Fuente: Flickr Cristina Cifuentes
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes / Flickr

Cristina Cifuentes está demostrando ser muy, pero que muy intolerante con aquellos que no piensan como ella, y lo digo porque lo hemos sufrido en nuestras propias carnes cuando mandó retirar una campaña en la que simplemente se decía una verdad: votar a Cifuentes era votar a favor del aborto y de las políticas abortistas que ella defiende.

No hace mucho el Tribunal Supremo le quitó la razón y avaló nuestro derecho a expresar libremente nuestras opiniones sin tener que sufrir la censura de políticos autoritarios como ella.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Sabemos lo que es sufrir la censura de Cifuentes y recibir sus insultos. En un programa de radio se permitió decir de nosotros que éramos unos ultras y extremistas

Sabemos lo que es sufrir la censura de Cifuentes y recibir sus insultos. En un programa de radio se permitió decir de nosotros que éramos unos ultras y extremistas y tuvo la desfachatez de utilizar a su madre para defenderse de algo que no era ni más ni menos que una verdad que ella había declarado en numerosas ocasiones, que estaba a favor del aborto como un derecho de la mujer.

Por eso nos podemos hacer una idea de cómo ha de sentirse Don Carlos Martínez, director del colegio Juan Pablo II, que, también por expresar su opinión respecto a la reciente ley aprobada sobre ideología de género, está siendo perseguido y amenazado por Cifuentes. Estoy segura de que este director no estará en absoluto arrepentido de haber escrito esa carta, sino que se habrá reafirmado en lo que en ella decía.

‘Yo soy Juan Pablo II’

De lo que sí tengo dudas es de si se habrá sentido arropado por el resto de sus compañeros, directores de otros colegios católicos concertados de Madrid que, hasta ahora, no han dicho ni mú y han permanecido en su mayoría callados ante el miedo a perder el concierto. Es este para mí el hecho más grave y un síntoma más del conformismo y la renuncia a la defensa de los principios de los idearios de esos colegios en aras del repugnante mal menor.

¿Se atrevería Cifuentes a llevar a la Fiscalía a todos los directores de colegios católicos de la Comunidad de Madrid?

¿Qué ocurriría si todos los colegios escribieran una carta similar a los padres de sus alumnos? ¿Qué pasaría si mañana todos los colegios concertados católicos de Madrid colgaran en sus puertas una pegatina en la que se leyera: “Yo soy el Juan Pablo II”?

El presidente de HazteOir.org, Ignacio Arsuaga, junto al autobús de la campaña #YoRompoConCifuentes /HO
El presidente de HazteOir.org, Ignacio Arsuaga, junto al autobús de la campaña #YoRompoConCifuentes /HO

¿Se atrevería Cifuentes a llevar a la Fiscalía a todos los directores de colegios católicos de la Comunidad de Madrid?

¿Por qué no se han dado estas muestras de solidaridad con don Carlos Martínez y su colegio entonces? ¿Por qué los padres de esos alumnos no se han levantado en masa para protestar por lo que es un atropello y un atentado contra la libertad de expresión de cátedra y de conciencia?

Excusas tibias

Me decía Lourdes Méndez en la última Marcha por la Vida que si todos los que pensaban como ellos en el seno del Partido Popular se hubieran opuesto a la traición de Mariano Rajoy con el aborto, quizás hubieran conseguido evitarla. Pero los demás prefirieron el calor del escaño al frío de la coherencia.

Lourdes Méndez (izquierda) y Cristina Cifuentes (derecha)
Lourdes Méndez (izquierda) y Cristina Cifuentes (derecha)

Esta es una de las cosas que más impotencia me ha hecho sentir, y la única que, en algunos momentos, me ha causado frustración: ver los brazos caídos de muchos y escuchar las excusas tibias de los que se han intentado autoconvencer de que hacían bien mirando para otro lado y tapándose la nariz al votar.

Por eso hoy apelo a la conciencia de los directores de los colegios católicos. Si renuncian a su ideario y a sus principios, el dinero que reciban de Cifuentes estará ensuciado por el interés y la cobardía de los que lo reciban.

Hagan la prueba, den un paso al frente y comiencen a predicar con el ejemplo. Si no  lo hacen se les hará muy difícil enseñar a los alumnos desde aulas aquello que nos dijo un día Jescuristo: “La Verdad os hará libres”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Doctora en Medicina especialista en Pediatría. He trabajado en proyectos de cooperación al desarrollo en Sudamérica y África. Portavoz de Derecho a Vivir. Tengo la gran suerte de conocer una gran verdad científica: aquel que aparece en el mismo momento de la concepción es un ser vivo de la especie humana. Nuevo, diferente, único. No habrá otro igual a él sobre la faz de la Tierra. He dedicado parte de mi vida a proclamar esta verdad y a defender el derecho a la vida de cada uno de estos seres humanos.Es fácil. Me asiste la verdad y la certeza de que esta causa triunfará. Por eso estoy aquí