Rótulos de los baños convertidos por orden de la OEA en indiferenciados por sexos.
Rótulos de los baños convertidos por orden de la OEA en indiferenciados por sexos.

Durante la semana pasada se llevó a cabo en Lima la VIII Cumbre de las Américas, que convoca a los presidentes de países de la OEA. Muchos grupos se prepararon para grandes batallas dialécticas y de lobby pensando que la ideología de género haría grandes apariciones. Lo que no sospechaban era que seguirían insistiendo en chocar contra las realidades más elementales, violentando el más mínimo sentido de la practicidad y el respeto. Tal como ya sucedió en otros eventos de la OEA, los baños (sí, aquél lugar al que todo ser humano asiste al menos alguna vez en el día para atender necesidades naturales) fueron el centro de una grosera maniobra.

Los representantes de la sociedad civil debían acercarse a un edificio público, (en este caso, las oficinas de PROM PERÚ, entidad encargada de gestionar la imagen internacional del Perú) donde debían reclamar sus credenciales. La sorpresa y el asombro fueron inmensos cuando vieron que, por arte de la ideología, se habían transformado los baños de hombres y mujeres… en ‘baños neutros’.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

No habían creado un baño distinto al de hombres y mujeres, digamos “un tercer baño”. No, de plano ya no existían baños de hombres ni de mujeres, lo que obligaba a las mujeres a compartir el baño con los varones que pudieran entrar mientras ellas estaban en ellos.

“Dos señoras tuvieron que hacer guardia para cuidar la puerta mientras su compañera usaba el baño y así evitar que pasara algún varón”

Con un rótulo con la inscripción “Baño de género neutro – Gender neutral restroom” habían renombrado a los baños que cualquiera podía darse cuenta que eran los “tradicionales” baños de hombres y mujeres antes de la Cumbre (y de seguro volverán a serlo dentro de una semana). Para completar la ‘adaptación de género’, el que fuera baño de hombres tenía clausurados los 3 urinarios con bolsas de plástico negras… ¡todo un detalle de PROM Perú!

El lunes de 9 de abril Giuliana Calambrogio Correa, una señora embarazada que fue a reclamar su credencial acompañada de su esposo, necesitó utilizar estos baños. Y su estupefacción fue grande cuando en lugar de un baño seguro para ella encontró los referidos ‘baños neutros’. Era evidente que ella y cualquier mujer se vería expuesta a que un varón o varios compartieran el baño, convirtiéndolo en lo que ella definió como “una zona no segura”. Incluso se encontró a dos señoras de una delegación mexicana que le dijeron que tuvieron que hacer guardia para cuidar la puerta mientras su compañera usaba el baño y así evitar que pasara algún varón.

Sin embargo, la sola idea de sufrir una agresión sexual o contra su intimidad, como las que se suele ver en los medios de comunicación, hizo que renunciara a usar el baño. Teniendo en cuenta que es una mujer embarazada esto es altamente agresivo y discriminatorio. Por esa razón, filmó los baños neutros para denunciar que no eran un lugar seguro.

Cuando salió de las oficinas de PROM PERU apareció detrás de ella un empleado que intentó coaccionarla para que borrara las imágenes que había filmado. ¡Insólito! En lugar de estar preocupado por las necesidades de una señora embarazada que no había podido usar el baño, este empleado velaba por la aplicación de la ideología de los baños neutros, aumentando las agresiones contra una mujer. La situación era delicada porque esos baños son contrarios a las leyes peruanas.

“En un continente donde millones de ciudadanos carecen del servicio de agua potable o desagüe para la OEA lo prioritario es imponer la ideología de los baños neutros en los eventos a los que asisten líderes sociales”

El esposo de Giuliana fue en su ayuda y como abogado le hizo saber al empleado de PROM PERU que no existe ninguna norma que prohíba filmar en esa oficina. Pero fue un poco más allá y dejó constancia en el libro de reclamaciones de la entidad del abuso que se había cometido contra su esposa.

La indignación de Giuliana se transformó en la indignación de miles cuando el video se volvió viral en las redes sociales y fue objeto de atención de la prensa.

Así están las cosas en la OEA que también implementó los ‘baños neutros’ en el hotel Sheraton, lugar donde se realizan las reuniones del foro de la sociedad civil.

Al Secretario General y a las autoridades de la OEA les interesa muy poco que miles de latinoamericanos no tengan ni siquiera un baño en sus casas. No habrá un debate de cómo proveer servicios higiénicos a los pobres de la región. Tampoco les interesa que los baños de miles de colegios u hospitales en los países de la región tengan las mínimas condiciones de sanidad y más bien sean un atentado a la dignidad humana de niños y enfermos. En un continente donde millones de ciudadanos carecen del servicio de agua potable o desagüe para la OEA lo prioritario es imponer la ideología de los baños neutros en los eventos a los que asisten líderes sociales. En otras palabras, trabajan para intentar normalizar unas prácticas que, en realidad, están creando espacios inseguros (lo cual da mucho que pensar viniendo de una ideología que todo el tiempo está machacando por la búsqueda de ‘espacios seguros?).

Beatriz Preciado: “No vamos a los baños a evacuar sino a hacer nuestras necesidades de género. No vamos a mear sino a reafirmar los códigos de la masculinidad y la feminidad en el espacio público”

No hay ningún argumento científico que sustente la cancelación de baños diferenciados para hombres y mujeres, y su reemplazo por baños de ‘género neutro’.

Los urinarios en los baños de hombres no responden a una invención arbitraria de “una cultura patriarcal discriminadora” sino a una realidad anatómica y los estándares de limpieza y sanidad. Al menos eso indica el sentido común.

Excepto que seas Beatriz Preciado y seas una feminista radical que lleva a límites insospechados la agresión contra lo obvio. En un artículo que lleva la ideología al extremo de lo grotesco, llamado ‘Basura y Género. Mear/Cagar. Masculino/Femenino‘, Preciado afirma: “No vamos a los baños a evacuar sino a hacer nuestras necesidades de género. No vamos a mear sino a reafirmar los códigos de la masculinidad y la feminidad en el espacio público. Por eso, escapar al régimen de género de los baños públicos es desafiar la segregación sexual que la moderna arquitectura urinaria nos impone desde hace al menos dos siglos: público/privado, visible/invisible, decente/obsceno, hombre/mujer, pene/vagina, de-pie/sentado, ocupado/libre…”

No, señora Preciado, ni Guiliana ni las mujeres mexicanas querían afirmar o negar nada sobre su género: solo querían estar tranquilas en un espacio a salvo para tener una intimidad obvia. Pero una ideología como esta se lo está impidiendo sistemáticamente, como a muchas otras mujeres. Es hora de que no nos avergoncemos de pensar con sencillez y sentido común, solo porque un intelectual complica lo simple, le busca la quinta pata al gato o el pelo al huevo, como se dice coloquialmente.

Desde luego, esto no va ‘solo de baños’, es algo mucho más profundo, mucho más perverso, de más calado. Líderes que deberían estar pensando en cómo resolver las necesidades de una población muy necesitada de respuestas invierten sus esfuerzos en una ideología… la ideología de los ‘baños neutros’.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Director de la Oficina para América Latina del Population Research Institute con dedicación a tiempo completo al desarrollo de herramientas de participación política en RELEASE, división de Population Research Institute, con consultorías y cursos de entrenamiento a más de 100 organizaciones pro vida y pro familia en 18 países de América Latina, España y Norteamérica. Coautor del libro 'Análisis de Escenario con Mentalidad de Ajedrecista' (2012) y 'Que no decidan por ti. Todos pueden hacer política en la era de la posverdad' (en prensa).