Matrimonio = Hombre y Mujer. ¡Sí a la familia!

    0

    Esta pancarta que ha aparecido el pasado 28 de junio en Madrid es discriminatoria y contraria a la libertad. Pero no para los que la han escrito y colgado, sino para los que atacan lo que dice. Resulta que el mensaje es homófobo y va en contra de los LGTB.

    Sin embargo, poco importa si atacándolo se contraría la libertad de los que creemos y defendemos el matrimonio como la unión de convivencia entre hombre y mujer, que es lo que es.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Porque yo puedo llamar zapato a un sombrero, o verdura a una hamburguesa de carne, pero eso no cambia su esencia. Cambia el nombre, la apariencia.

    El asunto es que le doy vueltas a cómo han cambiado las cosas. Cómo después de tantos siglos, en unos pocos años, el mundo está al revés. Y pudiera ser que fuera bueno, que las cosas cambien, que se reviertan los pensamientos, que se viva la vida de una manera distinta y que eso fuera posible y bueno para todos.

    Ahora bien, lamentablemente los hechos no dan la razón a la “bondad” de estos cambios.

    Porque por este abandono de la defensa y protección de la familia, más que los ataques que sufre, es por lo que nos encontramos en este desierto demográfico, sin parangón en ninguna otra época de la historia.

    Nunca hasta ahora ha habido tan pocos nacimientos ni tan pocos hijos por mujer. Por ejemplo, en la China comunista, cuando se aplicó la política del hijo único, la natalidad no bajo tanto como ahora en España y en Europa. Se tenía solo un hijo, pero casi todas las familias tenían uno.

    Ahora se tienen 1,25 hijos/mujer y la moda es que los hijos molestan, coartan la libertad, fastidian el ascenso laboral, hacen menguar los salarios y restan salud.

    ¿Y la responsabilidad social? ¿Solo cuenta a la hora de pagar impuestos? ¿Los hijos son para los pobres y analfabetos?

    Ahora el salario mínimo es de 900€/mes y no hay gente analfabeta.

    ¡¡Vamos que los pobres lo son porque tienen hijos!!

    Pero el asunto que tratamos no es quien tiene hijos o porque se tienen o no. El asunto es la defensa de la familia formada por hombre más mujer y que solo así es posible la descendencia.

    Y que no existe el derecho a tener un hijo, sino el derecho del hijo a tener un padre y una madre.

    Si no se puede promover ni difundir lo que uno cree, si no se puede manifestar públicamente, eso es que nos están acosando y amenazando. Eso no es libertad, que es justo lo que piden los que atacan lo que dice esta pancarta

    La paternidad responde a una vocación, a una llamada para entregarse, para ser don, para ser regalo, para servir a una llamada personal y responder a una responsabilidad social.

    Cuando esto no se produce, es cuando la paternidad surge como un derecho.

    Se tiene derecho a tener libertad para elegir modo de vida y como gestionarlo en el ámbito privado y familiar.

    Pero no tengo derecho a tener un hijo ni a disponer de mi vida y tomar decisiones personales si ya he formado una familia. Ya no existe un “yo”, sino un “nosotros”.

    Esto suena ñoño o friki o antiguo o incluso suena patriarcado, impositivo. Pero es así.

    El caso es que la familia no son varios individuos sino un todo. Y eso es difícil de manipular. Esta claro, entonces, porque se quiere eliminar la familia, el matrimonio de hombre más mujer.

    Esto de formar una familia no es como ir a Ikea a comprar, ni es cuestión de posibles combinaciones.

    Hay decisiones libres de diferentes modos de convivencia y no hay porque excluir o atacar una cosa si se defiende lo contrario.

    Si me gusta el Real Madrid, ¿odio a todos los demás equipos?

    Si me gustan los macarrones, ¿excluyo a los que no les gustan?

    ¡Basta ya de caer en manipulaciones dialécticas pseudomarxistas!

    Si no se puede promover ni difundir lo que uno cree, si no se puede manifestar públicamente, eso es que nos están acosando y amenazando. Eso no es libertad, que es justo lo que piden los que atacan lo que dice esta pancarta.

    No tengo ni idea de como será la sociedad dentro de 10 o 20 años. Solo sé que seguiré defendiendo y promoviendo el matrimonio de hombre y mujer, promover la vida, la natalidad, la maternidad de la mujer y la paternidad del hombre.

    Puede que nunca más se diga esto, que sea peligroso decirlo y que los que forman familias así sean acosados, insultados o apartados.

    Y yo me sigo preguntando: ¿por qué no puedo defender a la familia?

    Comentarios

    Comentarios