Frente a las leyes de género: “Con los niños no se juega”

La I Marcha Estatal por los Derechos de los Niños congregó a centenares de personas que reivindicaron un entorno para los menores a salvo de la ideología de género. Los presentes reivindicaron el fin de la Ley de Violencia de Género y abogaron por la custodia compartida.

0
1359

Hay moral de victoria. A pesar de ir contra la corriente dominnate de lo políticamente correcto, de proclamar a los cuatro vientos que las leyes de género y la idea de que el varón siempres es culpable frente a la mujer y de ser tildados por la España oficial de ser crisol de todos los males sin mezcla de bie alguno, las organizaciones que conformaron la I Marcha Estatal en defensa de los derechos de los niños han salido reforzadas.

En un ambiente festivo en el que participaron padres, madres, hijos y abuelos los manifestantes reivindicaron una legislación que ponga en primer lugar a los menores, porque, como rezaba la pancarta que abría la comitiva, sostenida por algunos menores, “Con los derechos de los niños no se juega”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Antes de partir desde el Senado hacia Cibeles recorriendo el centro de Madrid, Puerta del Sol incluida, alguno de los organizadores recomendaba no contestar a las posibles provocaciones que pudieran surgir en el recorrido.

Pero fue al contrario. Por algunas de las calles más concurridas abundaron las muestras de apoyo, no hubo el más mínimo incidente y los turistas preguntaban en inglés que les explicaran las reivindicaciones de la marcha.

Pues muy sencillas:  que se preserve el ecosistema infantil de la forma más favorable para su crecimiento armónico, lo que pasa por la erradicación de leyes y políticas que fomentan el enfrentamiento entre sus padres, como la Ley Integral de Medidas Contra la Violencia de Género; que se fomente una ley de crianza o custodia compartida y la creación de una ley de violencia intrafamiliar que recoja todas las posibilidades y no criminalice en exclusiva al varón; que los jueces y tribunales resuelvan los contenciosos familiares con criterios exclusívamente jurídicos, no ideológicos; que se suprima la imposición de la ideología de género en los colegios; que se investiguen las denuncias instrumentales de malos tratos; que se ponga coto a los secuestros parentales; que se desmantele la ‘industria de los malos tratos’…

Entre los presentes en el acto se encontraban Antonia Alba, del Movimiento Femenino por la Igualdad Real; Javier María Pérez Roldán, de la Asociación Europea de Abogados de Familia; Manuel Romeral, de la Asociación Europea de Ciudadanos Contra la Corrupción;
Carmen Sánchez, de la asociación Despertar sin violencia; Pedro Rodríguez, del Partido Igualdad Real; Alicia Rubio, de VOX; Jobana Carril, abogada especialista en Derecho de Familia; o Jesús Muñoz, autor de malostratosfalsos.com.

Especialmente emotiva fue la intervención de la abogada Jobana Carril, que lleva muchos años defendiendo a varones en pocesos de ruptura familiar envenenados por la Ley de Violencia de Género. En su alocución emocionada, confesó que se sentía agotada por mantener esta lucha porla justicia, por el derecho de los niños a tener padre y madre, sea cual sea la relación entre ellos y que en ocasiones sintió la tentación de abandonarla, pero que la afluencia de público a esta marcha y sobre todo, el espíritu con el que discurrió, le ha renovado las fuerzas.

El año que viene volverá a repetirse la convocatoria, el tercer sábado de noviembre, el más cercano al día 20, en el que se conmemora el Día de los Derechos del Niño.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".