recreación de satanás
recreación de satanás/ Pixabay

Las terrazas son sitios agradables. Tienen estufas y el frío hace que un par de whiskys produzcan el mismo efecto que dos vasos de ese líquido infecto que se llama “agua mineral”. El tercer whisky empieza a dilatar los vasos sanguíneos, baja la tensión arterial y uno enciende el enésimo cigarrillo. También presta oídos a la conversación de la mesa vecina. Son dos tipos mayores. Uno de ellos es calvo, como aquel actor Telly Savalas, y gasta perilla y bigote. El otro, canoso, bien afeitado, bebe en silencio y mira en derredor de cuando en cuando.

-No lo dude, querido amigo, España está en el punto de mira del demonio desde siempre, pero con especial virulencia desde mediado el siglo XVIII. Aquí hubo una aparición a un beato, del propio Cristo, sí, lo que oye, y le dijo que Su Divino Corazón reinaría en España más que en otros lugares. Bueno, no sé si dijo eso exactamente, pero es así. O sea, que el Sagrado Corazón reinaría en esta tierra nuestra. El diablo tomó nota y le pasó el encargo a los ilustrados, esa raza de víboras… Ponga otra copa, haga el favor. ¿Y usted? ¿No? Bueno. Le decía algo de esta peste de los afrancesados… Fíjese, todo el XIX se nos va en guerras contra la pestilente Modernidad y contra la descristianización de España.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Un siglo de guerras de esos sinvergüenzas contra la Santa Tradición. Y no pudieron, no pudieron. El drama se perpetuó en el siglo XX. Y aquí somos tan chulos que dejamos a las persecuciones de los romanos en cosa de aficionados, como de ursulinas metidas a mafiosas. Aquí los comecuras, los enemigos de la Santa Madre Iglesia, cometieron salvajadas que hubieran hecho vomitar al mismísimo Vlad Tepes, ya sabe, el conde Drácula. No les salió bien porque, por una vez, ganamos los católicos. Pero eso se terminó en 1978 y desde entonces, como dijo Alfonso Guerra, a España no la reconoce ni la madre que la parió. Sin embargo, que no canten victoria tan pronto estos laicistas demoníacos. Su jefe, satán, teme a España. Un solo español la puede liar parda si se lo propone. Y se lo han propuesto unos cuantos.

Aquí se han fundado, digamos, las divisiones acorazadas de la Iglesia

Mire usted la que lió santo Domingo al fundar los dominicos: temblaron los herejes todos; y san Ignacio, con los jesuitas: se comió el mundo y cristianizó a más de media humanidad; y santa Teresa, que tenía un par de huevos, reformando el Carmelo. Y si vamos al siglo XX, este santo aragonés, San Josemaría Escrivá, que funda el Opus Dei. O sea, gente muy dura que ha hecho mucho daño a los malos y a lucifer y mucho bien a las almas. ¿No cree? Aquí se han fundado, digamos, las divisiones acorazadas de la Iglesia. Es normal que nos tengan tanto odio.

-Y miedo –apostilla el canoso, mirándome.

-Y miedo –prosigue el calvo-. Mucho miedo. Un español con vocación vale por cuarenta, me dijo un día el jefe de no recuerdo qué congregación. Quieren acabar con España, con el catolicismo en España. Y yo les digo que tendrán que acabar con todos y cada uno de nosotros, porque como quede uno solo vivo, ya han perdido la batalla. Porque la guerra nos la ganó Cristo, no lo olvide.

-No lo olvido –concluye el viejo y, dirigiéndose a mí, añade: si quiere escuchar, siéntese aquí, con nosotros.

-Gracias.

-No hay de qué, caballero. ¿Nos conocemos?

-Yo creo…

-Yo creo que sí, muchacho. Usted ha escrito sobre mí. Se lo agradezco. Y también ha escrito sobre este señor –el canoso señala al calvo.

-Yo…

-No se sorprenda. Debería usted saber que para Dios todos estamos vivos. Que no veamos a los muertos es mera ilusión óptica. Ya se le pasará.

-Sí, querido amigo. Estábamos hablando del pasado, es cierto. Tan cierto como que también podemos hablar del futuro –tercia el calvo-. La historia se repetirá, porque siempre se repite y porque el diablo anda suelto desde hace unas cuantas décadas. Pero no tema. Los imperios actuales caerán con mucha rapidez porque ya no se fundamentan en sólidos valores religiosos sino en la mentira del dinero. Ustedes verán la gran descomposición mundial y la gran persecución. Luego…

-¿Luego?

-Lea el Apocalipsis, amigo. ¿Otra copa?

-Pero, pero, ¿ustedes… beben?

-Los fantasmas ni comen, ni beben, amigo. ¿Le pido otra copa o no?

Comentarios

Comentarios

Compartir
Francisco Segarra es director del digital geopolítico www.institutodeestrategia.com, publicitario y escritor. Por un milagro de la Gracia de Dios, después de 40 años de excesos, ya no fuma ni bebe. En Twitter es @ElCoronelPakez y en la vida real un alegre melancólico crónico. Con el monje Altisent cree firmemente que lo que pasa es lo que toca y Dios lo quiere. Su lema: OMNIA IN BONUM.