El consejo de administración de PRISA en la junta de accionistas extraordinaria de 2010. Una sola mujer. Nada de paridad
El consejo de administración de PRISA en la junta de accionistas extraordinaria de 2010. Una sola mujer. Nada de paridad.

Hace ya 10 largos años, El País publicó uno de esos editoriales moralistas que son la seña de identidad de la prensa progresista, esa que, más que dar noticias, da emociones y causas.

Se titulaba ‘Faltan administradoras’ y reñía a las empresas españolas cotizadas en Bolsa por no contar con mujeres en sus órganos de gobierno. Nada decía de las plantillas ni de los despedidos por alcanzar determinada edad ni del abuso de los becarios para cubrir plazas de redactores. Cito algunos párrafos:

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Los órganos de gobierno de las empresas españolas también están faltos de mujeres. En las compañías que cotizan en los mercados organizados de acciones, supuestamente las más importantes del país, esa ausencia sigue siendo de las más acusadas de Europa”.

“Además de incumplir las recomendaciones del Código Unificado de Gobierno Corporativo, aprobado el año pasado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), y con los propósitos de la Ley de Igualdad, aprobada el pasado 22 de marzo, las empresas están desaprovechando importantes oportunidades de utilización de un valioso capital humano, cada vez más visible en nuestro país”.

“Que no se canalice esa energía es, antes que nada, un exponente de mala administración y de unas inercias excesivamente arraigadas“.

El periódico más importante del Imperio Progre reclama que las empresas aprovechen la ‘energía’ femenina, pero todos sus directores en 40 años han sido varones.

Otro editorial, para el Día de la Mujer de 2016, comenzaba así:

“Llega un nuevo Día Internacional de la Mujer con estadísticas elocuentes sobre lo mucho que queda para superar la brecha en el mundo laboral, la academia o la empresa”.

¿Y qué hacen los progresistas editores de El País para remediar semejante discriminación y cubrir tal brecha? Vayamos a los datos y los hechos, esos enemigos del Imperio Progre, porque le impiden ahogarnos en su sentimentalismo tóxico (como lo llamó Theodore Dalrymple).

Los miembros del staff del diario 'El País'
Los miembros del staff del diario ‘El País’: sólo dos mujeres.

En el staff diario del periódico aparecen 15 personas, de las que sólo dos son mujeres. A lo mejor alguno de los otros seres humanos con nombre masculino se percibe a sí misma como mujer -con pene, pero mujer- y yo estoy cayendo en prejuicios heteropatriarcales, pero estaría bien que nos lo comunicaran para sacarle del ‘bando del enemigo’ (Barbijaputa dixit).

De los 14 consejeros de PRISA sólo uno es mujer y de los 15 miembros del ‘staff’ de ‘El País’, únicamente dos

Los cinco directores de El País desde su salida en mayo de 1976 han sido: Juan Luis Cebrián (1976-1988), Joaquín Estefanía (1988-1993), Jesús Ceberio (1993-2006), Javier Moreno (2006-2014) y Antonio Caño (2014-…). Las otras seis direcciones con apellido son otro monopolio masculino.

¿Es que no había ninguna mujer en la redacción o en la profesión periodística capaz de dirigir el periódico? Porque los últimos directores –sobre todo Javier Moreno– lo han hecho de pena. Según la OJD, en marzo de 2004, El País vendió 456.042 ejemplares de media; en enero de 2018, menos de un 20% de esa cantidad: 86.233 ejemplares.

¿Puede ser el motivo de tan descomunal caída la falta de mujeres en la dirección y de su toque más social en las informaciones? Quizás… y quizás también otros elementos de la línea editorial, como la obsesión por la Memoria Histórica, la entrega a la ideología de género y al mundialismo, la promoción de la federalización de España para contentar a los separatistas, los ataques a los católicos –como la exigencia al obispado de Córdoba para que abra al culto musulmán la catedral-, el desprecio a los españoles que muestran la bandera nacional, las conspiraciones sobre los tentáculos de Putin, las fake news sobre Putin y el calentamiento global…

Claro que es improbable que el consejo de administración de PRISA, editora de El País, comprenda la importancia que el talento femenino representa para su negocio cuando, de las 14 personas que lo forman, sólo una es mujer. La afortunada es Sonia Dulá.

(Sean varones, mujeres o no-binarios, el consejo está para despedirlo por entero. En 2017, PRISA registró unas pérdidas de 102,9 millones de euros, un 81% más que en 2016. Hay que estudiar y esforzarse mucho para perder tanto dinero.)

Como ve, amigo lector, el faro de la progresía patria (perdón, estatal) no se cree lo que predica. ¡Que le mande una consultoría de género, a ver si así corrige esas “inercias excesivamente arraigadas”!

En conclusión, estimados progres de El País: ¡No nos den lecciones de nada hasta que no se las apliquen a ustedes mismos… y, luego, ya veremos! Que yo recuerdo cuando se burlaban de quienes proponían la supresión de los anuncios de prostitución.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es 'Eternamente Franco' (Homo Legens).