El cariño de las izquierdas por sus terroristas

    Un canalla de izquierdas asesinó en Italia a cuatro personas con la excusa de la revolución. Fue condenado pero escapó y en Francia, México y Brasil le protegieron. La justicia la han hecho los ‘populistas’ Bolsonaro y Salvini, los mismos que iban a destruir la civilización según la Prensa de ‘Kalidá’.

    0
    El viceprimer ministro y ministro de Interior italiano, Matteo Salvini (izq), y el ministro de Justicia, Alfonso Bonafede (dcha), hacen una declaración conjunta tras la llegada del avión del Gobierno italiano que traslada a Cesare Battisti /EFE
    El viceprimer ministro y ministro de Interior italiano, Matteo Salvini (izq), y el ministro de Justicia, Alfonso Bonafede (dcha), hacen una declaración conjunta tras la llegada del avión del Gobierno italiano que traslada a Cesare Battisti /EFE

    A los pocos días de jurar como presidente de Brasil, Bolsonaro ha puesto punto final a la impunidad de un terrorista de extrema izquierda, el italiano Cesare Battisti. Evo Morales, hoy muy obediente, ha entregado al asesino comunista a Matteo Salvini. Así acaba una carrera de sangre y de impunidad que ha durado cuarenta años gracias a la solidaridad de la izquierda de chaqueta y canapé con los pistoleros con los que comporte ideas.

    Cesare Battisti nació en Roma el 18 de diciembre de 1954 en una familia comunista. Comenzó su culto a la pistola como un delincuente común, que asaltaba tiendas y supermercados por simple lucro personal, hasta que en prisión tiene una revelación y se une a una banda terrorista, los PAC, Proletarios Armados para el Comunismo.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    A partir de entonces, sus robos y atracos pasaron llamarse ‘expropiaciones proletarias’, eufemismo difundido por periodistas y abogados. Y si en ellos hay algún que otro muerto, mala suerte, son gajes del oficio.

    Bolsonaro ha entregado a Italia a un terrorista que había vivido impune gracias al amparo de gran parte de la izquierda mundial

    Se le detuvo en Milán en 1979, pero en 1981 escapó. En 1993 un tribunal le condenó en ausencia a cadena perpetua por dos asesinatos y complicidad en otros dos cometidos en 1978 y 1979. Sus víctimas fueron un joyero en Milán asesinado frente a su tienda y su hijo de 15 años quedó parapléjico; un carnicero, cuyo delito contrarrevolucionario fue matar a un ladrón; un funcionario de prisiones; y un chófer de la Policía. ¡Grandes enemigos del pueblo!

    Battisti huyó a Francia y luego a México, ambas repúblicas entonces con gobiernos ‘progresistas’. Cuando el presidente francés socialista François Mitterrand enunció la doctrina que lleva su nombre y por la que convirtió a su país en asilo para todos los terroristas italianos de ultra-izquierda que hubieran dejado las armas, Battisti volvió a Francia. Allí se instaló y comenzó una carrera de novelista.

    Cesare Battisti, durante su estancia de prófugo en Brasil, retratado por la revista francesa Paris Match.
    Cesare Battisti, durante su estancia de prófugo en Brasil, retratado por la revista francesa Paris Match.

    Cuando por fin Jacques Chirac iba a cumplir la petición de la justicia italiana de extraditar al terrorista comunista, Battisti huyó a Brasil, aunque le siguió la orden de extradición. Allí fue detenido y encarcelado. El Tribunal Supremo se pronunció a favor de extraditarle; pero el presidente Lula da Silva la denegó en 2009. En 2011 se le liberó. Con Dilma Rousseff, también miembro del Partido de los Trabajadores y miembro de un grupo terrorista, Battisti recibió un permiso de residencia permanente.

    Mitterrand, Lula da Silva y Dilma Rousseff violaron el derecho a la justicia de las víctimas porque Battisti era otro de los suyos

    La elección de Jair Bolsonaro ha terminado con su impunidad. El candidato de derecha se comprometió a expulsar al terrorista y el ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, se lo recordó por Twitter. Battisti huyó con documentación falsa a la ciudad boliviana de Santa Cruz, donde ha sido detenido. El socialista Evo Morales, presidente de Bolivia, que ha perdido a sus protectores en Brasil y cuyo aliado venezolano no está en disposición de prestarle ayuda, entregó al asesino a Brasil, que lo ha enviado a Italia. Y ahora, a la cárcel.

    ¿Hay alguien peor que el terrorista que pone una bomba en una cafetería o pega un tiro por la espalda a su víctima? Yo creo que sí: quienes le adoctrinan, le señalan los objetivos, disculpan sus asesinatos y defienden su impunidad.

    En TW, los más exaltados de la izquierda americana y europea rechazan las pruebas y sentencias de los tribunales italianos, como en España los partidarios de la ‘memoria histórica’ niegan los testimonios de las víctimas de los chekistas, por lo que es un inocente condenado por un Estado anti-democrático y fascista. A continuación, ensalzan a Battisti como “militante social”, “gran luchador revolucionario”, “activista” y “luchador social”. Algunos incluso anuncian “un gran pogromo” por parte del gobierno de Bolsonaro contra los partidos y los movimientos sociales brasileños. Así piensa la morralla izquierdista.

    Sus defensores más elitistas sostienen que se ha reinsertado, pero, contradiciéndose, niegan esa reinserción a padres maltratadores

    Para la izquierda que sabe usar el cuchillo del pescado, Battisti es un librepensador y, además, un ejemplo de esa reinserción que en cambio niegan a todos los maltratadores de mujeres o a los militares argentinos de la última dictadura. Gabriel García Márquez, Fred Vargas, Daniel Pennac, Bernard-Henri Lévy, Tahar Ben Jalloun y Carla Bruni, entre otros de la ‘brigada de los abajo firmantes’, exigieron a París que no concediese la extradición.

    Mientras Battisti vivía en Francia, Fred Vargas (seudónimo de Frédérique Audoin-Rouzeau) le dio dinero y le acogió en su casa; y Lévy, que años más tarde se enorgullecería de haber contribuido a la destrucción de Libia por parte de la OTAN, le prologó una de sus novelas.

    Las víctimas, como no eran de izquierdas, no merecen ni un suspiro. Son los huevos rotos con los que se cocina la tortilla revolucionaria.

    Ojalá el nuevo presidente haga que Brasil deje de ser refugio para numerosos delincuentes extranjeros

    Ese mismo pensamiento irracional alteró a los primeros etarras. Eran hijos o nietos de franquistas, falangistas o carlistas, viejos combatientes en la guerra, concejales o funcionarios del Estado, que decidieron que había que liberar su Euskadi de fantasía de la opresión española. Lástima que antes de asesinar a taxistas, carteros o guardias civiles a los que no conocían no trataran de ajustar cuentas en sus casas. Quizás entonces sus padres (o sus madres, que menudas son en la sociedad vasca) les hubieran dado las palizas que se merecían.

    Para la izquierda (casi toda la izquierda, admitamos que puede haber algunas excepciones), la violencia que practican sus grupos más alucinados tiene una función redentora y emancipadora, incluso auroral de la nueva sociedad. Por eso no la condena o lo hace entre circunloquios medidos: ya sea la de un pistolero asesinando por la espalda a un tendero o la de una chusma rodeando el Parlamento andaluz porque les van a quitar los enchufes.

    Comentarios

    Comentarios

    Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es 'Eternamente Franco' (Homo Legens).