Pintadas en la Ermita de San Isidro, en Getafe con pintadas firmadas por las juventudes comunistas.
Pintadas en la Ermita de San Isidro, en Getafe con pintadas firmadas por las juventudes comunistas.

Por séptimo año consecutivo, el Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia (OLRC), el cual tengo el honor de presidir, ha publicado el informe anual sobre los “Ataques a la libertad religiosa en España”. Aunque el número de casos se ha reducido en España de 2017 a 2018 (de 208 a 166), es preocupante que este derecho no esté totalmente protegido en nuestro país, así como el carácter violento de algunos de los casos.

A los tres ataques de violencia física contra los creyentes hay que añadir los 44 casos de agresiones a lugares de culto (pintadas, profanaciones, etcétera), número que aumenta con respecto al año anterior, en el que se produjeron 39. Esta violencia no consiste simplemente actos vandálicos, sino que normalmente proviene de grupos organizados, como anarquistas, feministas radicales o incluso satánicos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Sin embargo, hay otras clases de casos que, aunque no sean violentos, también son preocupantes, ya que buscan silenciar al creyente y se intenta, desde diferentes partidos políticos y grupos influyentes, que la religión desaparezca de la vida diaria, olvidándose de que las creencias religiosas forman parte de la identidad de las sociedades y de lo más íntimo de la persona, es decir, su conciencia. Todo ello lleva a la persona que cree a tener incluso miedo a expresar sus propias convicciones.

El viejo continente olvida sus raíces cristianas y las acalla, imponiendo un laicismo agresivo tanto en las calles como en las instituciones

Esta tendencia no se da solo en España, sino en toda Europa, como demuestran los informes del Observatory on Intolerance and Discrimination Against Christians in Europe. El viejo continente olvida sus raíces cristianas y las acalla, imponiendo un laicismo agresivo tanto en las calles como en las instituciones, algo que también está ocurriendo en América. Y todo ello mientras, no lo olvidemos, en lugares de Asia y África, los creyentes, principalmente los cristianos, son perseguidos hasta la muerte.

Desde el OLRC hacemos un llamamiento a los partidos políticos españoles para que respeten el derecho a la libertad religiosa, tanto desde el punto de vista individual como desde el colectivo, así como los tratados firmados con las diferentes confesiones religiosas. El respeto a la libertad religiosa no beneficia únicamente a los creyentes, sino que favorece a toda la sociedad, al promover la convivencia pacífica entre ciudadanos.

Frecuentemente se confunde la aconfesionalidad del Estado prescrita en la Constitución con marginación de la religión del espacio público. Resulta incomprensible para muchos ciudadanos, que las instituciones públicas, que nos representan a todos, menosprecien las creencias de millones de españoles.

Recordamos que el derecho a la libertad religiosa está protegido tanto en la Constitución Española como en múltiples tratados internacionales. El “Informe anual sobre los Ataques a la libertad religiosa en España” permite constatar que, por desgracia con excesiva frecuencia, el que se mofa de las creencias, hace escarnio de ellas o incluso ataca violentamente un lugar sagrado, queda impune.

Comentarios

Comentarios