El Brief: Al cuerno con la mantequilla

    0
    Una pareja homosexual junto a la bandera del Orgullo Gay.
    Una pareja homosexual junto a la bandera del Orgullo Gay.

    Bon jour, Actualler!

    Los españoles somos el reverso del chauvinismo francés. Ellos llevan siglos comiendo mantequilla y creen que lo suyo es alta cocina. Nosotros hemos iluminado el mundo entero y tenemos dudas acerca de lo que somos.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Viene esto a cuento de una “tercera” del historiador Emilio Lara, que en ABC escribía a propósito de nuestra afición a castigarnos a nosotros mismos:

    “Cualquiera que viaje por España o lo haga por el extranjero y al regresar compare, verá que aunque no vivimos en Jauja –ningún país lo es–, lo hacemos en un lugar que merece la pena. Y es que un grave problema es la representación mental que tenemos de nosotros mismos. Adolecemos de autoestima colectiva, somos el reverso del chauvinismo francés, y eso que en París han visto doce veces cómo Rafa Nadal recogía su trofeo y se izaba la bandera española mientras sonaba el himno.”

    El profesor Lara es optimista, a pesar de todo:

    “Los profesores sabemos que los institutos de enseñanza secundaria son el mejor estudio de prospección sociológica, porque anticipan cómo va a ser la siguiente generación. Nuestros jóvenes pueden estar obsesionados con la tecnificación y costarles esfuerzo mantener una atención prolongada, pero están informados y se muestran orgullosos de lo que nos une, pues son desacomplejados. Tan sólo necesitan que alguien les explique lo que fuimos y somos, que les enseñe sin adoctrinarlos.” (España en el podio)

    Sabido es que el optimismo es una anormalidad merecedora de tratamiento. Así que mejor que el optimismo, la confianza. ¡Y al carajo la mantequilla! Elvira Roca Barea:

    “Nosotros los españoles proyectamos mala imagen, y la única manera de acabar con eso es que tengamos tanta confianza en nosotros mismos que nos importe un carajo lo que piensen los demás.” (El confortable infierno español)

    De la nada a la miseria

    Decía Groucho Marx que partiendo de la nada, hemos alcanzado las más altas cotas de miseria”. Me cuentan que la frase ha aparecido pintada en el pasillo de la sede del partido hispanofrancés Ciudadanos en una importante localidad de Barcelona.

    Más que falto de confianza al estilo de doña Elvira, a Ciudadanos se le ve sobrado de ridiculeces. Es lo que tiene ser Petit Napoleon Riverá. De tanto pedir perdón a los progres españoles y de tanto tragar a los progres franceses, ha acabado por olvidar que la posición normal es sobre dos patas… y camina a cuatro:

    “Rivera va a recibir en las próximas semanas una intensa presión, desde fuera y desde dentro, para que facilite la investidura sin obtener a cambio nada concreto, simplemente para que los dueños del pensamiento hegemónico le permitan seguir presumiendo de ser un político abierto y no le reprochen un doble rasero. El argumento consiste en que está en deuda con el PSOE tras haberse entendido con el PP y Vox en los ayuntamientos.” (El pecado original)

    Carrocitas gay hispanofrancesas

    Y por si no tenían suficiente con el papelón que están haciendo en lo que ellos consideran “negociación”, ahora este disgusto. Cómo estará la pobre Patricia Isaura Reyes Rivera (Patricia Reyes para los colegas del Congreso y de las asociaciones LGTB), responsable de asuntos político-genitales en Ciudadanos y “feminista liberal”.

    Qué disgusto al saber que después de dedicarle tanto cariñito a sus colegas, van y la echan, a ella y a todos los del partido hispanofrancés, de la juerga anual del “orgullo” homosexual, bisexual y demás aficiones antaño privadas.

    Después de tanta pirueta, de tanta bandera gay en Colón, mecachis, pero qué disgusto…

    Al menos los hispanofranceses podrán contar siempre con PJRamírez, que desde los editoriales de su cosa digital defiende con ardor todo lo progre que la izquierda ponga sobre la mesa, desde las muy exhibicionistas organizaciones genitales al sacrificio de las ideas de la derecha en el altar del “progresismo”.

    El festejo de las organizaciones que presionan a los políticos para que estos les aplaudan cuando se acuestan con quien sea, constituyen, según el digital de PJRamírez “uno de los mejores ejemplos del progreso experimentado por nuestro país”. (Y la cosa de PJRamírez se llama El Español, vaya, hombre.) (Digo, hombre y hombra):

    “Resulta poco edificante que quienes se cuelgan la medalla de la integración le ciñan un cordón sanitario -y preventivo- a dos formaciones políticas, PP y Cs. Es intolerable que la organización de un acontecimiento de la relevancia y el significado del Orgullo Gay de Madrid, uno de los mejores ejemplos del progreso experimentado por nuestro país en la defensa de la diversidad, quede a merced de las banderías políticas.” (¿Una carroza con derecho de admisión?)

    Carrocitas peperas

    Esto de aquí abajo lo hace ERC y arde Troya. Bueno, al menos arde algún que otro editorialista. Pero lo hace el PP y a mirar para otro lado.

    Pablo, Pablo, ¿dónde vas con el cabás? Si en lugar de uno de los vuestros llega a ser Susana Díaz quien se dedica a las relaciones exteriores…

    ¿Y Vox qué?

    No se espera que Vox aspire a carrocita de “orgullo” genital pero sí al menos a algún puesto en algún consejo, porque si no…

    “El gran derrotado de esta segunda vuelta podría ser Vox si finalmente queda excluido de los Ejecutivos locales y autónomos. De ser así, este partido volvería a transmitir una imagen de partido pagafantas del bloque de la derecha. Una formación propensa a los aspavientos en la calle, pero sorprendentemente dócil en las instituciones.” (Del bipartidismo a la política de bloques)

    La imagen

    Gallego & Rey:

    Pasa un gran día, Actualler, y mucho cuidado con la mantequilla…

    Comentarios

    Comentarios