Cartel de promoción de la criminal Revolución Cultural comunista impulsada por Mao.
Cartel de promoción de la criminal Revolución Cultural comunista impulsada por Mao.

Xi Jinping, presidente de la República Popular China afianzó su mandato por tiempo indefinido a principios de este año. Un viento gélido, acompañado de una sombra oscura empezó a crecer sobre los cristianos chinos.

La situación para la Iglesia China Clandestina (perseguida) nunca ha sido un camino de rosas, pero la realidad que viven actualmente hace recordar a algunos la represión que vivieron durante el periodo de la revolución Cultural que fue de 1966 a 1976.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Nada más comenzar su renovado mandato, Xi Jinping, Presidente de China, implementó como una de las primeras medidas la la revisión del Reglamento de Asuntos Religiosos, con el que supuestamente pretende “mantener la legalidad, frenar la ilegalidad, bloquear el extremismo, resistir la infiltración y atacar el crimen”.

¿Quiere saber en qué se está concretando esto?

Primero, comenzaron a cerrar cuentas de personas y grupos que publicaran noticias o material religioso en las redes sociales Weibo y WeChat, después según la web de noticias UCA News tras la prohibición de vender Biblias (en marzo de este año), se prohibieron también libros sobre el cristianismo y se retiraron las licencias comerciales de algunas tiendas que los tenían en su stock.

Las cosas van mucho más allá, el gobierno prohibió a los cristianos realizar actividades de la iglesia, comenzó en la provincia de Henan y ahora se extiende por otras regiones. Por su parte, las parroquias de las localidades Zhumadian and Zhoukou Read cancelaron todas sus actividades hasta próximo aviso.

El obispo Liu Shingong fue torturado por el régimen comunista chino.
El obispo Liu Shingong fue torturado por el régimen comunista chino.

En la provincia de Tanghe, las autoridades entraron en reuniones de la iglesia clandestina (que se celebran en casas) para disolverlas y ordenaron a todos los participantes que se registraran en una iglesia oficial, dirigida por gobierno. Según los testigos amenazaron con castigar a quienes se negaran a cumplir y por si acaso, advirtieron que quien continuara reuniéndose en este tipo de actividades sería multado con 30,000 yuanes (alrededor de 3.800 euros).

¿Quiere saber más? En la provincia de Shanxi, la Iglesia Golden Lampstand, en la ciudad de Linfen fue destruida con dinamita. La construcción había sido hecha sólo con los donativos de los fieles. En Zhifang el jardín de niños Tian-ai fue cerrado por los funcionarios, ya que estaba dirigido por una parroquia.

El régimen comunista Chino asegura que “el estado y la sociedad han mantenido una mente abierta hacia las diferentes religiones y creencias”

Ante este panorama un fiel de Nanyang declaró a China AID “que los cristianos tienen miedo de reunirse y tampoco tienen donde reunirse”.

Con casi 100 millones de cristianos, la Iglesia clandestina es la fuerza social más grande en China no controlada por el Partido Comunista, quien considera la influencia del cristianismo como una amenaza para ejercer su poder.

La información más reciente que encontré es que la Oficina de Asuntos Religiosos del distrito de Haidian ordenó que el personal rellene el “Cuestionario sobre lugares de encuentro cristianos” con todo tipo de detalles: desde nombres de lugares reunión, direcciones, nombres de propietarios, líderes, misioneros, si la iglesia está registrada o no y el rango de edad de los asistentes.

¿Es esto libertad religiosa? Pues según el Gobierno Chino, sí, lo es.

Las autoridades correspondientes en materia religiosa presentaron el ‘Libro blanco’ que versa sobre “la política china con respecto a la práctica y salvaguarda de la libertad religiosa”, donde se afirma que “el conflicto religioso y la confrontación rara vez se han visto en China desde la introducción del budismo, el islam, el catolicismo y el protestantismo en los últimos 2.000 años…” y que “el estado y la sociedad han mantenido una mente abierta hacia las diferentes religiones y creencias“.

¿Cómo de qué nos quieren ver la cara? Usted, ¿se lo compra? Yo no.

Comentarios

Comentarios

Compartir
María Isabel Moreno, (México D.F., 1987) es periodista y escritora nocturna. Aficionada a la novela policiaca, se define como "defensora de las causas justas" y 'foodie' declarada desde que conoció la gastronomía española. Dió sus primeros pasos en el periodismo dando las noticias "Cada hora en la hora" y después como corresponsal desde España contando para México historias de la Madre Patria. Ha colaborado en reportajes de denuncia social sobre vivienda y contaminación. Se confiesa curiosa desde que abrió los ojos, cualidad sobre la que asegura: "Bien dicen que la curiosidad mató al gato, pero creo firmemente que después de descubrir la verdad, el gato murió tranquilo".