Por qué ir mañana a la Marcha por la Vida

    Eduardo Hertfelder, presidente del Instituto de Política Familiar, afirma que es un deber de la sociedad defender la vida del no nacido y reclamar a nuestros gobernantes que la protejan, ante unas elecciones generales claves para el futuro de España.

    0
    Imagen intrauterina de un ser humano en desarrollo / Wikimedia
    Imagen intrauterina de un ser humano en desarrollo / Wikimedia

    Como ya sabrás, este domingo a las 12.00 en muchas ciudades españolas va a tener lugar la VI Marcha por la Vida (en Madrid será desde Guzmán el Bueno hasta Isaac Peral, frente al Tribunal Constitucional).

    El Instituto de Política Familiar (IPF) va a participar activamente. Son numerosas las razones para apoyar activamente esta manifestación y salir a la calle.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Y es que hay muchas formas de hacer daño a los seres humanos y ninguna de ellas puede justificarse. Pero algunas formas son especialmente aborrecibles porque abusan de la indefensión en la que se encuentran las personas afectadas. Y este es el caso del aborto provocado: por más eufemismos que se quieran utilizar, es acabar con la vida de un ser humano antes de su nacimiento, cuando mayor es su debilidad.

    La explosión del número de abortos en España es una trágica realidad. Las cifran hablan por sí solas. Son ya más de 108.000 abortos anuales y desde 1985, año que se legalizó el aborto en España, 2 millones de ninos han “dejado” de nacer por el aborto, lo constatan.

    Cada día 300 ninos dejen de nacer en España

    El que uno de cada 5 embarazos que se producen termine en aborto, que se utilice como un método anticonceptivo más, que cada 5 minutos se produzca un aborto y cada día 300 ninos dejen de nacer, haciendo que España sea, junto a Reino Unido y Francia, el país de la UE con mayor número de abortos, han convertido al aborto en la principal causa de mortalidad en España, muy por encima de cualquier otra: accidentes de tráfico, drogas, homicidios, cáncer, etc.

    Y es que, además, ninguna Administración ha hecho nada significativo para remediar esta aberración; al revés. Desde la llegada del PP al poder en noviembre del 2011, se han producido hasta ahora más de 400.000 abortos. Asimismo, y  terminada ya la legislatura, el Gobierno del PP ha incumplido de manera incomprensible y torpe una de sus promesas electorales al no haber derogado ni reformado la ley del aborto salvo en un aspecto menor.

    Pero no sólo deben preocuparnos esas escalofriantes cifras de ninos injustamente privados de su derecho a la vida. Esas estadísticas no pueden alcanzar a reflejar las tragedias personales, familiares y sociales que hay detrás de cada mujer que aborta. Ante ellas  no es legítimo seguir pasivos. Cada nino que no nace por el aborto es un fracaso de una sociedad que, siguiendo la política del avestruz, se ha inhibido ante este verdadero drama del siglo XXI.

    Es un deber de la sociedad el defender la vida de los indefensos y reclamar a nuestros gobernantes que la protejan, y más cuando estaremos a poco más de un mes de unas elecciones generales de enorme trascendencia. Los políticos tienen que elegir entre la cultura de la Vida o la cultura de la Muerte. Y depende de nosotros, de cuántos seamos en la calle, para que ellos tomen un camino u otro.

    La vida de un solo nino bien vale salir a la calle

    Se trata de un reto prioritario. Hay que conseguir que ningún nino se vea privado del derecho fundamental que es el derecho a la vida.

    Es necesario realizar una apuesta decidida por la vida. Seguir insistiendo en políticas anticonceptivas destructivas o realizar pequeños maquillajes en las leyes, no es, por tanto, la solución.

    La vida de un solo nino bien vale salir a la calle. La vida de un solo nino bien vale este esfuerzo. Y eso significa trabajar por el aborto cero.

    Por eso yo como persona, como padre de familia y como miembro del Instituto de Política Familiar estaré presente el próximo 15 de noviembre.

    Si vives en Madrid estaría encantado de saludarte personalmente el domingo.

    Comentarios

    Comentarios