El PP de Casado es idéntico al de Rajoy: un partido que quiere ser como el PSOE

    Lo que el PP llama “voto útil” es útil para los socialistas: sirve para dejar intactas todas sus imposiciones. El problema que tiene ahora el PP es que existe otra opción, Vox, que sí está dispuesta a dar la batalla ideológica.

    0
    Mariano Rajoy y Pablo Casado, en un encuentro después de que el segundo fuera elegido presidente del Partido Popular. /PP
    Mariano Rajoy y Pablo Casado, en un encuentro después de que el segundo fuera elegido presidente del Partido Popular. /PP

    Desde su elección el pasado 21 de julio como presidente del Partido Popular, Pablo Casado ha tenido tiempo de sobra de definirse ideológicamente. Y sí que lo ha hecho, pero para mal.

    Ayer el diario La Razón, sin duda el periódico más afín a la dirección del PP, publicaba una noticia con el siguiente titular: “El PP esquiva el aborto en su programa electoral”. La entradilla añade lo siguiente: “Casado incluirá medidas de apoyo a la maternidad sin tocar la actual ley de plazos ni las de igualdad. Las diferentes sensibilidades que conviven en el seno del partido han llevado a Génova a sortear el ‘problema’ que genera este debate”.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Hablar de apoyo a la maternidad mientras se apoya una ley que da barra libre para matar a los hijos por nacer suena a broma macabra. Tan macabro como hablar de “sensibilidades” para referirse a los dirigentes del PP a los que les importa un bledo el asesinato de inocentes en el vientre materno. ¿Cómo se puede llamar “sensibilidad” a mostrarse insensible e indiferente ante un crimen monstruoso?

    El partido de Casado asume ideas surgidas de la extrema izquierda

    “Somos el partido de la vida y de la familia, sin complejos”, decía Pablo Casado el pasado 21 de julio. Lo decía entre una ola de aplausos en un congreso del PP. Pero ha bastado la presión de los Feijóos y de los Marotos de turno para que eso de “el partido de la vida” se quede en un cajón.

    Con su posicionamiento, Casado demuestra tener la misma firmeza de principios que Rajoy: es decir, ninguna. El PP, con él al frente, sigue siendo ese enorme vacío ideológico que se compensa, un día sí y otro también, asumiendo el pensamiento único de la izquierda. Ya lo ha demostrado asumiendo las leyes de ideología de género del PSOEuna ideología que tiene su origen en la extrema izquierda.

    La situación es tan absurda como si el PP asumiese la lucha de clases del marxismo clásico: a fin de cuentas, la ideología de género es una versión de esa tesis marxista en la que los hombres son presentados como opresores y las mujeres como oprimidas. Si el PP es capaz de asumir eso, puede tragar con cualquier cosa. Sólo necesita tiempo y más dosis de cobardía.

    Casado asume tambiuén el mito izquierdista de la ‘brecha salarial’

    Ayer mismo Casado anunciaba “un Pacto de Estado para acabar con la brecha salarial en España”, asumiendo así otro mito de la izquierda, el que asegura que las mujeres cobran menos por hacer el mismo trabajo, una falsedad basada en una burda manipulación estadística, que consiste en sumar el total de ingresos brutos de las mujeres y el de los hombres y dividirlo entre el número de ambos.

    Ahora Casado lo deja claro antes de los comicios: en lo relativo al aborto, como en otros muchos temas, el PP quiere ser como el PSOE

    Con chapuzas así no sólo se puede hablar de una brecha salarial entre hombres y mujeres, sino también entre madrileños y gallegos, entre morenos y rubios, entre altos y bajos e incluso entre hinchas del Celta y del Real Madrid. De hecho, los separatistas catalanes hicieron una manipulación estadística muy parecida, las llamadas “balanzas fiscales”, para vender la idea de que “España nos roba”. En este caso, la idea que se intenta vender es que “los hombres nos oprimen”. Y los dirigentes del PP, que miran hacia otro lado ante el aborto, se lanzan corriendo a firmar la tesis neomarxista. Son patéticos.

    El PP es un ‘voto útil’ para el PSOE: mantendrá todas sus imposiciones

    Lo que sí hay que agradecerle a Casado es que, a diferencia de Rajoy, ha tenido al menos una pizca de honradez y ha dejado claro su línea ideológica antes de las próximas elecciones generales.

    Recordemos que Rajoy estuvo mareando la perdiz con el tema del aborto hasta 2014, tres años después de las elecciones. Algunos provida estuvieron esperando hasta ese momento como si aguardasen a que cayese maná del cielo. A Rajoy le dio tiempo de camelar a más de un votante hasta las últimas elecciones europeas. Ahora Casado lo deja claro antes de los comicios: en lo relativo al aborto, como en otros muchos temas, el PP quiere ser como el PSOE.

    En estas condiciones, que suena a risa que algunos aún vengan hablando de “voto útil” y de la conveniencia de votar al PP en las provincias que se reparten tantos o cuantos escaños, no vaya a ser que gane el PSOE. ¡Pero si defienden lo mismo! Lo que el PP llama “voto útil” es útil para los socialistas: sirve para dejar intactas todas sus imposiciones. El problema que tiene ahora el PP es que existe otra opción, Vox, que sí está dispuesta a dar la batalla ideológica frente al pensamiento único progre, sin importarle que vengan La Sexta o El País y les llamen “fachas” por atreverse a discrepar. Si estás harto del feminismo radical, del aborto, de ideología de género, de la memoria histórica, de la tibieza ante el separatismo, de la inmigración masiva, etc., votar al PP o a Cs es tirar el voto.

    * Publicado originalmente por Elentir en Contando Estrelas

    Comentarios

    Comentarios

    Nacido y residente en Vigo. Diseñador web y gráfico con 18 años de experiencia, aficionado a la fotografía y bloguero. Publica desde 2004 el blog "Contando Estrelas", en el que ha escrito más de 9.000 artículos sobre temas de actualidad, cultura, defensa y nuevas tecnologías. Participa desde hace muchos años en el movimiento cívico: es socio de HazteOir.org desde 2003, socio de Galicia Bilingüe desde sus inicios en 2007, miembro de la Red Liberal desde 2008 y colaborador de CitizenGO desde 2013. Admirador de J.R.R. Tolkien, su pseudónimo es una palabra en idioma quenya (la lengua élfica creada por el escritor británico) que significa "observador de estrellas”.