Se acaba de celebrar el “Día Internacional del Derecho a la Blasfemia”, una cosa promovida desde el muy Zapatero año de 2009 por un grupito norteamericano denominado “Centro para el conocimiento”, que se define así: “La misión del Centro de Investigación es fomentar una sociedad secular basada en la ciencia, la razón, la libertad de investigación y los valores humanistas”.

Después de esta presentación, lo primero que te encuentras cuando entras en su web es un texto titulado: “La ‘Sábana Santa’ sigue siendo falsa”. Y la prueba de “la ciencia, la razón, la libertad de investigación y los valores humanistas” que aporta el grupito es el caduco asunto del Carbono 14, resuelto por los científicos hace ya décadas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

No me parece mal que un grupito del nivel intelectual y científico de la bruja Lola promueva su día internacional. También hay un Día Internacional de la Felicidad, de la Madre Tierra, el Día Internacional del Yoga, el de las Habilidades Juveniles, el de la Amistad, el de la Televisión, e Incluso la Semana Mundial de la Armonía Interconfesional.

Dicen los hooligans españoles del insultar a los creyentes que en el Día Internacional del Derecho a la Blasfemia “insultar, criticar, reír, ironizar, negar o blasfemar acerca de Dios, el Papa y Mahoma está permitido y hasta obligado” (eldiario.es 30.9.15). Y a continuación lo hacen.

Con Dios, no con Mahoma: “¡Me cago en Dios! Y hoy podemos decirlo porque es el Día Internacional del Derecho a la Blasfemia”.

Coincidiendo con el día del insultador a los creyentes, se ha celebrado el décimo aniversario de la publicación de las caricaturas de Mahoma en el periódico danés Jyllands-Posten.

Su autor, Kurt Westergaard, ha declarado: “Dicen que ahora hay que hacer gala de tolerancia y tener mucho cuidado con no ofender a nuestros conciudadanos musulmanes. Pero se trata de miedo”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/