.000 ejemplares. Y la multa no la vamos a pagar, por cierto. Puede Vd. organizar una pira y quemar los libros en la puerta de la Asamblea de Madrid o en la plaza de Pedro Zerolo. No vamos a pagar. Y ya sabe que “no es no”.

Bueno, señora diputada, me despido porque este tema me ha hecho perder demasiado tiempo. No puedo dejar de decirle que soy perfectamente consciente de que, en el país de sus sueños, los pensadores, científicos, profesionales y ciudadanos en general serán perseguidos. También las personas homosexuales y transexuales que no se amolden al pensamiento único de su perversa ideología serán espiados, vigilados, multados, acosados, inhabilitados y encarcelados. Pero de momento, gracias a Dios y muy a su pesar, España no es el ‘gulag LGTBI’ que Vd. desea. Y los ciudadanos somos libres y queremos seguir siéndolo. Y lo seremos, en parte, gracias a HazteOir.org.

Comentarios

Comentarios