Cruda realidad / El lobby LGTBI hace ‘pedagogía’ con el autobús de Ciudadanos

    0
    Autobús de Ciudadanos vandalizado por miembros del lobby LGTBI.
    Autobús de Ciudadanos vandalizado por miembros del lobby LGTBI.

    ¿Me dejan marujear y decirles lo que me decía mi abuela, que Dios castiga sin piedra ni palo? Sé que va a sonar a esa palabra alemana tan bonita, Schadenfreude, pero no, créanme, no me alegro en absoluto de que los tolerantes del Orgullo barcelonés hayan acosado, pintado y obligado a parar al autobús de Ciudadanos que pretendía sumarse a la gozosa celebración de la diversidad, a poco de ponerse en marcha. Pero, caramba, hagamos un poquito de memoria.

    Así lo contaba en Twitter una consellera de Cs que circunda su retrato en la red social con el omnipresente arcoiris: “Unos sectarios fascistas han atacado el Bus #Pride2019 de @CiutadansCs pero ni ellos ni nadie van a impedir que sigamos luchando por la IGUALDAD #AlOrgulloVamos”.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Y una no puede más que releerlo y quedarse así como mirando al vacío y pensando: “¿A qué me recuerda esto?”. ¡Ah, sí, ya sé: a la reacción de Ciudadanos a los ataques contra el autobús de HazteOír! Recupero este tuit (gracias, @Javbilbao) de marzo de 2017, de la cuenta oficial: “@FranHervias «Debemos hacer pedagogía sobre el autobús «Hazte Oír»; no es libertad de expresión, es instigación al odio» #OdioBusM4”. No me digan que no sale solo el poema de Niemöller, ya saben: «Primero vinieron por los socialistas, y yo no dije nada, porque yo no era socialista”.

    https://twitter.com/CiudadanosCs/status/837249367111270404

    Bueno, miento, no es lo primero que se me vino a la mente, sino esto otro: “¿A que fastidia?”, solo que el verbo no era exactamente “fastidiar”.

    Ciudadanos no es meramente un partido progresista; es el epítome del progresismo, es la traducción literal al español del Pensamiento Único globalista. Es como la que en el patio del cole, en el intercambio de cromos, los tenía todos. ¿Fronteras abiertas e inmigración irrestricta? Sile. ¿Pasión por la ‘diversidad’ de opciones sexuales? Sile. ¿Ganas locas de que nos gobiernen desde Bruselas? Sile. ¿Feminismo del de negar la presunción de inocencia al macho y la igualdad de los sexos ante la ley? Sile. Lo que ustedes quieran. Sí, vale, todo esto también se aplica al PP, pero al menos los ‘populares’ han tenido que engañar y traicionar consistentemente la voluntad de sus votantes para llegar aquí, mientras que Ciudadanos llegó ya vestido con tan brillantes galas a la escena política.

    El lobby gay, como los grupos ecologistas, los colectivos antirracistas, las asociaciones feministas, etcétera, son tentáculos de la izquierda. Una vez que se acepta este hecho incontrovertible, todo es más fácil y duele menos

    ¿Entonces? ¿No hay algo increíblemente patético en esta historia de inflamada pasión no correspondida hacia la causa gay? ¿Qué más podrían hacer los ‘ciudadaners’ para congraciarse con el lobby?

    Respuesta corta: nada. No pueden hacer nada ni van a ser aceptados jamás, salvo cambios seísmicos que no pueden preverse. Y la razón no es otra que el hecho de que -¡tachán!- el lobby gay, como los grupos ecologistas, los colectivos antirracistas, las asociaciones feministas, etcétera, son tentáculos de la izquierda. Una vez que se acepta este hecho incontrovertible, todo es más fácil y duele menos. Podríamos recurrir, para explicarlo, a la Segunda Ley de Conquest: toda organización no explícitamente de derechas acaba siendo de izquierdas. O a la estrategia gramsciana de conquistar la cultura, tomando el control de las instituciones de la sociedad civil.

    Da igual: todos estos grupos son, antes que ninguna otra cosa, herramientas de la izquierda para avanzar su visión ideológica, y solo secundariamente lo que dicen ser. El objetivo de las asociaciones feministas es avanzar la izquierda, no la causa de la mujer; el objetivo de los grupos ecologistas es avanzar la izquierda, no la causa del medio ambiente… Y el objetivo de los LGTBI es avanzar la izquierda, antes que la propia causa de los individuos con orientaciones sexuales alternativas.

    Y no, no son tolerantes, en absoluto. La izquierda no lo es, la historia está ahí para que la consulte quien quiera. La ‘tolerancia’ es un señuelo para ser aceptados en un primer momento, y después se vuelve una consigna vacía, un secuestro léxico, tolerancia por definición, haga lo que haga.

    Pero esta realidad, tan obvia para quien mire el panorama sin anteojeras y sin caer en la trampa infantil de la propaganda, parecen no entenderla los partidos no explícita y aceptadamente de izquierdas.

    Ya no aspiro a que despierten. Solo a que, al menos, no se sumen a las campañas de linchamiento y censura violenta que organizan contra otros

    El progresismo es la izquierda, y la izquierda es un club, es decir, se accede a él por cooptación de los socios. Si la izquierda consagrada te tacha de “derechista”, ya puedes apuntarte a todas las ‘causas de progreso’ que se te ocurran o desgañitarte jurando que se te paren los pulsos que eres lo más progresista que ha parido madre. Da igual. Eres de derechas y, por tanto, facha (salvo en momento puntuales en los que se te requiera el voto parlamentario).

    Y eso hace tan patético, tan estúpido, ver a PP y Ciudadanos arrastrándose del modo más servil imaginable ante el lobby gay, dándoles el oro y el moro, aprobando las leyes más esperpénticas para ganárselos, solo para que estos les escupan en la cara.

    En serio, déjenlo ya, es denteroso ver cómo se hacen daño. Están favoreciendo y alimentando a sus enemigos. Son como un hombre que regalara armas al ejército que se ha propuesto atacarles. PP y Ciudadanos se dan de codazos para pelotear a feministas y LGTBI, como si no supieran que estos lobbies son grupos de presión de la izquierda, creados por la izquierda para el avance de la izquierda.

    ¿Han visto alguna vez un vídeo de lemmings despeñándose por un precipicio? Es un espectáculo hipnótico, ver a estos roedores en manada dirigiéndose al abismo. Es de lo que me acuerdo cada vez que veo a uno de estos partidos postrándose ante grupos creados para su destrucción.

    Ya no aspiro a que despierten. Solo a que, al menos, no se sumen a las campañas de linchamiento y censura violenta que organizan contra otros, o estarán solos cuando, como en este caso, se vuelvan contra ellos. ¿Qué tal la ‘pedagogía’, amigos de Cs?

    Comentarios

    Comentarios