La ideología de género se basa en la facultad humana de la libertad, que no tiene origen genético
La ideología de género se basa en la facultad humana de la libertad, que no tiene origen genético.

Escribo estas líneas poco después de haber tenido la suerte de participar en un webinar con David Quinn organizado por European Dignity Watch. Lo primero que hay que destacar es que la cosa funcionó: más de una veintena de personas de toda Europa nos pudimos conectar, escuchar y plantear cuestiones a David al mismo tiempo. Milagros de la técnica.

Lo segundo es confirmar la solvencia y rigor de David Quinn, el presidente del Iona Institute, el think tank irlandés que está en primera línea de las batallas que en aquel país se libran en torno a la vida y a la familia.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Escuchar a David, un veterano periodista y activista, siempre resulta interesante, y más si el tema elegido lleva como título:Familias modernas y la nueva normalidad”. Pero no se preocupen, no pretendo reproducir aquí todos sus comentarios, sino sólo algunos aspectos que me resultaron novedosos y que creo que dan pistas sobre nuestro futuro inmediato.

Sin ningún orden de importancia, comparto con ustedes algunas reflexiones de una de las personas mejor informadas en estas cuestiones:

1. Ahora resulta que soy “cis”

Pensábamos que esto de la ideología de género consistía en ir añadiendo géneros, a cada cual más estrambótico y rebuscado, a la distinción natural entre hembra y varón. Una lista que no dejaba de aumentar pero que en el fondo nos importaba poco mientras nos dejasen ser mujeres y hombres.

Si alguien tenía el capricho de reclamar para sí un género tal como el “transmegahomointersex”, pues allá él mientras a nosotros nos dejaran tranquilamente ser como siempre. Eso pensábamos… pero nos equivocábamos.

Las últimas listas de géneros utilizadas por organizaciones internacionales ya llegan casi al centenar de géneros, uno puede escoger cualquier cosa… menos ser hombre o mujer. Porque, sorprendentemente, en esa lista de casi 100 géneros no encontramos ni hombre ni mujer.

¿Se han vuelto locos? No, sencillamente son coherentes con una ideología que repudia la naturaleza y que acepta todo con la excepción de lo que nos viene dado de modo natural.

Si una nace con atributos de mujer y luego decide continuar siendo mujer, entonces es una cis mujer, alguien cuya decisión de género coincide con su biología

Se puede ser cualquier cosa menos hombre y mujer a secas, naturalmente. Si una nace con atributos de mujer y luego decide continuar siendo mujer, entonces es una cis mujer, alguien cuya decisión de género coincide con su biología.

Lo importante es que nuestra identidad la elegimos y moldeamos nosotros, con independencia de la realidad biológica y natural.

Lo dicho, se puede ser cualquier cosa excepto mujer y hombre a secas, términos que quedan radicalmente prohibidos y expulsados del lenguaje aprobado por la ideología de género.

2. La búsqueda del padre

Nos dicen que el modelo de familia natural es una construcción arbitraria y que hay ahora muchos modelos de familia, todos iguales, todos válidos. Un vídeo titulado Los chicos del donante 5114 nos explica otra historia.

Y lo hace de modo muy curioso, pues es un vídeo cuyo objetivo es normalizar y presentar como algo positivo las familias formadas por una madre soltera que ha tenido a un hijo por inseminación artificial y en la que la ausencia de padre y hermanos ha sido buscada.

La historia, un caso real, nace con la filtración de los hijos de un donante anónimo, el donante 5114. A partir de aquí los hijos de ese donante empiezan a contactar por redes sociales con sus medio hermanos, se establece una relación cada vez más fuerte e incluso acaban organizando una reunión para conocerse. El impulso nace de los chicos, adolescentes, nunca de las madres, que ven con cierto recelo esta dinámica.

El vínculo con sus hermanos es, para ellos, muy importante. Imaginan cómo será su padre en base a los rasgos que comparten todos ellos

Los testimonios de los chicos son sencillos pero te hacen pensar. El vínculo con sus hermanos es, para ellos, muy importante. Imaginan cómo será su padre en base a los rasgos que comparten todos ellos. Anhelan conocerle, saber cuál es su identidad. Y se preguntan si alguna vez piensa en ellos.

No parece que ése fuera el objetivo del vídeo, pero transmite de modo muy claro la necesidad de la figura del padre, la importancia de saber de dónde venimos, el vínculo natural que existe entre hermanos… vamos, que acaba mostrando que la familia natural, con padre, madre y hermanos, es verdaderamente algo natural que aflora incluso cuando hemos apostado por otro camino muy alejado de ella.

3. Feministas contra ideólogos de género

En tercer lugar, salta a la vista la contradicción lógica de algunos de los dogmas seculares, como la que surge inevitablemente entre feminismo e ideología de género. Si el sexo biológico no importa y todos deben elegir su género, ¿a qué viene, por ejemplo, la insistencia de las feministas en conseguir la presencia de mujeres en los consejos de administración?

Según una perspectiva de género, esta pretensión es muy restrictiva: de lo que se trataría es de conseguir consejos de administración en los que estén representados el máximo número de géneros.

Un consejo compuesto por personas nacidas biológicamente varones pero que se identifican con los géneros más dispares sería mejor que un consejo con el 50% de personas “cismujeres”.

Esta contradicción es la que ya resulta obvia para cada vez más feministas que ahora atacan la ideología de género y que los promotores de esa ideología llaman TERF (Trans-exclusionary radical feminism), un término acuñado para acusarlas de transfobia.

Según los ideólogos de género son feministas “que creen que las únicas mujeres reales son las nacidas con vagina y cromosomas XX. ¡Qué barbaridad, menuda pretensión! Y es que las incoherencias de la ideología de género son tan evidentes que hasta las feministas más radicales las perciben.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Presidente de European Dignity Watch, vicepresidente de la Fundación Burke y patrono de la Fundación Pro Vida de Cataluña.Está casado y es padre de seis hijos. Ha publicado 'La historia de los Estados Unidos como jamás te la habían contado' en la Editorial Stella Maris.