Las seis claves para que tus hijos adolescentes no caigan en el alcohol

    El último mes se produjeron en España 480.000 borracheras entre menores de edad. El director general de la Fundación Ayuda contra la Drogadicción, Ignacio Calderón, afirma a Actuall que es muy complicado de combatir porque el alcohol "es algo cultural que se transmite de padres a hijos".

    0
    botellon sevilla
    Un grupo de jóvenes hace botellón en Sevilla / EFE

    Otra vez saltaron todas las alarmas sobre un problema que viene de antiguo: el creciente alcoholismo entre los menores y cada vez a edad más temprana. La madrugada del pasado 23 de julio ocho menores de entre 12 y 14 años fueron atendidos por una intoxicación etílica en Palma de Mallorca.

    Afortunadamente, la intoxicación no resultó tan grave como para que los menores tuvieran que ser ingresados. Mucha peor suerte corrió una niña de 12 años, que falleció tras sufrir coma etílico mientras participaba en un botellón en su pueblo, San Martín de la Vega (Madrid), el pasado mes de noviembre.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    El caso de esta niña sacudió enormemente a la sociedad y a los medios de comunicación, que desde entonces se preguntan cómo es posible que cada vez la edad de inicio en el consumo de alcohol sea más temprana y en grandes cantidades.

    No obstante el alcohol es la droga más consumida entre adolescentes y jóvenes en España y es también la que más daños personales, familiares, económicos y sociales causa.

    No es algo peyorativo

    Sin embargo, no parece que el problema esté en la calle. Y eso que el último mes se produjeron 480.000 borracheras entre menores de edad. El director general de la Fundación Ayuda contra la Drogadicción, Ignacio Calderón, sostiene que el problema del alcohol es muy complicado de combatir porque «es algo cultural que se transmite de padres a hijos», declara a Actuall.

    Para Calderón los medios de comunicación también tienen parte de culpa. «Cuando hablan de ocio los medios lo hacen incluyendo las borracheras o el consumo de alcohol, el concepto borrachera nunca ha sido peyorativo, sino imprescindible a la hora de celebrar algo».

    «La solución no es tan simple como decir que los culpables son los padres, es un problema de todos. La clave es educar en valores», declara a Actuall el director general de Ayuda contra la Drogadicción

    El director general de FAD asegura que el peso cultural del alcohol es determinante, ya que la sociedad adulta lo ha transmitido a los menores con naturalidad porque nadie cree que sea una droga. «El alcohol no se considera una droga para el ciudadano de a pie. Los medios decís ‘alcohol y drogas».

    Una vez analizado el problema, ¿qué consejos deben seguir los padres para prevenir de este problema a sus hijos adolescentes? «La sociedad tiene ser consciente del problema al que se enfrenta, no es tan simple como decir que los culpables son los padres porque es un problema de todos. La clave es educar en valores, algo que necesita tiempo aunque no haya mucho», dice a Actuall.

    Por otro lado, la Fundación Ayuda contra la Drogadicción ofrece a los padres los siguientes consejos para prevenir que sus hijos caigan en el alcohol:

    -Enseñar comportamientos y hábitos saludables, y actitudes favorables al propio cuidado y al de los demás.

    -Promover un clima familiar afectivo positivo, donde prevalezcan las actitudes de reconocimiento y respeto, una comunicación fluida y manifestaciones de cariño y afecto incondicional.

    -Establecer un sistema coherente de normas y límites, adaptados a la edad de nuestras hijas e hijos.

    -Fomentar los valores prosociales (participación, solidaridad, diálogo, paz,…), para favorecer la convivencia y las relaciones positivas con las demás personas.

    -Desarrollar actitudes críticas, enseñarles a asumir responsabilidades y practicar recursos de autocontrol, de manera que favorezcamos su autonomía, su seguridad y su confianza y puedan tomar decisiones de una manera más responsable.

    Regular nuestro propio consumo (si lo tenemos), llevando a cabo un consumo responsable, moderado y respetuoso.

    Comentarios

    Comentarios