Los anhelos del corazón humano

    La visión del cuerpo que nos da Juan Pablo II en su teología del cuerpo, es la clave para entender el significado de nuestras vidas, como hombre y mujer. Nuestra insatisfacción y sed constante de un amor más grande, más pleno y más perfecto, nos señala y dirige al amor para el cual fuimos creados.

    0
    Imagen referencial de una pareja de novios /Pixabay
    Imagen referencial de una pareja de novios /Pixabay

    Abordar la temática de la sexualidad humana es sumamente complejo. Y es que cada ser humano, hecho a imagen y semejanza de Dios, es único e irrepetible. Esto conlleva una serie de circunstancias y asuntos muy personales y distintos, según la vida de cada persona. Aunque para fines de practicidad, en otros aspectos de la vida es más fácil encasillar a las personas según ciertos rasgos y conductas, me parece que hacer lo mismo en el campo de la sexualidad atenta gravemente contra la dignidad de cada persona.

    San Juan Pablo II, desde la época en que fue conocido como el cardenal Wojtyla, tuvo una gran pasión por comprender y sumergirse en las profundidades del amor humano. Trabajó con parejas jóvenes, escribió literatura hermosa y visualizó de una forma distinta la causa y fuente de los grandes anhelos del corazón. Él tenía sus propios anhelos y supo descubrir los grandes deseos de otras almas. Así, posteriormente, siendo ya Sumo Pontífice, decidió dedicar un buen número de sus catequesis de los miércoles (entre septiembre de 1979 y noviembre de 1984) a la temática del amor, la sexualidad humana y el matrimonio. Tiempo después fueron compiladas bajo el nombre de Teología del Cuerpo.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Una forma de explicar la teología del cuerpo es a través de la idea de un un mapa, que responde a preguntas como: ¿Quién soy? ¿Cuál es el sentido de mi vida? ¿Por qué Dios me creó como hombre o como mujer? ¿Cómo puedo ser feliz aquí en la tierra? ¿Cómo encontrar un amor que realmente me llene?

    “Y dijo Dios: “Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza, y manden en los peces del mar y en las aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las sierpes que serpean por la tierra. Creó, pues, Dios al ser humano a imagen y semejanza suya, a imagen de Dios lo creó, hombre y mujer los creó.” – Gn 1, 26-27.

    Así como una señal en la carretera nos dirige al lugar al que queremos llegar, nuestros cuerpos nos señalan el sentido de nuestra vida

    Tomando como base que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, y que nuestra primera distinción como comunidad humana fue la diferenciación sexual: hombre y mujer, podemos analizar tres ideas que se relacionan entre sí:

    • Nuestra sed insaciable de amor deriva de que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios Amor. Por ende, fuimos creados por amor y para amar. Fuimos creados para crear una comunidad de amor.
    • ¿Quién es nuestro modelo de comunidad de amor? La Santísima Trinidad. Dios Padre (El que ama), Dios Hijo (El amado) y Dios Espíritu Santo (El amor compartido).
    • La Teología de Juan Pablo II nos explica que «Dios ha escondido en nuestro diseño como hombre y mujer la clave del secreto del amor». De ahí el término “teología del cuerpo”; Entendiendo la teología como la ciencia que trata de Dios y del conocimiento que el ser humano tiene sobre él y el significado divino del cuerpo humano.

    La visión del cuerpo que nos da Juan Pablo II en su teología del cuerpo, es la clave para entender el significado de nuestras vidas, como hombre y mujer. Esta breve cita resume su visión del cuerpo como un signo visible que nos dirige a lo que es invisible:

    “En efecto, el cuerpo, y sólo él, es capaz de hacer visible lo que es invisible: lo espiritual y lo divino. Ha sido creado para transferir la realidad visible del mundo, el misterio escondido desde la eternidad en Dios, y ser así su signo”.[1]

    Aunque no podemos ver a Dios, nuestros cuerpos (hombre y mujer) revelan muchas verdades extraordinarias acerca de Él, porque estamos hechos «a su imagen y semejanza». Así como un sacramento hace visible una realidad espiritual (la Gracia), el cuerpo hace visible nuestro llamado a amar y ser amados. Esto es a lo que se refiere San Juan Pablo II cuando habla de la sacramentalidad del cuerpo. Así como una señal en la carretera nos dirige al lugar al que queremos llegar, nuestros cuerpos nos señalan el sentido de nuestra vida.

    Pero Dios no nos llama únicamente a amarnos unos a otros. ¿Será que el amor humano es capaz de saciar los más grandes anhelos de nuestro corazón? Nuestro más íntimo amor humano, nuestra insatisfacción y sed constante de un amor más grande, más pleno y más perfecto, nos señala y dirige al amor para el cual fuimos creados: la íntima unión con Dios aquí y en el cielo. ¿Qué estás esperando?

    [1] Audiencia del 20 de febrero de 1980.

    Comentarios

    Comentarios

    No nacío para hacer una cosa, sino para muchas. Lee, escribe y participa con el objetivo de construir puentes que le transporten a lugares que de otra forma no conocería. La filosofía de Wojtyla es lo suyo. La empatía es la virtud por la que lucha diariamente. Licenciada en Diseño Industrial y magíster en Educación de Valores porque así dicen sus títulos. Consultora, docente universitaria, columnista y fiel defensora de la dignidad humana y los valores occidentales.