Zona hostil, o hay esperanza para hacer buen cine bélico español

    0
    La película cuenta el accidentado rescate en 2012 de un grupo de militares que se encontraba protegiendo los restos de un SuperPuma del MEDEVAC.

    El caso de la película Zona hostil es una verdadera rareza en el cine español reciente. No resulta habitual, no al menos en los tiempos recientes, que se filme una película con la ayuda del ejército español, prestando helicópteros, carros de combate, vehículos, armas e incluso soldados, además de prestar la adecuada preparación física para que los actores interpreten del mejor modo posible sus roles militares. Más bien parecía existir algo parecido a la hostilidad artística a la hora de reflejar a los militares en las películas.

    Y también resulta insólito que los personajes retratados emanen una agradecible normalidad. Lo que no significa que sean perfectos, pero sí que son humanos, y no fanáticos sin sentimientos, obsesionados con apretar el gatillo, dominados por la locura y la sed de sangre.

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora
    'Zona hostil'
    ‘Zona hostil’

    La diferencia resulta notable con la reciente y fallida en términos generales 1898: Los últimos de Filipinas, donde el complejo de ser tachados de militaristas o fachas parece haberse apoderado, al menos parcialmente, de sus creadores, que no evitan estereotipos en varios personajes extremos, a la hora de describir unos interesantísimos hechos históricos, que supusieron el final de la colonia española.

    ¡Atentos! En Zona hostil se ven muchas banderas españolas. Y no, no es porque haya jugado la selección de fútbol, y hayamos ganado el Mundial. Simplemente está ahí, ondea al viento en el cuartel, con toda normalidad.

    Los hechos que se describen son sencillos. La legión española escolta un convoy americano al norte de Bala Murghab, en Afganistan. En el camino estalla una mina, hay varios heridos. Un helicóptero, también de los nuestros, con una capitán médico, llega para atender a los heridos. Pero con la mala pata de que el terreno donde se posa es inestable, y la aeronave se destabiliza y queda inservible.

    'Zona hostil'
    ‘Zona hostil’

    La duda es si explosionar el helicóptero y volver a la base por tierra una vez practicados los primeros auxilios a los heridos, o esperar a que otro helicóptero se lleve al averiado para así no perder este activo ni conceder una “foto” a los talibanes. La opción escogida es la segunda, pero habrá que aguantar el tipo.

    La película está visualmente muy cuidada, se nota que el realizador ha trabajado como responsable de storyboards en producciones estadounidenses donde este aspecto es muy importante, como en la reciente El libro de la selva, Terminator: Salvation, Los ángeles de Charlie o Alien: Resurrección.

    Se destaca la ayuda humanitaria prestada por las tropas españolas, pero también se subraya que “esto es una guerra, no somos una ONG”

    Pero ademas, gracias al guión de Luis Arranz y Andrés M. Koppel, tenemos unas situaciones y una galería de personajes bastante creíble, que capta la mentalidad hispana, no tenemos simplemente un esquema típico americano replicado y por tanto, inconsistente, para nuestra realidad sociocultural. Se destaca la ayuda humanitaria prestada por las tropas españolas, pero también se subraya que “esto es una guerra, no somos una ONG”.

    Entre los personajes tenemos al teniente al mando, hijo de un conocido general, buen profesional, pero al que le cuesta conectar con sus soldados, teme las comparaciones con su progenitor; la capitán médico que se plantea volver a la vida civil, le han ofrecido un puesto muy tentador en las urgencias de un importante hospital; el comandante piloto al que la mujer le ha pedido el divorcio; el sargento que desconfía del traductor local, ¿no será un infiltrado de los talibanes?; los comentarios sobre ligoteos, lo buena que está la cabo tiradora.

    'Zona hostil'
    ‘Zona hostil’

    Pienso que el mérito estriba en que dicha normalidad no sea un cliché, y que no exista ningún sentimiento vergonzante sobre la misión que se lleva a cabo en Afganistan, no se entra a valorar cuestiones políticas, sino al cumplimiento de la tarea encomendada.

    El rodaje ha tenido lugar en escenarios españoles naturales de Almería, Zaragoza y Tenerife, que dan el pego, las escenas de acción funcionan bien, incluidas las imágenes por satélite. El reparto está muy bien seleccionado, no son papeles de figurín, creo que estamos ante un trabajo en equipo, bien por Ariadna Gil, Roberto Álamo, Jacobo Dicenta, Raúl Mérida y compañía, que nunca se antojan impostados.

    No he escuchado opiniones de militares acerca de la película, pero pienso que estarán orgullosos, no sólo hay buena voluntad, sino algo logrado

    No he escuchado opiniones de militares acerca de la película, pero pienso que estarán orgullosos, no sólo hay buena voluntad, sino algo logrado. Quizá no sea Zona hostil una obra maestra, tampoco creo que pretenda serlo, pero es muy buen cine de género. Y el director parece haber realizado una especie de milagro. Como él mismo explica, “mezclar un grupo de actores, un colectivo que tradicionalmente se identifica con la antítesis de lo militar, y militares, ha sido un experimento interesante. Al parecer, ambos grupos descubrieron que los del otro no tenían cuernos ni rabo, que eran personas perfectamente próximas, con vivencias interesantes que compartir.”

    Comentarios

    Comentarios

    Zaragozano, ingeniero de telecomunicación, crítico de cine. Director de decine21.com. Ha dirigido las revistas Cinerama, Estrenos y DeVíDeo. Autor de numerosas críticas, entrevistas y ensayos relacionados con el Séptimo Arte, ha publicado un buen puñado de libros de cine, entre los que destacan "Escritores de cine" y "En busca de William Wyler".