El Brief: Bienvenido a la democracia genital

    0
    14 mujeres se 'casaron' consigo mismas en Bilbao en junio de 2018.
    14 mujeres se 'casaron' consigo mismas en Bilbao en junio de 2018.

    Actualler:

    En una sección de El País llamada “bienestar” anuncian el nacimiento de un nuevo sexo (o así), el sexo de los autosexuales:

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Autosexual, sección “bienestar”.

    En un lugar donde el norte se situara donde señala la brújula y el sur, en el sentido opuesto, esto hubiera aparecido (si es que a algún insensato le hubiera dado por proponerlo al jefe de sección) en sucesos. Pero aquí, hoy, en España, el hecho de que se publique en un periódico nacional se considera una muestra del progreso de nuestra sociedad.

    El interés mediático y político no ya por el sexo, sino por sus formas más extravagantes, la obsesión por el uso que hacemos de nuestro sexo, o el empeño en conseguir que los niños estén más pendientes de su sexo que de jugar, no responde en absoluto a ningún “progreso”, ni a que con ello se estén defendiendo supuestos derechos civiles.

    Y no responde a que los redactores de los medios “progresistas” y los partidos mayoritarios, tanto de izquierdas como de derechas, estén obsesionados con el sexo.

    Se trata de una actividad política. Pura y dura política. Y su finalidad es muy simple: que el Estado logre hacerse el dueño de tu cama. En el momento en que eso suceda, su poder sobre ti ya no conocerá límites.

    “[El sexo] es tan importante que desborda la influencia política, y al mismo tiempo necesita de ella, de su injerencia, para evitar la reproducción de prejuicios, conductas y perpetuación de roles instaurados y recibidos como únicos.”

    El sexo como herramienta política en manos del poder, con la cobertura del respeto a “la diversidad”:

    “En el pensamiento criminal de creer que hay una ideología de género por explicarle a los niños (también niñas trans, y niños trans) que lo que ven por la calle no es lo normal —porque también hay chicas que se enamoran de chicas y chicos de chicos, aunque no los vea de la mano ni besándose por las calles de sus pueblos y sus ciudades (no, Chueca no es España)— está el trasfondo no sólo de la negación sino del exotismo: que la diversidad lo siga siendo a condición de que se pueda señalar, ya sea para sugerir su cura o para aislarla como desperfecto biológico, manteniéndose fuera del alcance de los niños. Cuando lo que hay que mantener lejos de ellos es una ideología de odio muy concreta.” (Fuera del alcance de los niños)

    A base de oficializar comportamientos privados a cuál más minoritario, o más raro, o más retorcido (y permíteme decirlo: a cuál más idiota), se intenta normalizar lo anormal (¡oh, dioses del igualitarismo, ha escrito “anormal”!).

    “[La autosexualidad es] la capacidad de tener una relación romántica y sexual con nuestra persona.

    Igual que los heterosexuales se sienten atraídos por personas de otro sexo y los homosexuales por personas del mismo sexo, los autosexuales se sienten atraídos por sí mismos.”

    Identificado y “beatificado” el comportamiento anormal, se convoca a los sacerdotes del culto al sexo estatalizado para que vistan a la mona de la seda políticamente correcta: la diversidad. Señoras, señores, que pasen los sexólogos:

    “Es fácil confundir el narcisismo con esta orientación, pero tiene algunas diferencias fundamentales, sobre todo porque el trastorno de la personalidad narcisista necesita público.

    A raíz de sentirse enamorada de una misma, el momento de la masturbación es el momento de encuentro íntimo con una misma bajo este sentimiento de amor.” (Ni hetero ni homosexual: soy autosexual y estoy enamorada de mí misma)

    No te engañes, no son solo charlatanes, los sexólogos son los encargados de meterse bajo las sábanas con el patrocinio del Estado, que previamente les ha otorgado acreditación pública.

    Son sexólogos charlatanes que viven de adjetivar con términos buenistas unas pautas de conducta que requerirían tratamiento y no exaltación mediática. No se puede servir mejor al Estado genitalizado que se va conformando en las sociedades occidentales.

    Democracia con adjetivo

    Democracia popular, alardeaban los regímenes comunistas.

    Democracia bolivariana, presumen los tiranos venezolanos.

    Democracia islámica, disimulan los ayatolás.

    Democracia igualitaria, proclama el poder en Occidente.

    Democracia feminista, pregonan los políticos varones de partidos españoles de izquierda.

    Y por esta vía, se ordena a los ciudadanos lo que deben pensar y lo que deben votar:

    “Algo que debió ocurrir hace tiempo y que sin duda ocurrirá. EE UU ha tenido 45 presidentes varones. Ya toca una presidenta en la Casa Blanca.” (Ya toca una presidenta en la Casa Blanca)

    Hay que votar en función del “género”, no de la ejecutoria pasada, ni de los programa, ni de las ideas que cada candidato defiende, ni de sus valores, ni de su trayectoria política y personal. No importan otras consideraciones, tan solo lo que cada cual lleva entre las piernas.

    La democracia genital.

    Cada vez más, en las sociedades democráticas se da la paradoja: cuanto más presumen de democracia e igualdad, más se aplaude el autoritarismo. Y así, vivimos sumergidos en el culto al autoritarismo de género, que es la forma más aplaudida de autoritarismo:

    “Los varones deben reclamar a la empresa que quieren pasar más tiempo con sus hijos.” (“El presentismo del hombre ha empeorado la brecha salarial con la mujer”)

    Deben, tienen que, ya toca…

    Es como la ola de calor, actualler, hay que estar preparados para hacerle frente cuando llegue y hay que combatirla a fondo cuando ha llegado. Solo así podremos hacer España mejor a pesar de los 40 grados y de los adjetivadores de democracia en el poder.

    ¡Si Dios quiere!

    TU DÍA ACTUALL

    Leandro Rodríguez: “Fui formado para defender la vida, ese es el camino que debo seguir”. Lo que se espera de un médico es que salve vidas o al menos lo intente. Pero por lograrlo, Leandro Rodríguez Lastra ha sido condenado. “Jamás voy a entender por qué se condena siendo el resultado que hay dos personas que están vivas”, explica Rodríguez Lastra a Actuall. Lee la entrevista de Nicolás de Cárdenas en el siguiente enlace.

    Lo que significa la destitución de Roger Scruton, por Francisco J. Contreras. Roger Scruton es considerado por muchos el más importante filósofo inglés vivo, el pensador conservador más prestigioso del mundo. Scruton es el ultra perfecto: islamófobo, homófobo, tránsfobo, antisemita… Ojo, también es sinófobo, según los progres. Lee el artículo de opinión de Francisco J. Contreras, aquí.

    Médicos contra la concepción premian un anuncio blasfemo de la Anunciación cristiana. El anuncio representa al Arcángel Gabriel entregando un kit anticonceptivo a la Virgen María en el momento de la Anunciación. En otras ocasiones el certamen también premió a obras que ridiculizan el credo cristiano, con particular ensañamiento en el momento de la concepción inmacualda de María. Lee la noticia en el siguiente enlace.

    Tragedia demográfica / El problema no son los osos polares sino las cigüeñas, por Alfonso Basallo. La noticia más alarmante del año no es que las islas de plástico crezcan en el Pacífico, o que los osos del Ártico se estén despeluchando con el calor sino que las cigüeñas ya no traen niños a España. El número de nacimientos ha caído un 40% en España en los 10 últimos años. ¿Por qué? He ahí la cuestión. La opinión de Alfonso Basallo en el siguiente enlace.

    Comentarios

    Comentarios