Una frágil relación

    El Partido Revolucionario Institucional (PRI) en México se encuentra siempre en la tesitura de pretender mantener un perfil socialista, con elementos liberales en lo moral, con la problemática de que gobernó durante 70 años seguidos y de que el 80% de la población del país se declara católica.

    0
    El Papa Francisco y el presidente de México, Enrique Peña Nieto / EFE

    Además de enfrentar un escenario adverso en unas elecciones generales, el PRI –Gobierno en México- mantiene una frágil relación con la Iglesia y el catolicismo, en un país en donde más del 80% de la población profesa ese credo.

    A su regreso al poder, tras 12 años de ausencia, han impuestos sus viejas prácticas de operación y han desatado una irritación popular por la corrupción e impunidad que campea por todo el país. Ese descrédito tiene hoy a su candidato presidencial, José Antonio Meade, en un lejano tercer lugar en todas las encuestas.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Y para tratar de recuperar terreno buscan congraciarse con sectores representativos de la población, entre ellos, el catolicismo, tanto con los obispos como con las organizaciones ciudadanas defensoras de la libertad religiosa, de educación y de la vida… pero arrastran demonios difíciles de sacudirse.

    El tema tiene anclas históricas.

    En 1992 las relaciones de México y la Santa Sede se restablecieron oficialmente después de 160 años de haberse roto

    Producto de la aplicación de unas leyes persecutorias, el catolicismo debió defender su fe hasta con las armas durante tres años, 1926–1929, periodo conocido como La Cristiada y se logró un armisticio tras un arreglo entre los obispos y el Gobierno. Las leyes permanecieron intactas y se instauró un periodo de relaciones «equívocas», en donde las autoridades no aplicaban la Ley y el catolicismo actuaba arrinconado jurídicamente.

    Las leyes se modificaron en 1992 y las relaciones de México y la Santa Sede se restablecieron oficialmente después de 160 años de haberse roto. Ello causó problemas en la cúpula del sistema.

    La razón es que el PRI es un partido creado desde el poder para mantenerse en el poder, es decir, es un foro donde diversas corrientes disputan de forma civilizada. Una de esas corrientes con influencia preponderante durante décadas han sido los liberales, quienes han difundido popularmente una cultura contra el catolicismo. Y hasta hoy siguen actuantes.

    Durante los años de persecución contra los cristianos, numerosos sacerdotes y laicos fueron asesinados por el Ejército mexicano.
    Durante los años de persecución contra los católicos, numerosos sacerdotes y laicos fueron asesinados por el Ejército mexicano.

    Hace dos años, en el estado de Aguascalientes hubo elecciones locales generales, perdieron el PRI y sus aliados. Su respuesta fue acusar legalmente de su derrota al obispo y seis sacerdotes por haber influido en la población por haber difundido su doctrina; por haber dado entrevistas en medios, por haber repartido folletos en donde se defendía la familia y la libertad religiosa.

    De Aguascalientes han emergido grandes figuras de la masonería, como Enrique Olivares Santana quien fuera secretario de Gobernación y primer representante diplomático de México ante la Santa Sede, una posición utilizada por el priismo para lograr equilibrios internos.

    Dos años después –enero de este año- y previo al inicio del proceso electoral, las autoridades concluyeron que tanto el prelado como los presbíteros eran inocentes.

    Varios candidatos priistas se han acercado al Frente Nacional por la Familia para asumir compromisos públicos a favor de la vida y la familia. Pero no han cumplido

    En mayo del 2016, tras la visita del Papa Francisco, el presidente Enrique Peña Nieto envió una iniciativa para reconocer y promover los mal llamados ‘matrimonios igualitarios’, pero la respuesta de millón y medio de personas en las calles de todo el país obligó a dar marcha atrás.

    En distintos momentos, otros candidatos priistas, Alfredo del Mazo Maza, en el estado de México (hoy gobernador) y Mikel Arriola Peñalosa, actual candidato a gobernador de la Ciudad de México se han acercado al Frente Nacional por la Familia para asumir compromisos públicos a favor de la vida y la familia. Pero no han cumplido.

    Históricamente, y para mantener sus equilibrios internos, el PRI no sigue ninguna ideología o doctrina -en la actualidad postula en sus documentos la socialdemocracia- para abrirse márgenes de actuación en las coyunturas.

    Por eso se requiere algo más que voluntad y declaraciones políticas cuando se acercan al catolicismo… no sea que si pierden las votaciones del próximo primero de julio nos encontremos con sorpresas de persecución legal contra prelados y sacerdotes.

    Comentarios

    Comentarios

    Es periodista, egresado de la escuela Carlos Septién García. Tiene diplomados en Periodismo por la Pontificia Universidad Católica de Chile; en Comunicación y Desarrollo Humano, por la Universidad Panamericana; en Periodismo Político por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y en Inteligencia Estratégica por la Universidad Juárez del Estado de Durango, así como en Seguridad Nacional por el Colegio de la Defensa Nacional. Ha trabajado en Grupo Reforma y la agencia de noticias Notimex. Es autor de varios libros, entre ellos, 'Sangre de Mayo. El homicidio del Cardenal Posadas', en coautoría de Alberto Villasana. Es consultor, colaborador del diario Mural en Guadalajara y editor del servicio de análisis Mochila Política.