Explicación sobre cómo los cromosomas definen el sexo de los ninos
Explicación sobre cómo los cromosomas definen el sexo de los ninos

Las estadísticas sobre menores de edad que se perciben a sí mismos como transgénero no siempre son fáciles de encontrar. A pesar de que las leyes, en especial en Occidente, han avanzado a toda mecha para legalizar todas las peticiones de este colectivo -cambios de nombres, operaciones, hormonas, etc.- el CIS no parece haberle seguido el ritmo a los gobiernos.

Sin embargo hay otras maneras de medir el impacto que la ideología de género está teniendo en los más pequeños, aunque para ello haya que rastrear un poco por la red. Alguna estadística oficial hay, aunque la mayoría de información son noticias de medios no generalistas.

¿Han aumentado los niños transgénero desde la ofensiva de la ideología de género?

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El caso más llamativo es de Reino Unido. Hace un año el ministerio de salud inglés publicó los datos sobre este tema en los últimos años y las cifras no dejaban lugar a una interpretación errónea. En los últimos cinco años (de 2010 a 2015) habían aumentado un 1000% los casos de niños transgénero.

Traducido en cifras, de abril de 2009 a abril de 2010 hubo un total de 94 casos, mientras que de abril de 2015 a diciembre de ese año (es decir, en ocho meses, no doce) hubo 969 casos. En este gráfico que realizó la BBC se ve muy claramente el aumento año a año.

Cifras de niños transgénero en Reino Unido BBC
Cifras de niños transgénero en Reino Unido / BBC

Se puede afirmar sin miedo viendo las cifras, que a día de hoy el sistema público sanitario de Reino Unido se enfrenta a más de 1.000 casos anuales de menores de edad transgénero (y los números no paran de crecer).

El problema es que esta realidad no se ve en los medios, en parte porque apenas hay datos oficiales como los que ofreció el Gobierno británico. El resto de cifras son más especulativas, en referencia, por ejemplo, a un hospital en concreto.

Por ejemplo, en Boston, entre 1998 y 2006, había una media de 4,5 menores que se diagnosticaban con disforia de género; y entre 2007 y 2009, han pasado a ser 19 pacientes anuales, un aumento del 322%.

O en Indianápolis, que ha pasado de los 38 pacientes registrados entre 2002 y 2015, el 74% llegaron en los últimos tres años.

En el caso del centro clínico sueco Astrid Lindgren, ha pasado de atender a cuatro personas en 2012 para cambio de género, a 116 en 2015. Y calculaban que recibirían a más de 200 en 2016.

La plena libertad para elegir el género que uno quiera puede llevar a una persona marginada a declararse transgénero sin serlo para lograr aceptación. Casos de este tipo los ha visto el psiquiatra Stephen Stathis en su clínica en Australia Hospital Infantil Lady Cilento de Brisbane.

Según denuncia este experto, que trata a niños con disforia de género y les ayuda a cambiar de género, para muchos ser trasngénero “está de moda”.

“Uno llegó a decirme: ‘Doctor Steve … quiero ser transgénero, es el nuevo negro’”, reconoció Stathis.

Consecuencias

¿Cuál es el mayor peligro de esta tendencia? La medicina. Y es que como afirma siempre el catedrático Francisco José Contreras las leyes son pedagógicas, y tras las normativas LGTB que permiten a los menores de edad hormonarse, tomar inhibidores y cambiarse de género, los médicos están apoyando estas peticiones.

Por ejemplo, el endocrino Joshua Safer recomienda en un documental del National Geographic sobre ideología de género, que todos los niños que se consideren trans tomen bloqueadores hormonales hasta que en el futuro sepan si finalmente cambiarán de género o no.

Y explica su recomendación diciendo que “estos bloqueadores son relativamente seguros y relativamente reversibles”. Curioso que un experto como él inste a niños a tomar un medicamento que impide el crecimiento natural de una persona siendo este “relativamente” seguro y “relativamente” reversible.

Eso por no hablar de que entre el 80 y el 98% de los chicos menores de edad y entre el 58 y el 80% de las chicas que se consideran transgénero con los años terminan por volver a sentirse de su sexo, es decir, dejan de ser transgénero.

Pero esa información no interesa en pleno ‘boom’ de la ideología de género.

También te puede interesar:

El Colegio Americano de Pediatras desmonta la ideología de género y la transexualidad infantil en 8 puntos

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.