Los homosexuales no tienen derecho a adoptar… pero tampoco los heteros

    ¿Existe el derecho a adoptar? ¿Y el derecho a tener hijos? La polémica está servida con casos como el de Elton John. El filósofo Roberto Germán Zurrriarán analiza la cuestión, desde el punto de vista de la ética.

    0
    El cantante Elton John es uno de los famosos que ha utilizado los vientres de alquiler
    El cantante Elton John es uno de los famosos que ha utilizado los vientres de alquiler

    Fue muy sonada la polémica de la pareja de diseñadores italianos Dolce & Gabana contra la adopción de ninos por parte de homosexuales. Ellos lo son, pero creen que un nino tiene derecho a un padre y a una madre.

    No piensa lo mismo el cantante británico Elton John que hizo un llamamiento para boicotear la firma Dolce&Gabbana por las críticas de los diseñadores a a la adopción de ninos por parte de gays y a los vientres de alquiler.

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora

    Pero ¿existe o no existe el derecho a la adopción?

    El filósofo Roberto Germán Zurriarán, profesor de Didáctica de la Religión de la Universidad de La Rioja, aborda la cuestión desde el punto de vista antropológico y llega a algunas conclusiones que pueden sorprender a más de uno. 

    Comienza señalando que ningún ordenamiento constitucional  establece el derecho a adoptar hijos:

    “Lo primero que hay que decir claramente es que ninguna Constitución y Declaración Universal, Internacional o Nacional establece el  derecho a adoptar o el derecho a tener hijos.

    Así es, no existe ese supuesto derecho. En todo caso, habría que hablar del “derecho” de los ninos a ser adoptados por unos padres que reúnan ciertas características.

    Lo cual desplaza el problema de los padres a los hijos. Ese sería el enfoque correcto.

    “Tenemos que poner el punto de mira en los hijos, no en los “padres” …, porque de lo contrario se puede caer en su instrumentalización.

    Si se pone el centro de atención en los padres, los hijos ya no son un bien en sí mismo, sino que se convierten en un “objeto” de deseo, que no se remedia haciendo notar el afecto con el que seguramente les reciben sus futuros padres”.

    Suelen alegar los homosexuales –como es el caso de Elton John– que, a veces, es preferible que una pareja homosexual cuide y dé cariño a los hijos, a que estos carezcan de padre, de madre o de ambos.

    Logo de Dolce&Gabana
    Logo de Dolce&Gabana

     

    El profesor Zurriarán repone: “Todos estos casos y otros muchos omiten lo realmente importante: el interés del nino”.

    Y añade: “No nos quedemos en las anomalías ni hagamos comparaciones. Como norma general centrémonos en los ninos, que son los más débiles e indefensos.

    No se juzga el afecto con el que seguramente la pareja homosexual o heterosexual acogerá a la criatura adoptada. No se está hablando de eso.

    Lo que tiene que quedar claro es que no existe un derecho de la pareja homosexual a adoptar”

    La adopción es un “derecho” de los ninos a ser adoptados, no de los adultos

    Y ahora viene lo que quizá muchos no sepan… ni homos ni tampoco heteros. Nadie tiene derecho a adoptar:

    Pero tampoco existe tal derecho en una heterosexual. La adopción es un “derecho” de los ninos a ser adoptados, no de los adultos. Los ninos sí que tienen derecho a un padre y a una madre.

    Y explica: “Y tampoco vale decir que un varón desarrolla la figura femenina, y viceversa, que una mujer desarrolla la figura paterna. Si se piensa así se comete un error: no existe tal dualidad en el ser humano. Esta comprensión dual hace que su cabeza, sus sentimientos, su sexualidad… de varón o de mujer vayan por un lado y su sexo por otro”

    El ser humano es una unidad y la sexualidad no se reduce sólo a lo genital: el varón y la mujer ven el mundo como tales

    El profesor Zurriarán afirma que “el ser humano es una unidad”, de suerte que la sexualidad no es un aspecto añadido. “En éste la sexualidad es constitutiva, no se reduce ésta a lo genital: el varón piensa, ama, actúa, ve el mundo… como varón y la mujer piensa, ama, actúa, ve el mundo…como tal”.

    ¿Qué significa esto?  Que lo genital no es sino una manifestación de algo mucho más amplio, la sexualidad.

    El sexo, en el sentido de lo genital, es manifestación de la sexualidad. Ésta no es el resultado del deseo y de la elección como si se determinase dependiendo tal y como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado en el momento del nacimiento”.

    En una palabra. En el debate sobre la adopción, lo que debe prevalecer no es otra cosa que “el interés del nino por encima de cualquier otro interés o derecho de los adultos”.

    Eso sí, apostilla el filósofo: “lo que hay que conseguir social y legislativamente es que la adopción postnatal de los ninos sea una opción más fácil, accesible y económica”.

    Pero esa, es otra cuestión.

    Comentarios

    Comentarios