Los atentados del  martes 22 de marzo, en el aeropuerto y el metro de Bruselas, escasos días después de la captura en la capital de la Unión Europea del terrorista organizador del atentado de París, Salah Abdeslam, se ha cobrado una treintena de vidas.

Bruselas se suma así a Nueva York, Bombay, Bali, Madrid, Londres y Madrid como centro de una nueva masacre de un enemigo al que Occidente combate en lejanas guerras que en realidad alimentan la yihad mientras ignora la evidencia de que acoger centenares de millones de inmigrantes musulmanes equivale a islamizar nuestras sociedades y hacer más probables situaciones como esta.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

De hecho, el caos fronterizo ya habría permitido al Estado Islámico infiltrar hasta 5.000 yihadistas del IS como solicitantes de asilo, según datos de la Interpol.

En una entrevista concedida al diario alemán Neue Osnabrücker Zeitung in Germany, Rob Wainwright, jefe de la agencia policial europea desde 2009, ha advertido que Europa “se enfrenta actualmente a la mayor amenaza terrorista de la última década”, y que son previsibles nuevos ataques masivos, como se ha demostrado en Bruselas.

“Sólo uno de cada tres refugiados que llegan a nuestras fronteras lo hace huyendo del IS”

La línea oficial es que los refugiados no plantean ningún serio problema porque, lejos de ser afines al IS, están precisamente huyendo de él. Obviando las declaraciones de los propios responsables del IS, que han advertido abiertamente que aprovechar la avalancha de refugiados para infiltrar sus operativos en Europa, de los datos de la Interpol, de los refugiados llegados por Grecia que atentaron en París e incluso de la constatación de miles de pasaportes falsificados en manos de los demandantes de asilo, falta aún un dato: solo uno de cada tres ‘refugiados’ que llegan a nuestras fronteras lo hace huyendo del IS

Los sirios que huyen de la guerra civil en su país y presuntamente de los soldados del Estado Islámico representan solo un tercio de los más de 1,25 millones de solicitantes de asilo que entraron en la Unión Europea el año pasado, según datos de la agencia oficial Eurostat. Funcionarios de Bruselas aseguran que el 60% de los supuestos ‘refugiados’ carecen de los requisitos para ser considerados tales según la legislación internacional.

El problema es el entreguismo de Occidente, su absoluto vacío de principios

Pero el problema fundamental no es el terrorismo islámico, ni siquiera el propio Islam: el problema es el entreguismo de Occidente, su absoluto vacío de principios, que hace que la visión musulmana se imponga no solo sin excesiva resistencia, sino con la obsequiosa colaboración de nuestras élites. En Bélgica hay 200.000 cristianos que asisten semanalmente a la iglesia, y 400.000 musulmanes que van cada semana a la mezquita. Jaque mate.

Musulmanes rezan en la mezquita principal de Londres /Wikimedia
Musulmanes rezan en la mezquita principal de Londres /Wikimedia

“La inmigración es un arma de la yihad”, ha asegurado ante un foro del Comité de Asuntos Públicos Americano-Israelí (AIPAC) Raheem Kassan, redactor jefe de Breitbar de Londres.

“La yihad no es solo terrorismo, es extender el Islam”, aseguran Kassan. “Creo realmente que esta gente ve un modo de promover aquello en lo que creen, específicamente el Islam político. Quizá no sean terroristas o colaboradores del terrorismo, pero si uno estudia a los musulmanes que viven hoy en Gran Bretaña advertirá que son mucho más radicales de lo que lo eran sus padres. Y si uno mira quiénes constituyen el grueso de los que entraran ahora en Europa, la mayoría son varones jovenes y saludables”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Traductora, inconformista, muy suya, amante del periodismo con y sin papel, y sobre todo lectora: ésa es su verdadera vocación. Y por ese orden: primero leer y luego escribir.