La delegada de CitizenGO en África, Anne Kioto, junto a los miembors de la delegación de Estados Unidos en la Comisión sobre el Estatus de la Mujer.
La delegada de CitizenGO en África, Anne Kioto, junto a los miembors de la delegación de Estados Unidos en la Comisión sobre el Estatus de la Mujer.

La sesión 62 de la Comisión sobre el Estatus de la Mujer concluyó el pasado 23 de marzo en la ciudad de Nueva york en la Sede Naciones Unidas y como viene siendo habitual en estos últimos años, fue una dura lucha para impedir que la agenda LGTBI y la cultura de la muerte sigan avanzando a nivel internacional.

La conclusión final es que la Comisión ha sido positiva porque las cosas se han quedado como estaban. El bloque formado por algunos países iberoamericanos, países musulmanes, países africano y la labor de activistas provida y profamilia, como CitizenGO, ha conseguido que en las conclusiones se eliminen las referencias a “diversos tipos de familia”, en clara alusión a las familias homosexuales  o “mujeres en toda su diversidad”, en referencia a las mujeres transgénero.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

También han desaparecido las referencias a “derechos reproductivos” y “aborto seguro“, y aunque no se logró que no se aprobara el derecho a la salud sexual y reproductiva, sí se obtuvo que se aprobara en la interpretación de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo que explícitamente señala que no incluye aborto.

Durante estas casi dos semanas la lucha ha sido constante y hasta el último momento los defensores de la vida y la familia han tenido que estar vigilantes para evitar tretas de última hora que introdujeran términos no pactados o pérdidas de apoyos en el último momento.

La Comisión fue una buena ocasión para tratar de introducir en el borrador que se presentó las referencias al “derecho al aborto”  y a la “perspectiva de género”

Además de hablar del empoderamiento de las mujeres y niñas en el mundo rural, la Comisión fue una buena ocasión para tratar de introducir en el borrador que se presentó las referencias al “derecho al aborto”  y a la “perspectiva de género“. Así, en diferentes puntos se hablaba de defender los derechos de la salud, incluida la salud sexual y reproductiva y los derechos sexuales y reproductivos, o que “para el pleno respeto de los derechos humanos de niñas y mujeres y para su empoderamiento es necesario garantizar sus derechos sexuales y reproductivos” o que se legisle y hagan políticas con “perspectiva de género”.

En cada uno de los campos, los grupos provida se han encontrado con problemas, ya que al hablar de la educación sexual, el presidente de la mesa, un irlandés, ha estado tratando de boicotear las propuestas en las que se intentaba eliminar cualquier referencia o que al menos siempre se hiciera bajo la tutela de los padres. Finalmente, el bloque provida ha conseguido que en defensa del “mayor interés del menor” se tuviera en cuenta derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus principios y valores. En la calle también grupos de manifestantes se manifestaban contra los intentos de la ONU de meter mano en todos estos campos.

Durante las sesiones grupos de manifestantes protestaban en la calle contra los ataques a la vida y la familia.
Durante las sesiones grupos de manifestantes protestaban en la calle contra los ataques a la vida y la familia.

En lo que se refiere a la familia, la agenda LGTBI quiso forzar la introducción de los términos “diversos tipo de familia“, dando así entrada a las familias homosexuales, o el de “mujeres en toda su diversidad“, que hace referencia a las mujeres transexuales. Sin embargo, gracias al apoyo final de Barhein, se eliminaron esas referencias en el texto final, y se aprobó la declaración de la familia como factor fundamental en el desarrollo sostenible, algo esencial para el grupo de representantes de los países africanos.

Sobre el aborto, otro de los campos de batalla, se lograron eliminar las referencias a “derechos reproductivos” y a “aborto seguro”, lo que podría considerarse un éxito, aunque se aprobó el derecho a la salud sexual y reproductiva, pero bajo la interpretación de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo que explícitamente señala que no incluye el aborto. 

Miembros de CitizenGO durante una de las sesiones en Nueva York.
Miembros de CitizenGO durante una de las sesiones en Nueva York.

La conclusión es que gracias a la labor de los delegados de varios países, así como las explicaciones que les ofrecían miembros de los grupos provida y profamilia, se logró, tras más de 12 días de trabajo que al menos las cosas no empeoraran en la defensa de la vida o la familia. Desde ahora comienza la preparación para que en la Comisión del próximo año se puede presentar la misma batalla y quién sabe si en esa ocasión se logre no sólo impedir el avance de los defensores de la cultura de la muerte y de los contrarios a la familia, sino su retroceso en alguna de las medidas.

Lo que parece claro es que también la postura en defensa de la vida de los representantes de Estados Unidos ha sido también importante, ya que esta toma de decisiones no son por pura convicción, sino que la presión de tipo comercial o de de otros factores, determina que una delegación se decante hacia un lado o el otro.

Comentarios

Comentarios