Los cristianos son el colectivo religioso más perseguido por el comunismo en China.
Los cristianos son el colectivo religioso más perseguido por el comunismo en China.

Un acuerdo provisional entre el Estado Vaticano y la República Popular China saca de la nevera una relación que llevaba más de 60 años congelada. Fue en marzo de 2014 cuando el el Papa Francisco dio el primer paso, envió un telegrama al presidente Xi Jinping al cruzar el espacio aéreo.

Tras años de negociaciones, diálogo y esfuerzos diplomáticos por ambos lados, se consiguió llegar a un punto de partida. El acuerdo, firmado por el Papa Francisco durante su viaje a Lituania, no se ha hecho público.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Así pues, la información que se conoce es: que será revisado dentro de dos años; que por su parte, el Vaticano reconoce a los siete obispos nombrados por el gobierno pertenecientes a la Iglesia Patriótica Oficial y China, por su parte, reconoce al Papa como jefe de la Iglesia Católica; que el régimen podrá proponer futuros obispos pero otorga a Su Santidad el derecho a veto.

Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede, dijo que el objetivo (del acuerdo) es pastoral y no político

Es importante recordar que en China sólo hay 5 religiones permitidas por el gobierno (taoísmo, budismo, islamismo, cristianismo protestante y católico). Argumentando que no quieren injerencias de extranjeros en su soberanía crearon de cada una de ellas la “sección oficial” controlada por el gobierno. Por lo tanto, los creyentes fieles al Papa (los católicos) se vieron obligados a agruparse en una sección clandestina, la cual desde 1951 ha vivido perseguida.

Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede, dijo que el objetivo (del acuerdo) es pastoral y no político: “Es ayudar a las iglesias locales a tener unas condiciones de mayor libertad, mayor autonomía, de una mejor organización y así se dediquen al anuncio del Evangelio y de contribuir el mejor desarrollo de la sociedad y de la persona”.

También destacó que la gran noticia es que “por primera vez todos los obispos en China están en comunión con el Santo Padre, el Papa, el Sucesor de Pedro”. Además, aseguró que el Papa se dirige a los católicos de China pidiéndoles que “pongan gestos concretos de reconciliación entre hermanos, superando las incomprensiones del pasado y las tensiones e incomprensiones más recientes. De esta manera podrán anunciar y testimoniar el Evangelio”.

No hay nada ni nadie que le haga sombra a Xi Jinping en China. / EFE How Hwee Young.
No hay nada ni nadie que le haga sombra a Xi Jinping en China. / EFE How Hwee Young.

Pero como en esta vida nada es blanco y negro (excepto los osos panda), los grises que matizan esta situación son muchísimos.

Ya con el acuerdo en la mesa de negociaciones el Gobierno Xi Jinping endureció medidas sobre la libertad religiosa con el pretexto de “mantener la legalidad”. Concretamente prohibió la venta de la Biblia por internet, ordenó la cancelación de actividades en las parroquias empezando en las provincias de Henan y  Tanghe (hasta próximo aviso), a derrumbar cruces y demoler iglesias que no “cumplían” con los requisito urbanísticos, así como hacer a los fieles del distrito de Haidian que rellenen los “cuestionarios sobre lugares de encuentro de cristianos”. Y ojo, que estos hechos sólo hacen referencia a los últimos 3 años. Si vamos más atrás tendríamos que hacer un recuento de los fieles, misioneros y sacerdotes torturados en campos de trabajo forzados, supuestamente inexistentes.

¡Claro! Ahora póngase usted en su lugar y dígame qué tan confiable le parece este acuerdo. Porque al menos a mí, las buenas intenciones del Gobierno Chino me cuesta trabajo verlas. En este mismo sentido el cardenal emérito de Hong-Kong, Joseph Zen se pronunció: “Y ¿qué dirá el gobierno a los católicos de China? ¿Obedecernos a nosotros, la Santa Sede ya está de acuerdo con nosotros?”.

Y aún hay más. ¿Que será de los obispos clandestinos, fieles al Vaticano, que han vivido escondidos y perseguidos durante todo este tiempo? Aún no se sabe la postura del Gobierno China respecto a ellos. Ni se sabe si los fieles clandestinos que ahora tienen que rellenar formularios van a recibir represalias por haber desobedecido al régimen por años.

Por otra parte, entiendo que sería complicado encontrar otro camino para comenzar la reconciliación. No dudo del interés de la Santa Sede de velar por bien físico y espiritual de los suyos, pero este paso seguramente tendrá un coste altísimo para los que están sobre el terreno y que viven (todavía) perseguidos.

De quien sí dudo (y mucho), es del régimen comunista, de lo que será capaz de hacer tras haber firmado el acuerdo en el que claramente se ve favorecido y sobre su futura actuación sobre los cristianos chinos con el pretexto de su nueva relación con la Santa Sede.

Se espera que en el 2030 la mayor población cristiana del mundo se encuentre en China.

Comentarios

Comentarios

Compartir
María Isabel Moreno, (México D.F., 1987) es periodista y escritora nocturna. Aficionada a la novela policiaca, se define como "defensora de las causas justas" y 'foodie' declarada desde que conoció la gastronomía española. Dió sus primeros pasos en el periodismo dando las noticias "Cada hora en la hora" y después como corresponsal desde España contando para México historias de la Madre Patria. Ha colaborado en reportajes de denuncia social sobre vivienda y contaminación. Se confiesa curiosa desde que abrió los ojos, cualidad sobre la que asegura: "Bien dicen que la curiosidad mató al gato, pero creo firmemente que después de descubrir la verdad, el gato murió tranquilo".