El I Congreso Internacional de Sexo, Género y Educación contará con la presencia de expertos de reconocido prestigio.

A veces las cosas se ven venir de lejos pero el miedo a actuar, o la esperanza sin base real de que las cosas pueden mejorar o reconducirse hacen que, al final, se tomen medidas con tanto retraso que sólo se consigue prolongar la lucha, multiplicar las bajas y el sufrimiento o perder una batalla que, si se hubiera entablado en el momento preciso, se hubiera ganado.

Hace un año, los que seguimos la evolución de la mentira del género vimos arreciar las noticias sobre el tema que de lluvia fina pasaron a ser torrenciales y que, en este momento, son diluvio. Y no es de extrañar. La ideología de género ha ido sembrando terminales que ahora están germinando en todas partes y en todos los frentes. Y ya no disimulan sus objetivos porque saben que a estas alturas de la peli es muy difícil no ganar la batalla.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Tan evidente es este aluvión en una sociedad desprevenida y sin defensas que, hasta las personas que nada sabían sobre este asunto, empiezan a sorprenderse de que el mundo esté cambiando a su alrededor sin que acierten a explicarse la razón y la deriva:

“Millones de euros invertidos en problemas que no existían hasta que se han derivado fondos públicos para resolverlos”

Denuncias de adoctrinamiento en las aulas y manipulaciones de los menores que se ven amparadas por leyes liberticidas; legiones de gays, bisexuales y lesbianas surgen en institutos y universidades y niños trans, o sin identidad de género clara en los parvularios; hombres que gritan al vacío su discriminación y mujeres en marchas enloquecidas y revanchistas afirmando ser víctimas; brechas salariales que nunca pudieron demostrarse y premios y cargos que se obtienen por paridad en entrepierna; profesores e investigadores perseguidos y muertos socialmente por poner en entredicho alguno de los dogmas del género y colectivos ofendidos por opiniones o hechos biológicos; alarmas sociales de asesinatos mil veces repetidos para crear psicosis y ocultación de datos evidentes y verificables en la vida corriente; micromachismos y acosos, violaciones y piropos todo en el mismo saco y colectivos agraviados a los que hay que resarcir agraviando al resto; derecho a matar antes de nacer, derecho a que te maten cuando ya no se es útil y derechos sexuales para los niños; engaños, mentiras, millones de euros invertidos en problemas que no existían hasta que se han derivado fondos públicos para resolverlos…

¿Les suena algo de esto que les cuento?

Sí, les suena. Habrían de estar en una isla lejana o una cumbre inaccesible para no intoxicarse con el humo de los proyectiles del género, para no atronarse con el ruido del metal de los carros de combate de unos lobbies tan poderosos. La época del asalto silencioso ha terminado. Los tanques ya están en Varsovia.

Sí, los tanques ya están en Varsovia. ¿Y ahora qué?

Sólo nos queda soñar en que un grupo de valientes se dirija, de frente, a poner en entredicho al ejército del género, que un puñado de ciudadanos plante cara a la locura, que la población invadida por las mentiras tome conciencia de su situación, exija sus derechos perdidos y la vuelta a la cordura, que una, dos, tres, cien voces aparezcan para alertar a una sociedad que se suicida por inacción.

La información es el primer paso para entender el qué campo de batalla estamos y qué posibilidades hay de defender nuestras libertades

Aunque parezca imposible, frente a la maquinaria bien engrasada con dinero público y legislaciones favorables del género, en algunos puntos ha comenzado la resistencia. Resistencia a la mentira, a la pérdida de derechos, a la injustica, a la cosificación del ser humano, al sufrimiento, el engaño, la manipulación, el adoctrinamiento de menores y la sustitución de la ciencia por la ideología.

Resistencia que en algunos casos viene de haber abrazado el género, aceptado el género, sufrido el género, estudiado el género, combatido el género.

Vale la pena analizar sus argumentos, escuchar sus experiencias, contrastar sus datos.

Con los tanques ya en Varsovia aún se puede hacer algo. Únete a la resistencia. La información es el primer paso para entender el qué campo de batalla estamos y qué posibilidades hay de defender nuestras libertades.

I Congreso de Género, Sexo y Educación del próximo 23 de febrero

Comentarios

Comentarios

Compartir
Riojana. Filóloga Profesora de educación física. Madre objetora a educación para la Ciudadanía. Estudiosa de la ideología de género. Conferenciante, tertuliana en programas de radio y televisión. Miembro de la Ejecutiva Nacional del partido VOX. Escritora de novelas y ensayos. Perseguida por su libro “Cuando nos prohibiernos ser mujeres…y os persiguieron por ser hombres”. Buscadora de la verdad. Defensora incansable de los derechos humanos fundamentales.