Cuatro representaciones de la Batalla de Saffin en 657, que dividió al Islam entre Chiitas y sunitas.
Cuatro representaciones de la Batalla de Saffin en 657, que dividió al Islam entre Chiitas y sunitas.

Hay ríos con historia, y sin duda el Eufrates es uno de ellos. Junto con el Tigris, da nombre a una de las tierras más legendarias que han existido jamás, Mesopotamia -literalmente, “entre ríos”-. Se le vincula generalmente con Irak, aunque uno de los acontecimientos más importantes para el Islam tuvo lugar en su vertiente siria.

En efecto, en su ribera se libró en el año 657 la batalla de Siffin, que marcaría definitivamente la división entre chiítas y sunitas. Ambos términos están hoy más de actualidad que nunca, habida cuenta de la situación que vive Irak.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Como ha ocurrido con tantos personajes, la sucesión de Mahoma no fue precisamente tranquila. Su yerno Alí reclamaba para sí el derecho de sucederle, pero su ascenso al califato se vio salpicado por graves acusaciones vertidas por el gobernador de Siria, Muawiya -fundador de la dinastía Omeya y cuyo esplendor llegaría a Al Andalus-.

“Irán es el país que más presencia chií tiene. Irak no puede decir lo mismo, ya que Sadam los reprimió duramente”

Los partidarios de ambos dirimirían sus diferencias en la mencionada batalla de Siffin, de la que salieron victoriosos los guerreros sirios de Muawiya. Alí moriría envenenado poco después. A partir de aquí, la rama mayoritaria del Islam sería la conformada por los sunníes, cuyas diferencias teológicas con los chiítas son aún hoy irreconciliables.

Irán es el país que más presencia chií tiene. Irak no puede decir lo mismo, ya que Sadam los reprimió duramente, pero aún son mayoría. Además, en la ciudad iraquí de Nayaf está el mausoleo de su líder, Alí.

Puntualizaciones. “Sultán” es un título equivalente al de rey, y similar al de “Malik”. Ejemplo del primer caso es el de Brunei, y del segundo, Jordania. Precisamente a la dinastía de este país se la conoce como “Hachemí”, nombre de un antiguo linaje árabe que procede de la tribu de Quraish, a la que pertenecía Mahoma.

“Si se dedicaran a leer un poco, aprendieran su propia historia y optasen por dejar vivir en lugar de quitar la vida…”

“Bajá” es lo mismo que “Pachá”; se usaba fundamentalmente en el imperio otomano, e identificaba a lo que hoy sería un general o almirante. “Ulemas” y “mulás” son clérigos, dependiendo del ámbito sunita o chiíta, aunque en éste caso suele utilizarse el término “ayatolá”. Un “jeque” viene a ser una especie de jefe, más en sentido político. Y si se trata de alguien con una cierta relevancia jurídica, hablaríamos de un “mufti”, especialista en la “Sharia” o ley musulmán.

Hombres y mujeres están aún a años luz en materia de igualdad de derechos. Por razones que no alcanzo a comprender, el feminismo radical -¿acaso hay otro?- se empeña en ignorar sistemáticamente esta cuestión, así como también el lobby LGBT.

Por último, cabe hacer una breve mención a lo que en Occidente llamamos “velo islámico”. En realidad son varios, pero destacan el más común, el “hiyab” -cubre la cabeza y el pelo, dejando el rostro a la vista-; el “chador” iraní, casi de cuerpo entero; el “nikab” de color negro y predominante en las mujeres saudíes -sólo hay una pequeña abertura para los ojos-; y el tristemente famoso “burka”.

Dos mujeres musulmanas en París.
Mujeres musulmanas en París.

El asesinato de Alí, pues, abrió una guerra fratricida latente desde el comienzo del Islam. Chiíes y suníes siguen matándose, incluso con el “Ramadán” recién estrenado. Y siguen matando a todo lo que se mueve en nombre de Alá. De hecho, hoy es el único credo en cuyo nombre el Estado Islámico, Al Qaeda y demás “perdedores” -así les llamó acertadamente Donald Trump- cometen las mayores atrocidades.

Si se dedicaran a leer un poco, aprendieran su propia historia y optasen por dejar vivir en lugar de quitar la vida o criminalizar a quienes piensan diferente, el mundo sería un lugar mejor. Empezando por el propio mundo musulmán.

 

Comentarios

Comentarios