House of Cards

Cuando hace un año escribía en Actuall un artículo que titulaba Elecciones presidenciales USA: ¿votarías a Donald Trump o a Francis Underwood?, parecía improbable que el magnate candidato por los republicanos se convirtiera en Comandante en Jefe de los Estados Unidos de América. Y sin embargo, ha ocurrido.

Ahora, acaba de estrenarse la quinta temporada de la serie de Netflix House of Cards, que por cuestiones de derechos previamente adquiridos, en España se encuentra en manos de Movistar+.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Beau Willimon, que se ocupó de las cuatro temporadas anteriores, ha abandonado el “castillo de naipes” a la búsqueda de nuevos proyectos, pero a cambio, en febrero publicó un furibundo manifiesto AntiTrump en Twitter, nada menos que 25 tuits llamando a la resistencia contra el “tirano”.

House of Cards

No voy a reproducirlos todos, aquí van 5 de esta DECLARACIÓN DE RESISTENCIA, como botón de muestra de la indignación de quien ha imaginado los maquiavélicos designios del presidente Frank Underwood, que visto lo visto, habrá que considerar un aficionado comparado con el presidente Donald Trump.

1) “Cuando en el curso de la historia de Estados Unidos se hace necesario que el pueblo salve a la Nación de un Tirano,

2) Para salvaguardar para todos la igualdad y los derechos inalienables a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad frente a la intolerancia y la corrupción,

3) Para asegurar que el poder de nuestro Gobierno sigue emanando del consentimiento de los gobernados, y no de la autocracia.

4) Cuando surge algún Presidente destructor de tales metas, es un Derecho del Pueblo exigir al Congreso:

5) El impeachment inmediato al Presidente por los crímenes cometidos o su expulsión del cargo apelando a la enmienda número 25 de la Constitución…”

La enumeración de abusos que sigue, órdenes ejecutivas sobre inmigración, sanidad, medio ambiente… es abrumadora. Y ya que Willimon se ha tomado vacaciones con House of Cards, ha tenido tiempo para publicar el pasado lunes 12 de junio un segundo manifiesto, compuestos de otros 25 tuits, que en esta ocasión ha titulado POR QUÉ LA RESISTENCIA GANARÁ, en que asegura que el pueblo está ganando su guerra contra el tirano, al parar de muchos modos los pies a Trump, “sus mentiras están siendo expuestas”, “sus modos fraudulentos es todo lo que queda”, dice entre otras cosas.

Con panorama tan animado en los pocos meses que Trump lleva en el cargo –bombardeo de Siria, gira por los países árabes, prohibición de entrada a personas procedentes de determinados países musulmanes, destitución del director del FBI, etc–, se entiendo que los showrunners de la quinta temporada de House of Cards, Melissa James Gibson y Frank Pugliese, hayan afrontado un verdadero desafío al pergeñar las intrigas del matrimonio Underwood, Frank y Claire, para perpetuarse en el poder en la Casa Blanca. No vaya a ser que lo suyo fuera un simple “cuento de hadas” frente al malvado Trump.

House of Cards

Llevo vistos 5 de los 13 episodios, y tampoco es cuestión de destripar en estas líneas el modo de entender la política de una pareja que hace pensar en los Macbeth, salvando todas las distancias que se quieran entre la intriga política contemporánea que nos ocupa y la imaginada por William Shakespeare.

Llama la atención la mirada cínica, cada vez más pronunciada, que conecta con el desencanto de la gente con los políticos, y que en el mundo real conduce a muchas sorpresas inesperadas, como el auge del populismo, escenarios como el Brexit o la victoria de Emmanuel Macron en Francia. Y sorprende que los malvados sean demócratas, frente al candidato republicano y su esposa, los Conway, medianamente decentes, aunque también ávidos de poder, al menos conservan algún principio.

En la nueva temporada de House of Cards, se arroja la sombra de la sospecha sobre la capacidad de manipular elecciones, y la posibilidad de hacer tambalear las comunicaciones

En la nueva temporada de House of Cards, se arroja la sombra de la sospecha sobre la capacidad de manipular elecciones, y la posibilidad de hacer tambalear las comunicaciones, algo que ha estado presente no hace tanto tiempo, las acusaciones contra Rusia, o el reciente ciberataque por el cayeron tantos servidores y webs. Como digo, a veces la realidad va con varios cuerpos de ventaja.

Y me temo que tanto en la ficción como en el mundo real, lo que se echa en falta son convicciones más sólidas, y el coraje para sostenerlas. Nos hemos vuelto tan estupenda y políticamente correctos, que todo se vuelve etéreo, y sólo grupos con agendas ideológicas férreas luchan por imponerlas, frente a una general actitud blandengue de claudicación: mientras pueda llegar a final de mes y llevar más o menos mi mediocre y contemporizador estilo de vida, parece que nos digamos, yo tranquilo. Y así nos luce a veces el pelo (cada vez más escaso).

Comentarios

Comentarios

Compartir
Zaragozano, ingeniero de telecomunicación, crítico de cine. Director de decine21.com. Ha dirigido las revistas Cinerama, Estrenos y DeVíDeo. Autor de numerosas críticas, entrevistas y ensayos relacionados con el Séptimo Arte, ha publicado un buen puñado de libros de cine, entre los que destacan "Escritores de cine" y "En busca de William Wyler".