Ponentes del encuentro ¿Cómo frenar el feminismo radical? organizado por Hazteoir.,org en Jerez.
Ponentes del encuentro ¿Cómo frenar el feminismo radical? organizado por Hazteoir.,org en Jerez.

La Escolta de Caballería atacó y desarticuló las falacias del feminismo sin despeinarse. No hizo falta ni siquiera traer compañía para prestar ayuda. Porque el feminismo cae por su propio peso, no tienen argumentos como mostramos nosotros en el encuentro de Jerez. Solamente se dedican a estigmatizar al disidente tachándole de cualquier barbaridad.

Jerez, la ciudad está en calma, se ven caballos tirando carros con turistas sobre ellos. Pero pronto todo iba a cambiar, al menos en las inmediaciones del hotel Soho Boutique. Había mucha gente que no sabía que la caballería estaba por llegar con seis valerosos expertos en feminismo radical que cabalgaron hasta la ciudad gaditana para luchar contra esta ideología destructora.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Francisco Serrano, Antonia Alba, Amelia Bueno y Miriam Gómez de Agüero conducidos por Luis Losada se dieron cita en el hotel. Su objetivo, desmontar esas falacias que tanto daño hacen. Por un lado, el feminismo radical trata a la mujer como ciudadana de segunda categoría con sus leyes sobreprotectoras, y por el otro, trata al hombre como un maltratador en potencia.

Nuestros más incondicionales segiudores no faltaron a esta gran cita; esos que no se pierden una sola de nuestras conferencias; esos que se disfrazan de tolerancia bajo las banderas feministas y arcoiris; los que dicen defender a las mujeres y al resto de personas por igual. Esos que en realidad no toleran a nadie ni a nada que no piense como ellos. Puedes ser la más maltratada de las mujeres, el más apaleado de los homosexuales o el más acosado de los transexuales que si no piensas tal y como ellos lo hacen seras una machista, un homófobo o un tránsfobo. Lo único que buscan es callar a todos los que no están de acuerdo con ellos e imponer sus doctrinas. Esas personas que a toda persona que acudió al hotel Soho le insultaron, e incluso desearon la muerte de alguno de ellos.

«¿Dónde está el autobús? ¿Va a venir? ¿Vais a meterlo en el aparcamiento del hotel?»

A las 19h estaba todo preparado en el salón donde se celebraría el encuentro; las cámaras para la retransmisión del acto por la página de Facebook de HazteOir.org, los voluntarios que se habían prestado a ayudar en lo que hiciera falta estaban en sus posiciones, el photocall en perfecto estado y por supuesto las sillas para los asistentes y el escenario con sus cinco butacas para los valientes ponentes.

La gente iba llegando a la charla. Lo hacía con un poco de retraso y eso provocó alguna que otra cola en la entrada, pero iban siendo acomodados a una velocidad pasmosa. ¿Dónde está el autobús? ¿Va a venir? ¿Vais a meterlo en el aparcamiento del hotel? Esas eran muchas de las preguntas que nos hacían. La expectación era máxima por parte de todos, ya fueran los asistentes a la conferencia, empleados del hotel, los dueños, policías, y por supuesto de nuestros queridos protestones que se encontraban frente a la puerta del hotel. Todos querían ver el autobús de HazteOir.org.

Lo cierto es que había dos, pero ninguno de ellos circulaba por las calles de Jerez. Una réplica del que sacamos en Madrid, Barcelona y Valencia pidiendo a los presidentes de PP, C’s y Vox que se comprometieron a derogar las actuales leyes de género, y otro que trajeron los opositores. ¡Si es que no pueden vivir sin nuestros autobuses!

Finalmente la conferencia comenzó con una breve presentación por parte de nuestro delegado de HazteOir.org en Cádiz Pedro Mejías, que invitó a los cinco guerreros a que se instalaran en sus posiciones; en el centro se sentó Luis Losada, a su derecha Francisco Serrano y Miriam Gómez de Agüero, y a su izquierda Antonia Alba y Amelia Bueno. La sala estaba llena, no cabía un alfiler y hubo gente tuvo que quedarse de pie en la parte trasera.

El objetivo era el de informar, cuanto más mejor. Pero no como siempre de una manera muy ordenada, sino que estaba permitido todo. No pretendíamos hacer una conferencia excesivamente seria, sino que queríamos algo más informal y ameno para los asistentes, ya fueran los presentes en la misma sala o los que estuvieran en sus ordenadores, tabletas o móviles desde donde quisiera que nos vieran a través de nuestra retransmisión por Facebook.

Ideología y ciencia

Francisco Serrano comenzó su intervención de la siguiente manera: “La ideología es totalmente lo opuesto a la ciencia. Un ideólogo no va a discutir nunca y debatir nada, porque lo que dice es indiscutible. ¡Es su religión!” De buenas a primeras nos introducía de lleno en las turbias aguas del feminismo. Lo que digan ellas va a misa, sea una cosa lógica o no, sea cierta o sea mentira. No tuvimos casi tiempo ni de sentarnos.

Tras la primera ronda de contacto con cada uno de los invitados, comenzó un acalorado debate en el que constantemente se interrumpían los unos a los otros. De repente, pasamos de estar en una sala de conferencias a una cafetería, ese era el ambiente que crearon, y el que queríamos. Los asistentes no podían desatender ni siquiera por un segundo lo que decían en el escenario, era adictivo, estoy seguro de que hasta para el topo.

Sí, uno de ellos entró en la sala a ver qué es lo que decíamos. Nadie sabe quién era, pero todos sabemos que había uno dentro con nosotros. En un momento dado, los alborotadores se cambiaron de lugar para ver si con sus gritos podían boicotear nuestro agradable encuentro, pero lo único que consiguieron fue lo contrario de lo que buscaban con lo que decidieron volver a su punto inicial.

“¿Cuál es el objetivo final de esta ideología?”. La respuesta fue clara y muy corta, “acabar con la familia tradicional” decían los ponentes

El topo estuvo todo el rato, o al menos buena parte del debate. Solamente espero que le haga reflexionar sobre todo lo que engloba el feminismo y si es razonable. Si lo medita aunque solamente sea por un día, ya habrá merecido la pena haber celebrado el encuentro. No dudo ni por un segundo de que ahora mismo esta persona estará atormentándose porque todo lo que le han contado hasta la fecha es una de las mayores mentiras de la humanidad. ¿Cómo puede una persona creerse que la mujer no es válida y que necesita ayuda extra para conseguir un trabajo?

Al final de la conferencia llegaron las preguntas, algunas llegaron por medio de los asistentes y otras por medio de Facebook y una de las más destacadas fue la siguiente: “¿Cuál es el objetivo final de esta ideología?”. La respuesta fue clara y muy corta, “acabar con la familia tradicional” decían los ponentes. A lo cual cuando acabó definitivamente la charla, una asistente se me acercó y me dijo que no estaban en lo cierto: “La familia tradicional no existe, solamente existe la familia natural” decía esta amable señora.

Acabó el acto, los alborotadores ya no estaban, y los asistentes fueron marchándose. Cuando terminamos de recoger todo decidimos ir a cenar. La ciudad estaba de nuevo en calma, tanto que de camino nos encontramos un cartel que se dejaron los manifestantes que decía “Vuestra ideología nos está matando”. No hay mejor frase que esa para definir lo que es su ideología feminista desde el punto de vista de los bebés que están por nacer.

Por eso digo bien claro que mientras no defiendan ni a la mujer ni a los niños que no han nacido, no tienen nada que hacer conmigo.

Comentarios

Comentarios