Hombre maltratando a una mujer.
Hombre maltratando a una mujer.

La ‘violencia de género’ está construida sobre mentiras y por ello le son imprescindibles la censura y la manipulación para sostenerse. El Imperio Progre pretende presentar a España como una especie de campo de exterminio para las mujeres a fin de justificar la destrucción del Derecho y la imposición del control social.

Las estadísticas están alteradas o sesgadas, y no digamos las noticias que se dan bajo el cintillo de ‘violencia de género’. Por ejemplo, en el verano de este año el 55% de los asesinatos atribuidos al machismo, ese fantasma que recorre España, ha sido cometido por extranjeros.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Aunque tengo en mente el aforismo de Nicolás Gómez Dávila de que “hoy no se considera imparcial sino al que acepta sin discusión las tesis de la izquierda”, voy a tratar de protegerme de las acusaciones de subjetividad acudiendo a una fuente impecable: el periódico oficial del Gobierno.

De los 16 asesinatos considerados machistas de este verano, más de la mitad, 9 en concreto, los han perpetrado extranjeros

Según la cronología que ofrece, desde que comenzó el verano el 21 de junio hasta ayer, 10 de septiembre, se han registrado 16 asesinatos de mujeres por varones. Al menos uno de ellos, el cometido en La Felguera en julio, no encaja en la categoría de violencia machista, pero dejémoslo en la lista.

De esos 16 asesinatos, 9, más de la mitad, los han cometido extranjeros, por lo general sobre extranjeras. Y los presuntos autores, salvo uno que es marroquí, no provienen de países musulmanes, porque son de nacionalidad rumana (dos), cubana, hondureña, búlgara, ucraniana, brasileña y dominicana.

En El País, en otras cabeceras de la prensa progresista, así como en las televisiones, se suele ocultar la nacionalidad. Hay que rebuscar en Internet, en la prensa local y en los comentarios de los lectores para encontrarlo.

Desde luego, titular “Un suizo mata…” es propio de la prensa amarilla, tal como hizo casi toda la española cuando dio la noticia del apuñalamiento de Jair Bolsonaro: “El ultra brasileño recibe una puñalada en un acto electoral”. Vamos, que para la mayoría de los redactores, de tendencia izquierdista, se lo merecía. Tom Avendaño, corresponsal de El País, que detesta a Bolsonaro, tituló una crónica suya así: “El ultra que busca sacar partido a un navajazo”. Dentro de poco, este intento de asesinato será parte de una conspiración del propio Bolsonaro para conseguir más votos, como hizo el socialista François Mitterrand con un atentado falso en 1959.

Si más de un 40% de los asesinatos machistas los cometen extranjeros maduros, ¿de qué sirven los programas educativos en España?

Por cierto, cuesta encontrar la ideología comunista del navajero tanto como la nacionalidad de los machistas españoles-que-no-son-españoles.

¿Cuáles son las razones de este ocultamiento? Las mismas que eliminan los asesinatos de hombres por sus parejas femeninas de los telediarios o con suerte los reducen a unos fugaces segundos y que también impiden conocer los números exactos de niños muertos por sus madres.

Note, amigo lector, la diferencia de tratamiento en los medios de información. Cuando un padre mata a sus hijos es por maldad, por machismo, para hacer daño a la madre. Cuando es una madre la parricida se debe a que se halla enferma o sumida en una depresión, y quizás hasta se culpe de ella al marido, un insensible.

Si todos estos datos saliesen a la luz, al ‘lobby’ de género le costaría mucho más hacernos tragar su propaganda y sus leyes, que criminalizan a los varones, adoctrinan a los niños y llenan sus bolsillos con nuestro dinero. El tuitero Absolutexe calculó en más de 90 millones de euros en cuatro años las subvenciones directas solo a programas relacionados con ‘la mujer’.

La ‘Prensa de kalidá’ progresista oculta por regla general la nacionalidad de los asesinos. Hay que buscarla en los diarios de provincias

En el caso de que entre un 40% y un 50% de los asesinos de mujeres fueran extranjeros adultos, venidos de sus países a España a una edad madura, los planes de educación en ‘perspectiva de género’ que aquí elaboran los políticos, los pedagogos y los activistas serían prácticamente inútiles.

¿Y qué ocurriría si las mismas generalizaciones de las más enloquecidas feministas y sus ‘aliados’, como que España “es un país de puteros” o que a las mujeres las matan los hombres por haber nacido mujeres, se aplicasen a los extranjeros?

¿Se podría proponer la selección de inmigrantes en función de las estadísticas de ‘violencia de género’ en sus países o en su comunidad residente en España? Puestos a decir disparates… Recuerdo que uno que da clases en una universidad pública inglesa nos aseguró en 2000 que la nieve había desaparecido de nuestras vidas, y ahí sigue, con su puesto y sus subvenciones.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es 'Eternamente Franco' (Homo Legens).