Captura del momento en el que Risto Mejide entrevista a Arcadi Espada.

Leo algunos tuits donde ponen a caer de un burro a Arcadi Espada. Y otros tantos que hacen lo mismo con Risto Mejide. Al parecer todo viene de una desagradable conversación que tuvieron ambos el domingo en el programa de Mejide.

Vamos a ir por partes, como Jack el Destripador, no quiero dejarme nada en el tintero.

Primero:

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Son necesarios pocos minutos de la entrevista para apreciar el abismo intelectual que separa a ambos. No pretendo con eso dar la razón a Arcadi en lo que dijo, alejado de mí en muchas cosas. Pero a poco que uno repare en ello, se nota que ha reflexionado lo que dice. Me da la sensación de que mide cuidadosamente las palabras que salen de su boca y de su pluma. Quizá por ello me escandalizan algunas de las cosas que dice, pero volveremos a este tema más adelante.

A diferencia de él, Risto marea al espectador nadando en un mar de tópicos, poses impostadas y convencido de ser un entrevistador de raza. El momento del personaje pasó hace muchos años, ahora solo quedan los restos de un Risto venido a menos, que no es capaz de conversar con el diferente. La costumbre de humillar al que no le gusta, no se la puede quitar de encima cuando ejerce de entrevistador.

Segundo:

Creo que, a pesar de Risto marear la perdiz, el espectador es capaz de ver que la ideología de Lidia Falcón se hace añicos ante la realidad que Arcadi le expone, por mucho que Risto se esfuerce en demostrar lo contrario. El feminismo moderno es una patada a la realidad de los hechos, y una burda forma de azuzar las bajas pasiones entre hombres y mujeres. Imagino que con el fin de que gente como Lidia Falcón y otras (cada vez más) puedan tener un sueldo a final de mes.

Arcadi no se esconde. Toda España sabe que su visión es salvaje, cruel, inhumana y de un profundo desprecio y desconocimiento de la realidad de estos niños

En un momento de la entrevista, la actitud de Risto se hace bastante desagradable. Se supone debe ser el entrevistador quien ponga contra las cuerdas a su entrevistado. Pero puede que Risto no sepa cómo se hace. Hay que hacer las preguntas adecuadas y después silencio sepulcral para escuchar la respuesta. Y luego la repregunta. Y luego otra vez silencio. Risto ni sabe hacer las preguntas ni tiene la paciencia de escuchar las respuestas.

Tercero:

Todo el mundo ha puesto el grito en el cielo por las palabras de Arcadi sobre los niños con síndrome de Down. No es para menos. No podría estar más en desacuerdo con lo que expresó en su día en El Mundo. Me produce un profundo rechazo lo que piensa Arcadi sobre el tema, igual que la hipocresía de quienes aplaudieron el discurso de Jesús Vidal al mismo tiempo que aplauden las leyes del aborto que permiten el exterminio de quienes son como él.

Arcadi no se esconde. Toda España sabe que su visión de los niños (en este caso con síndrome de Down) es salvaje, cruel, inhumana y de un profundo desprecio y desconocimiento de la realidad de estos niños.

Risto, se parece más al ciudadano medio. Le va el rollo sensiblero, y por eso simula escandalizarse con Arcadi, es de los que aplauden a Jesús Vidal, pero hipócritamente, y con la misma energía que aplauden, chillarían si un partido pretendiese acabar con el exterminio de los niños enfermos (y no solo enfermos) en el vientre de su madre.

Este es el mundo en el que vivimos: aplaudimos a jesuses vidales, nos escandalizamos por las declaraciones de arcadis, lloramos porque ya no nacen niños con síndromes del tipo que sea, pero al mismo tiempo ponemos alfombra roja a las causas que permiten que todo esto ocurra. 

A veces hace falta más cabeza y menos corazón, para darnos cuenta de que nuestras críticas, nuestros aplausos y nuestros lamentos pueden ser también asquerosamente hipócritas.

Y os diré una cosa, a mí me hubiera encantado conocer la respuesta de Arcadi a las bonitas y sensatas palabras del padre del niño con síndrome de Down. Es muy posible que nuevamente estuviese en desacuerdo con él, pero hubiera sido interesante conocer su reacción ante la belleza y la verdad de lo que ese padre explicó.

Lástima que por culpa de un Risto Mejide que no supo respetar al entrevistado, ni callar después de preguntar, nos hemos quedado con las ganas. Arcadi Espada se levantó y se fue, porque, efectivamente, Risto es un tramposo.

En el siguiente vídeo el lector encontrará mi opinión sobre este tema:

Comentarios

Comentarios

Compartir
Católico. Periodista y escritor. Autor de @enlamesadelrey, 'Pobres pobres' y 'Viaje al horror del EI'. Fundador de @DiarioElPrisma y director los documentales @GuardianesFe (I y II).