Un bebé hospitalizado
Un bebé hospitalizado

La previsión se ha cumplido. Después de aprobar en junio de 2016 la Ley federal sobre la ayuda médica para morir, a la que se han acogido más de 2.000 enfermos durante un año y medio, Canadá se quiere convertir en el tercer país del mundo, después de Bélgica y Holanda en permitir la eutanasia a menores.

La ley permitía a los mayores de 18 años solicitar esa ayuda en caso de sufrir una enfermedad incurable o que provoque un sufrimiento intolerable. El caso debía ser aprobado por dos médicos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La Sociedad Canadiense de Pediatras informó recientemente que un número considerable de menores enfermos y de padres han solicitado información sobre eutanasia y realizó una encuesta entre los médicos para tomar el pulso.

En dos encuestas realizadas entre 2.600 pediatras, con una respuesta de entre el 30 y el 50%, los datos reflejan que casi la mitad de los médicos estaría de acuerdo en que la eutanasia se practicara a menores en fase terminal o que padezcan un sufrimiento insoportable.

Además, casi el 20% de ellos estaría dispuesto a administrar la dosis que provocara la muerte de los niños.

Para finales del año próximo, un equipo de expertos creado por el Gobierno canadiense debe presentar un informe sobre la posibilidad de administrar la eutanasia a personas cuyo problema de salud sea una enfermedad mental, las peticiones hechas con anticipación, así como la eutanasia a menores maduros, lo que permite prever una mayor manga ancha ante enfermedades inaguantables, pero que pueden tener curación, o permitir a los médicos adelantar la muerte a pacientes que consideren “legal y clínicamente no aptos” para dar su consentimiento.

También te puede interesar:

La cultura de la muerte en Canadá busca su próxima meta: la eutanasia de menores

Comentarios

Comentarios

Compartir
Licenciado en periodismo y filosofía, lo que le permitió descubrir Roma. Catalán afincado en Madrid, amante de España y sus diversidades. Ávido lector y cariñoso contador de cuentos en casa.