Se multiplican los ataques a iglesias católicas en Francia/Archivo.

Esta semana se han registrado varios ataques contra la libertad religiosa en varios países. El primero que se conocía era el intento de apuñalamiento a un sacerdote en Montreal (Canadá). El padre Claude Grou, de 77 años, se encontraba celebrando la Santa Misa en el Oratorio de San José de la ciudad canadiense, cuando su asaltante se abalanzó sobre él con un cuchillo en mano. A pesar de lo aparatoso del incidente, que quedó registrado en vídeo por alguno de los presentes, las heridas del sacerdote no revisten gravedad.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se hizo eco del ataque en redes sociales, y reaccionó con un mensaje de repulsa al mismo. “Qué ataque tan horrible”, decía “Padre Grou, los canadienses piensan en usted y le desean una recuperación rápida”. Según la prensa canadiense el asaltante estará bajo evaluación psicológica.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Pero este no es, ni mucho menos, el último incidente producido en países occidentales. Según Aciprensa, varias iglesias de toda Francia han sido atacadas en la última semana. Doce ataques y profanaciones de diversa magnitud en los últimos 7 días.

El más grave de ellos ha sido el incendio de la iglesia de Saint-Sulpice, no lejos de la de Saint-Germain-des-Prés, que es una de las iglesias más emblemáticas de Francia ya que data del Siglo XVII, con cimientos que se remontan a la Edad Media, y que está decorada con tres pinturas de Eugenio Delacroix, máximo representante Romántico del Siglo XIX en el país galo.

La policía tiene serias sospechas de que el fuego fue provocado y está buscando al posible autor.

También han tenido lugar otros ataques en la ciudad de Nimes, cerca de la frontera con España, donde unos vándalos pintaron una cruz con excrementos humanos en la iglesia de Notre-Dame des Enfants, saquearon el altar mayor, destrozaron el sagrario y robaron las formas consagradas que fueron descubiertas posteriormente en la basura.

En Dijon, en la región francesa de Borgoña, la iglesia de Nuestra Señora sufrió el saqueo del altar mayor y las hostias fueron extraídas también del tabernáculo, para ser luego esparcidas por el suelo y pisoteadas.

Ante estos reiterados hechos, la Conferencia Episcopal francesa ha declinado hacer comentario alguno.

Por último, los dos últimos incidentes reportados tuvieron lugar en Madrid: en la parroquia de Santa Teresa y Santa Isabel los feligreses que acuden los martes a una Adoración Eucarística vieron interrumpidas sus oraciones cuando un individuo, en evidente estado de embriaguez según apuntan testigos presenciales, alborotó la capilla donde acontecía la adoración. Fue rápidamente desalojado por los servicios de seguridad, de la parroquia, entre gritos obscenos y blasfemias, pero sin que se registrasen males mayores. Cuando acudieron efectivos de la Policía Nacional, ya se había dado a la fuga.

Y mientras escribimos esto, llega a Actuall otra información de un ataque a una parroquia, la de Cristo Rey en el barrio madrileño de Usera dejando todo destrozado y robando la colecta del seminario que habían recolectado el domingo 17 de marzo y de Cáritas. El párroco, Javier Medina, ha pedido oraciones para “la conversión de los asaltantes”.

Comentarios

Comentarios