“¿Verdad que papá te tocaba ahí?”

    0
    Reivindicación contra la censura y por la libertad de expresión.
    Reivindicación contra la censura y por la libertad de expresión.

    Solemos asociar la censura a un funcionario con gafas o un cura tachando las galeradas de un periódico. Pero esa imagen ya no responde a la realidad. Y no porque la censura haya desaparecido, sino porque es más sutil.

    La nueva censura no deja espacios en blanco en las páginas de los periódicos, como saltan a la vista en las hemerotecas de los periódicos españoles en los meses de 1936 en que gobernaba el Frente Popular. En cambio hoy abruma y agota con un único discurso, una única versión difundida por todos los medios de comunicación, de manera que muy pocos se atrevan a disentir del mensaje oficial por miedo a ser tachados de locos, vendidos o inhumanos.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Una semana tardaron los medios «serios» en recoger la noticia dada por Actuall de dos lesbianas brasileñas que habían asesinado al hijito de una de ellas

    Ejemplos de lo que digo son: el calentamiento global, sobre el que es imposible encontrar una noticia o una opinión que lo ponga duda o siquiera matice el alarmismo; la presidencia de Donald Trump, de la que se ocultan hasta sus excelentes resultados económicos; y las denuncias falsas por ‘violencia de género’, que siempre son el 0,01% de las presentadas. Y por supuesto el gran mantra de que la inmigración africana o asiática en Europa siempre, siempre, es buena.

    A principios de junio, Actuall fue el primer medio de comunicación español que dio la noticia de la detención de dos lesbianas brasileñas que habían castrado y asesinado al hijo de una de ellas porque lo odiaban como varón. A la semana siguiente, la espantosa noticia ya la recogieron medios de comunicación tenidos por ‘serios’. Me pregunto si en esa semana la ‘Prensa de Kalidá’ estuvo haciendo consultas sobre si tratar el asesinato y cómo.

    Hace una semana se produjo en Italia una noticia que habría llegado en cuestión de horas a España de implicar a monjas o a una asociación de derechas. En la región de Reggio Emilia, la Policía detuvo a seis personas implicadas en una trama horrible: retirar la custodia de sus hijos a padres inventándose abusos sexuales y entregar a los niños a otras parejas a cambio de dinero.

    Los psicoterapeutas inculcaban falsos recuerdos en los niños para que, amparándose en el interés superior del menor, se les quitasen a sus padres

    Entre los detenidos están el alcalde de Bibbiano, pueblo de 10.200 vecinos en la provincia de Reggio Emilia; Andrea Carletti, del Partido Democrático (PD), responsable de los servicios sociales de los municipios del Valle de Enza; la coordinadora del servicio; una asistente social; y tres psicoterapeutas. Además, a varios trabajadores socio-sanitarios y educadores se les ha prohibido ejercitar su profesión. La Policía está investigando a una ONG, llamada Hansel y Gretel, a la que se le había concedido la prestación del servicio de psicoterapia y cursos de formación… y supongo que a cambio de jugosos fondos públicos concedidos por el Estado y la UE. Los psicólogos y terapeutas cobraban 135 euros por cada sesión con los menores.

    El objetivo de estos maltratadores era demostrar mediante los informes de los equipos psico-pedagógicos que tan bien conocen muchos padres en España que los niños estaban en riesgo (uno de esos tipos penales en blanco, como el de alarma social, que se llena con la conducta que el Poder desee). A continuación, invocando el “interés superior del menor”, un juez retiraba la custodia a los padres y se la entregaba a la Administración que, dirigida por estos canallas, acaba entregando a los niños a parejas aprobadas por los estafadores, que o bien eran de amigos o bien habían pagado.

    El negocio era extenso. Entregaban los niños a parejas por dinero y cobraban 135 euros por sesiones de terapia

    Los psicoterapeutas y trabajadores sociales recurrían a electro-shocks o a manipular dibujos de los niños para presentar indicios de abusos sexuales o de maltratos.

    En una habitación, la Policía encontró docenas de regalos y cartas escritas por los padres y las madres a sus hijos arrebatados y que estos protectores de la infancia no entregaron, a fin de seguir rompiendo los lazos familiares. Una niña que escribía a su padre que le mandase cartas fue entregada a una pareja lesbiana.

    Uno de los padres describió su caso, que de nuevo les sonará a miles de españoles: “Todo comenzó con la separación matrimonial. Los dos niños pequeños quedaron con la madre y el mayor, de 17, conmigo. Poco después los asistentes sociales comenzaron a escribir que yo era violento y maltrataba a los niños, separándome de ellos, sin poder verlos. Cuando vi esas falsedades, denuncié todo. Hoy me siento liberado de una pesadilla”. ¡Las denuncias falsas, ésas que no existen, nos dicen los voceros del Poder!

    El principio legal del “interés superior del menor” hoy es como la “lucha contra el hambre y la explotación” del siglo XX, que disculpa cualquier bajeza o corrupción. No me asombra que haya docenas de politiquillos, psiquiatras y pedagogos que afirmen que los hijos no son de los padres, sino del Estado. Me asombra que haya padres y madres que les voten y acepten que se acerquen a sus familias.

    Comentarios

    Comentarios

    Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es 'Eternamente Franco' (Homo Legens).