Unas semanas antes del Triduo Pascual reconozco que estábamos preocupados, especialmente desde MasLibres.org, porque las noticias se sucedían y todas eran malas: amenazas de alcaldes, prohibiciones a las hermandades y cofradías, manejos partidistas del dinero público para tratar de impedir la manifestación pública de la fe.

Pero llegó Sevilla. Y la Plaza Nueva se llenó de creyentes indignados defendiendo la Semana Santa. Y las amenazas de esta panda de chulos ignorantes que algunos han votado creyendo que la mierda no flota, empezaron a sonar a lo que son: bravuconadas de petulantes por formar.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Y llegó Barcelona. Y una desgraciada quiso disfrazar su mediocridad recurriendo a la burla de las creencias de los otros. ¿Alguien se interesó siquiera un instante por la obra supuestamente poética de la “poeta” blasfema? Padre nuestro, otra vez Tú como excusa para tapar las propias carencias.  ¿Quién hablaría de ellos si no fuera por sus blasfemias?

“Hay un frente de alcaldes que jamás soñaron con serlo y de concejales por desbravar, que salieron en tromba para acabar con la Semana Santa porque se llama así, Santa, y porque su símbolo es la Cruz”

Y llegó la Legión y todos corrieron a esconderse.

Hay un frente, como los frentes de las guerras, aunque este ofrece un aspecto tan alejado de la marcialidad. Un frente de alcaldes que jamás soñaron con serlo y de concejales por desbravar. Un pelotón de tipos que parecen no frecuentar en exceso las duchas de sus cuartos de baño.

Y todos ellos salieron en tromba para acabar con la Semana Santa porque se llama así, Santa, y porque su símbolo es la Cruz.

El frente consistorial DuchasNo en absoluto es enemigo de la religión, ni defiende ateísmos supuestamente razonados, como los viejos ateos comunistas del PCE. Al contrario, les tiemblan las carnes ante un turbante.

Y si la cabeza portadora está sedienta de sangre o viene de matar a unas decenas de cristianos en alguna ciudad europea tolerante y laica, el temblor alcanza territorios en los que prefiero no entrar por no parecer demasiado rijoso.

“Los que declararon la guerra a la Pascua terminaron escuchando día y noche las bandas que acompañan los pasos arropando por las calles la fe de nuestros padres”

Así que es tan solo el furor crucis, el viejo diablo retorciéndose ante la presencia de una simple Cruz. Eso es, y no otra cosa, el frente de combate contra la Semana Santa.

Los que declararon la guerra a la Pascua terminaron escuchando día y noche las bandas que acompañan los espléndidos pasos en tantas ciudades y las oraciones y los silencios y el himno nacional arropando por las calles la fe de nuestros padres.

Todo ha quedado en nada. La niña del exorcista metida en su cuarto, con la cabeza dándole vueltas alrededor del cuello. A eso se han reducido las amenazas continuas de los bravucones durante estas semanas previas a la Pascua. El laicismo no ha podido. De nuevo le hemos derrotado.

Porque la fe ha aguantado siglos más duros y experiencias más violentas y arremetidas más inteligentes que las de esta panda de soberbios con sueldo municipal. Ni los creyentes, con nuestro esfuerzo denodado, día tras día, con nuestra inmensa capacidad para no vivir según lo que decimos creer, ni nosotros hemos podido acabar con ella.

Así que estos aprendices de rata no tienen nada que hacer.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/