Matt Birk, activista pro vida y jugador de la NFL / Wikimedia.
Matt Birk, activista pro vida y jugador de la NFL / Wikimedia.

La organización anunció recientemente que Birk será uno de los oradores principales el evento anual que atrae a cientos de miles de personas a favor de la vida, y cada año suman más.

La marcha está programada para el 19 de enero.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Jeanne Mancini, la presidenta de ‘Marcha por la vida’ espera “escuchar cómo el amor motiva a cada orador para crear una cultura de vida dentro de sus comunidades y redes civiles”.

Otros oradores destacados son los hermanos Tebow, Tim y Pam -jugadores de la NFL y de la MBL respectivamente- y varios políticos tanto demócratas como republicanos.

Da envidia la libertad política en Estados Unidos para que un político, indistintamente del partido que sea, pueda mostrar sus valores públicamente sin temor a ser castigado o al escarnio público.

El caso de Birk es digno de mencionar por su singularidad.

Es un católico y férreo defensor de la vida. Creció en St. Paul, Minnesota, donde Planned Parenthood lleva aplicando su política de muerte desde hace décadas.

El padrino de uno de sus cinco hijos tuvo el valor de abrir una clínica de fertilidad frente a uno de estos abortorios y su esposa, Adrianna, se ofreció como voluntaria en el mismo.

Gracias a su empeño, la clínica abortista de Planned Parenthood cerró.

En 2013, durante el gobierno de Obama, Birk decidió no reunirse con él por su política pro abortista pese a que recibió a todo el equipo de manera oficial, como informa LifeNews.

Se puede utilizar a la NFL como plataforma política pero no se puede mostrar un motivo navideño que representa a toda una nación

“Tengo un gran respeto por la oficina de la Presidencia, per … nuestro presidente dijo en un discurso ‘Dios bendiga a Planned Parenthood’”, comentó al ser preguntado por los motivos.

“Planned Parenthood realiza alrededor de 330.000 abortos al año”, continuó Birk. “Soy católico, soy activista en el movimiento pro vida y simplemente sentí que no podía lidiar con eso. No podría respaldar eso de ninguna manera”.

También agradeció la visibilidad que le da jugar en la NFL para poder influir en millones de personas.

“No creo que sea una superestrella de ninguna manera, pero me alegro por lo que el fútbol me permite. Me alegra apoyar causas en las que creo apasionadamente y esta es una de ellas. Para mí, todo se reduce a lo que está bien y lo que está mal: cuál es la voluntad de Dios y cuál no”, dijo Birk.

La NFL, en el punto de mira

Después de desprestigiar a los militares, a la bandera, a la policía, al sistema legal y al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la NFL ataca ahora a la Navidad

Alvin Kamara, el corredor de los New Orleans Saints, llevó unas botas con adornos navideños en el último partido contra los Atlanta Falcons y no sentó muy bien a los directores de la liga por lo que decidieron multarle con 6.000$.

La ausencia de imparcialidad es evidente después de que en los últimos meses decenas de jugadores se ausentaran durante el himno oficial antes de los partidos o se postraran con rodilla al suelo en muestra de rechazo a Donald Trump, algo inaudito en la historia de este deporte.

Es decir, se puede utilizar a la NFL como plataforma política pero no se puede mostrar un motivo navideño que representa a toda una nación.

Esto no está gustando nada a los fans de este deporte. De hecho, la audiencia está por los suelos.

Según ESPN, la audiencia del último lunes (el partido más importante de la semana) fue de 10,8 millones de espectadores, el récord mínimo solo antes superado en 2007 cuando fue de 11,2.

Parece ser que la NFl también se ha contagiado de los ‘justicieros sociales’ y de la ideología progresista. Por eso, jugadores como Birk son un oasis en un desierto.

Y bienvenidos sean.

Comentarios

Comentarios