Ciudadanos viste de Prada

    El partido que lidera Albert Rivera recuerda bastante al mundillo 'fashion' de la revista de Miranda Priestly en "El diablo viste de Prada". Tienen buenos asesores y un discurso muy atractivo, pero también llevan en la mochila adoctrinamiento LGTBI, vientres de alquiler, eutanasia y apoyo público al Orgullo Gay.

    0
    La diputada de Ciudadanos, Begoña Villacís, en la marcha del Orgullo gay en 2016.
    La diputada de Ciudadanos, Begoña Villacís, en la marcha del Orgullo gay en 2016.

    En la ya clásica película conocida en España con el título «El diablo viste de Prada» (2006) una durísima, exigente y ácida Meryl Streep – Miranda Priestly en la pieza cinematográfica- dirige la revista Runway y viste de Prada, probablemente la firma de moda más importante del mundo, emblema indiscutible del glamour y la elegancia. La historia, dirigida por David Frankel y basada en la novela de Lauren Weisberge, cuenta cómo una joven periodista que se convierte en asistente de Priestly, Andy Sachs, se ve obligada a cambiar su indumentaria y estilo para poder integrarse en un ambiente de trabajo en el que no se puede prosperar si no se cuida, sobre todo, la apariencia y el lujo, la ropa y los complementos de marca.

    El partido que lidera Albert Rivera, qué quieren que les diga, me recuerda bastante al mundillo fashion de la revista de Miranda Priestly. Las mujeres, salta a la vista, elegidas y vestidas cuidadosamente. Y el líder máximo de la formación naranja, que no ha ocultado nunca su admiración por Adolfo Suárez (a quien, según se decía, millones de españolas habían votado en las primeras elecciones generales de la actual democracia por su apariencia joven, con aspecto deportivo y cara de no haber cumplido años desde los diecisiete).

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Con esto no digo, ni mucho menos, que los dirigentes de Ciudadanos sean sólo apariencia y fachada. Sin duda han recibido formación en oratoria y en comunicación y no les falta preparación. Tienen buenos asesores y un discurso muy atractivo, incluso brillante, en lo que a la unidad de España se refiere. Albert Rivera, Inés Arrimadas y Toni Cantó han lanzado mensajes potentes, bien fundamentados y mejor expresados, en el marco del golpe de estado catalán. Por supuesto, muy superiores a los del Gobierno de Rajoy.

    En la trastienda de Ciudadanos hay zonas oscuras en el ámbito de los valores. Conviene abrir las ventanas y enseñarlas para que la gente las conozca y tome o no la decisión de votarles

    Pero, amigos, la imagen y la palabra no lo son todo en esta vida. Y detrás de la pared están las habitaciones. Y en la trastienda de Ciudadanos hay zonas oscuras en el ámbito de los valores. Y conviene abrir las ventanas y enseñarlas para que la gente las conozca y tome o no la decisión de votarles.

    Voy a poner cuatro ejemplos. El primero, de esta semana. Hace bastantes años, cuando el partido de Rivera llegó a Madrid con la miras puestas en unas futuras elecciones generales me suscribí a su servicio de información por correo electrónico. Pues bien, esta semana Ciudadanos me ha mandado un mensaje con el siguiente asunto: ‘¡Acompáñanos en la manifestación del Orgullo’. Y en el cuerpo del mensaje, en colores diversos, se nos recuerda el lema de este año y se menciona que el partido asistirá “como todos los años”. Terminan con un mensaje de ánimo: “¡Contamos contigo!” Actuall publicaba hace unos días que Begoña Villacís, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid y miembro de la Ejecutiva del partido, proponía “exportar” el Orgullo LGTBI de Madrid como “marca España”.

    El segundo ejemplo es del 21 de junio: Ciudadanos presentaba, junto a Podemos, PSOE y los parlamentarios del Grupo Mixto, la Proposición de Ley de Igualdad Social de la Diversidad Sexual y de Género, y de Políticas Públicas contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género de la Comunidad de Castilla y León, es decir la Ley LGTBI de esa comunidad autónoma. La información y el texto, que incluye por supuesto, adoctrinamiento sexual en los colegios e institutos sin conocimiento ni autorización de los padres, lo pueden ver en este enlace.

    El tercer ejemplo de la agenda progre de Ciudadanos es su afán por legalizar los conocidos como ‘vientres de alquiler’, que el lenguaje políticamente correcto denomina maternidad subrogada, eufemismo con el que se quiere ocultar la realidad: que se renta el cuerpo de una mujer para que geste a una criatura de otros. Olvidando que quien tiene derecho a un padre y una madre es el niño, no el adulto que por deseo o por capricho quiere un hijo que lleve sus genes aunque él o ella no puedan hacerlo de forma natural. Lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta.

    Si pensaban votar a Ciudadanos por sus discursos a favor de España y contra el independentismo, sepan que con su papeleta electoral comprarían el kit completo

    El cuarto ejemplo lo tenemos esta misma semana. Los naranjitos de Rivera han votado a favor de que el Congreso de los Diputados tramite la legalización de la eutanasia, que sería considerada un derecho si llegara a aprobarse la iniciativa socialista votada este martes en la Cámara Baja. Por cierto, que el diputado que ha expuesto la posición del partido en el debate previo a la votación ha sido Francisco Igea, un diputado que es, además, médico de profesión. Y que se ha alineado con los partidarios de ayudar a morir, es decir con los herederos ideológicos del doctor Luis Montes.

    Pues esto es lo que hay. Si pensaban votar a Ciudadanos por sus discursos a favor de España y contra el independentismo, por su estética juvenil y atractiva o por la brillantez de sus mensajes, sepan que con su papeleta electoral comprarían el kit completo: adoctrinamiento LGTBI contra la libertad de los padres para educar a sus hijos, cosificación de la mujer con los vientres de alquiler, inyección letal o privación de alimentos para enfermos y ancianos con la eutanasia y apoyo público sin límite de medios ni euros ni espacios para el Orgullo Gay.

    Luego no digan que no lo sabían. Voten con conocimiento de causa. Por cierto, está a las puertas la segunda entrega de la película «El diablo viste de Prada».

    Comentarios

    Comentarios